viernes, 29 de mayo de 2020

Camareroooooo...., una de mero

El capitalismo ha sacralizado el éxito como objetivo esencial, desterrando el valor de la creatividad a la mínima expresión. En los años 20 y 30, los ídolos de los jóvenes eran pintores, poetas, escritores... artistas que trazaban los pilares de un nuevo horizonte basado en el riesgo, en el cambio, en la transformación. Ahora la admiración se basa en el deseo de estar en el lugar del que admiras, no en la capacidad de evocar e impulsar la idea de un mundo diferente, más amplio, mejor. El éxito debería motivarte a crear una nueva realidad, no a imitarla.

Marcelo Bielsa, entrenador de fútbol



Quiero comentar una pequeña cosa al hilo de la actualidad. No me gusta convertir el blog en una tribuna de opinión. Pero de vez en cuando lo hago si pienso que puedo aportar un elemento de reflexión cuya presencia echo de menos en el debate público.  
  
Pues bien, no sé si lo habéis percibido pero en los últimos tiempos ha ido decayendo poco a poco la tradicional reticencia de los deportistas populares en España a la hora de expresar de forma directa y abierta (no solo tácita, como solía ser habitual) sus puntos de vista políticos. Y resulta que al hacerlo es posible darse cuenta de que en la mayoría de los casos tales puntos de vista resultan bastante rancios. De hecho no debe extrañarnos demasiado saber que ellos, como muchos ciudadanos normales, también tienen tales opiniones. A fin de cuentas esa reticencia a posicionarse de la que hablé, habitualmente interpretada como una suerte de neutralidad, en realidad nunca fue tal cosa porque en muchas ocasiones no tomar partido es, de hecho, tomarlo. El deporte de élite ha sido siempre amigo del poder y, salvo en los países comunistas, el poder la mayor parte del tiempo ha sido de tipo conservador.  

Pero el problema es más profundo. Quizás no es un tema que os interesa especialmente, pero en ámbitos académicos se ha debatido ampliamente durante los últimos años sobre dos hechos, quizás relacionados. Por un lado, la crisis del periodismo profesional el cual, con todos sus males, al menos daba cobijo a algunos expertos en la investigación de sucesos, corresponsales especializados que sabían de lo que hablaban tras décadas de experiencia, y tribunas de opinión que al menos intentaban mostrarse neutrales y ricas en datos. Todo ello se ha visto sustituido por la sobreabundancia de información en muchos casos redundante, los clickbaits pergeñados por becarios malpagados, los bulos masivos en redes sociales y en general una caída muy evidente en cuanto a la calidad y profundidad de la información (no así de la cantidad) a la que puede acceder el ciudadano medio ya que han desaparecido, o están en vías de hacerlo, casi todos los intermediarios tradicionales encargados de seleccionar, cribar y explicar las montañas de compleja información que ofrece la realidad.  
  
Por otro lado, todo esto se ha dado al mismo tiempo que la decadencia evidente de la figura del “intelectual” como creador de opinión. Algo que ha ocurrido al mismo tiempo que el ascenso imparable en ingresos o influencia de influencers, youtubers, tertulianos televisivos y demás fauna de indocumentados, en muchos casos personas sin una formación académica mínima que les permita sostener y difundir una opinión realmente sólida e informada sobre temas complejos.  
  
Como digo ante el vacío que ha dejado la progresiva desaparición del intelectual clásico de la escena pública, las redes sociales y una variada amalgama de opinadores amateurs han ocupado en parte el vacío. Pero este proceso en el caso español cuenta con particularidades reseñables que solo se explican a través de nuestra peculiar historia.  
  
A saber. Realmente en España los intelectuales lo han tenido históricamente difícil. En otros países como Francia, más rico y poblado, casi siempre existió un sustrato de clases medias cultas que podían consumir sus ideas. En países más conservadores como Inglaterra muchos pensadores encontraron refugio trabajando al servicio de las élites (élites más cultas y de gustos más refinados que los grupos parasitarios hispanos) deseosas de dotarse de un cierto prestigio como mecenas. Pero en la España contemporánea previa a democratización y la entrada en la UE la pobreza e incultura de la mayor parte de la población (incluidos los propios grupos de privilegiados) hacía muy difícil la creación de un mercado cultural nacional capaz de remunerar a una amplia capa de pensadores progresistas. Pese a ello, casi por milagro (como muchas cosas que ocurren en el Sur de Europa) a principios del s. XX en el páramo patrio eclosionó la Edad de Plata de la cultura hispana en medio de un mundo opresivo de caciquismo, corrupción y conservadurismo propios del régimen de la Restauración. Sin embargo, esa oportunidad se perdió dado que la mayor parte de intelectuales del periodo, así como la mayor parte de los educadores progresistas en España, se comprometieron unos años después, lógicamente, con el régimen republicano. Como consecuencia la implantación del Franquismo significó una involución no ya política sino también educativa e intelectual sin precedentes si comparamos con el desarrollo normal de la escena cultural en el resto de Europa occidental durante la época. En España la implantación de la dictadura de Franco vino acompañada de la purga de miles de maestros, en un país que carecía dramáticamente de mano de obra cualificada para la enseñanza, mientras que las universidades ya de por sí atrasadas y carentes de recursos se convirtieron todavía más en un pozo de amiguismo y de mentes apesebradas.  
  
Mirar la manchita roja y preguntaros por qué está precisamente ahí y no en los Balcanes o el Báltico.

Creo que lo anterior no es algo de cuya magnitud se es realmente consciente. Se menciona como frase hecha, pero creo que, cegado por la cuestión más visible de la represión violenta, el ciudadano común en España no reflexiona sobre lo que todo eso significó social e históricamente. Tenéis por ejemplo algunos libros de Gregorio Morán que tocan la cuestión y dibujan por encima el gris panorama cultura de aquellas décadas, pero serían necesarios muchos más trabajos, más profundos.  
  
Para que nos hagamos una idea, mientras en España se instauraba la “ley del silencio” la clasista Gran Bretaña disfrutaba de gente como Bertrand Russell o George Orwell, y periodistas como Gareth Jones, mientras en las escuelas se formaba gente como Carl Sagan. Francia se hartaba de producir generaciones enteras de filósofos humanistas o artistas de vanguardia. Aun reconociendo que muchos de ellos no pasaban de unos perfectos cantamañanas de verbo florido, la riqueza y tamaño de las generaciones de pensadores que luego el país galo presentó ante el mundo en los años 50, 60 o 70 no tienen igual. EE.UU. es un país capaz de elegir presidente a Donald Trump, cierto, pero la riqueza de su contracultura a lo largo del s. XX es algo fuera de toda duda, aunque solo haya tenido impacto entre las clases altas urbanas que viven en las costas del país.  
  
Pero en España, después de décadas de no pensar, con la llegada de la democracia tal era nuestro atraso que mucha gente pensó que ser “moderno” consistía en dejarse melena, maquillarse la cara, vestirse de forma estrafalaria, tomar drogas y decir chorradas que nadie entiende. Y no era eso. Que a finales de los 70 nosotros no pudiésemos comprender lo que decían muchos intelectuales extranjeros del periodo se debía a la mala calidad de nuestra formación educativa y nuestro escaso bagaje cultural, no a que lo que escuchábamos fuesen chorradas sin sentido. La “Movida” fue una inmensa estafa que nos vendió que Fabio McNamara o Paquito Clavel eran la hostia. Y no. No lo eran. Solo desde una profunda ignorancia, o desde el interés político por adocenar a las masas, se puede desarrollar esa impresión.  

El problema es que durante los dos últimos siglos en España (y esto que voy a decir es un hecho histórico y matemático, no una opinión) la derecha más conservadora ha estado en el poder la mayor parte del tiempo (aunque siempre se queja de lo contrario) y esa derecha, al contrario de la derecha liberal de muchos otros países occidentales, siempre ha manifestado un profundo desinterés, cuando no abierto desprecio, por la cultura entendida como capacidad de análisis crítico, interés por la ciencia y la investigación y fascinación con la capacidad para crear expresiones artísticas sorprendentes y complejas.  
  
Y eso ha tenido al final amplias repercusiones hasta en las capas sociales más progresistas. Lo desolador del caso español es que en realidad no solo muchos de los pensadores orgánicos del Franquismo (luego artífices de la Transición) eran en realidad unos indigentes intelectuales con traje. Es que inevitablemente el poder, en su relación dialéctica con sus críticos, tiene la capacidad de infectar a estos últimos de vulgaridad. En el mundo de las ideas tu desarrollo personal se debe en parte a las personas que te educan y también aquellas con las que debates y con las que intercambias ideas. Enfrentarte a grandes villanos te eleva como guerrero. Pero si como héroe te enfrentas durante décadas en un duelo dialéctico y retórico interminable a un villano sacado de una película de Torrente… es posible que acabes por convertirte en una pantomima por muy loables y nobles que resulten tus intenciones y valores. Realmente si comparamos el “pensamiento” de líderes históricos de la izquierda española durante le s.XX, desde Durruti a Carrillo pasando por La Pasionaria el resultado ante nuestros ojos digamos que no está a la altura de los Trotsky o Gramsci que otros países mal que bien produjeron en el mismo periodo. El propio Carrillo en cualquier país normal pasaría por un gris y profundamente vulgar apparatchik con las manos manchadas de sangre. Una nota al pie intrascendente dentro de la gran historia del pensamiento. El respeto que se le profesa aún hoy dentro de la izquierda hispana, incluso dibujándolo como un personaje "carismático", es un testimonio en si mismo de la dramática escasez de materia gris que el país sufrió durante la etapa en que estuvo gobernado por un dictador gallego prácticamente analfabeto funcional y donde las grandes mentes pensantes eran miembros del Opus Dei.  
  
En fin, no quiero extenderme más. En todo Occidente, debido al cambio tecnológico y al contrataque conservador de los últimos años basado en negar la discusión en términos lógicos para así disimular carencias en su linea ideológica, hemos llegado a un punto en que la capacidad de los idiotas o los caraduras para hegemonizar el debate público está sobrepasando con mucho a la de científicos, académicos y pensadores profesionales. Y en España esto es aún más grave porque por razones históricas siempre hemos tenido más toreros que pensadores de calado con predicamento entre las masas. Realmente el debate público diario en España es el de un país sin claros referentes intelectuales, salvo que consideremos como tal a Perez Reverte y su en el fondo profundamente simple visión galdosiana de la sociedad española como conjunto de buenos, viriles y bravos vasallos faltos de buen señor. 

Y, ¿quién ha llenado el vacío surgido? 

En las primeras décadas de la Transición en España fue el mundo del artisteo y la farándula el que se arrogó el papel de tribunos de la plebe, mientras el país intentaba mantener una fachada de aparente modernidad. Actores y cantantes con mejor o peor fortuna intentaron satisfacer un mercado que nuestra raquítica producción de académicos con capacidad divulgativa, o de estadistas dotados de carisma, no podía proveer de manera eficaz. Eso no era óptimo porque, a fin de cuentas y pese a sus buenas intenciones, un Joaquín Sabina o un Javier Bardem dan para lo que dan y no para más. Pero, pese a todo, creo que era una alternativa preferible a que lo hagan los que están empezando a hacerlo últimamente.  
  

¿Qué de quienes hablo? De los deportistas. Porque a fin de cuentas a un actor de teatro o un cantautor se le presuponen unas mínimas lecturas y una cierta comprensión de la realidad cotidiana, pero a un tipo que se dedica a golpear una pelota, levantar pesas o a dar pedales a una bicicleta estática ocho horas al día durante años…. Bueno... no es lo más común que ese tipo de gente albergue una curiosidad intelectual importante (hay excepciones, por supuesto, pero son eso, excepciones). Por ejemplo, durante las últimas semanas gracias al último y excesivamente publicitado documental sobre Michael Jordan mucha gente ha descubierto que ser un hijo de puta egocéntrico y obsesivo ayuda a la hora de lograr el éxito en el deporte de élite. No se de qué se sorprenden. Realmente el deporte de élite está lleno de personas con evidentes problemas para relacionarse con los demás, como Messi o Gareth Bale, muy claras deficiencias educativas, como casi cualquier futbolista andaluz (espero no faltar al respeto, pero es la triste realidad) o egocéntricos incurables como Cristiano Ronaldo o Fernando Alonso. 

Hasta hace algunos años ese tipo de personalidades públicas al menos eran conscientes de sus limitaciones e intentaban no tener que pronunciarse sobre nada. Esas figuras mudas eran usadas por el poder de turno como opio del pueblo y poco más.  
 
Sin embargo, llegados aquí, tengo que autocitarme, con poca modestia y cierto orgullo. OS LO DIJE 
  







El caso es que gracias a las redes sociales muchos de esos personajes que de no ser millonarios no pasarían de ser el tonto del pueblo, de la noche a la mañana descubrieron que existían cientos de miles de personas igual o más tontas que ellos dispuestas a escuchar sus estúpidas opiniones normalmente basadas en informaciones incompletas cuando no directamente la total ignorancia de datos científicos, conocimientos históricos profundos o comprensión de teorías económicas o sociales básicas.  

Las pistas estaban ahí, pero nadie supo verlas. Por ejemplo, hace décadas los deportistas de élite, normalmente hombres, solían casarse con modelos profesionales, adecuadamente guapas, decorativas y carentes de inquietudes intelectuales, o con mujeres normales que aceptaba supeditar toda su vida personal al lucrativo trabajo de su esposo. Triste, pero así es la vida. La mezcla resultante, quizás consciente de sus limitaciones como potenciales líderes sociales, normalmente buscaba la privacidad y alejarse de la exposición mediática. Pero desde hace unos diez años cada vez más deportistas de élite buscan como pareja a influencers o presentadoras de televisión que persiguen justo lo contrario, estimular a sus esposos para que usen su fama de cara a atraer la atención también fuera del plano puramente deportivo con intención de generar más dinero a través del márketing, o por simple ansia obsesiva de atención.  
  
Y una vez comenzado ese proceso, de forma natural, cada vez más deportistas se han ido desinhibiendo a la hora de manifestar su (ridícula) opinión respecto a casi cualquier cosa, y en última instancia a la hora de dar apoyo a movimientos políticos. El problema es que, por pura lógica, una persona que a los dieciocho años posee una cuenta corriente con varios millones de euros normalmente no tiene tiempo (ni aptitudes, ni motivación) para estudiar porque se dedica obsesivamente a la actividad física y vive rodeado de una auténtica corte de entrenadores, familiares parásitos, groupies, abogados y "representantes". Y en esa tesitura probablemente tampoco está en contacto con la realidad normal de las clases sociales afectadas por los problemas más comunes. De ahí que la mayor parte de deportistas de élite en casi todos los países manifiesten una tendencia clara hacia las políticas de corte conservador. Sería lógico que personas que quizás salieron de la pobreza mostraran menos egoísmo, pero la realidad es que la mayor parte de deportistas, independientemente de sus orígenes, una vez que se encuentran viviendo en una mansión rodeados de una montaña de dinero, suelen desarrollar una serie de obsesiones bastante características, salvo honrosas excepciones.  
  
Por ejemplo, en el caso de un país como Brasil en el último proceso electoral y contra toda lógica (salvo si tus preocupaciones como nuevo rico se reducen a pagar los menos impuestos posibles y que el Gobierno ponga a muchos policías a proteger tus mansiones) la mayor parte de deportistas, sobre todo futbolistas de orígenes humildes y aparentemente simpáticos como Rivaldo, Cafú o Ronaldinho apoyaron activamente y en masa a esa especie de parodia de un fascista que es Jair Bolsonaro. Y es algo que viene de lejos porque históricamente los deportistas de ese país, desde los pilotos de F-1 a los futbolistas populares como Romario o Bebeto, han sido siempre partidarios, como mínimo, de opciones políticas de centro-derecha, salvo excepciones como el Corinthians de los primeros 80 aglutinado en torno a Sócrates. En EE.UU. la NFL, la competición deportiva más popular del país es claramente pro Trump. Y en general esa tendencia proestablisment conservador que se detecta en el mundo del deporte de élite es algo que se repite en casi todos los países.  
  

En España durante los últimos días ha estallado la ira de los deportistas de élite contra el Gobierno. No seré yo quien defienda al actual Gobierno o su actuación durante la crisis sanitaria del coronavirus (en general visto desde fuera, desde un país donde el coronavirus apenas ha tenido ningúna incidencia tras adoptar medidas para nada exigentes pero muy a tiempo, creo que en España se cometieron múltiples errores, quizás forzados por las circunstancias, quizá no). La cuestión sin embargo es por qué todas estas personas famosas que ahora manifiestan públicamente sus críticas al Gobierno en cambio no han mostrado igualmente inquietudes sociales y virulencia frente a otros muchos problemas de similar o mayor calado social que se han producido en España durante los últimos veinte años y bajo la responsabilidad de gobiernos de diferente color político.   

Pero claro a mí que soy mal pensado eso no me parece tan extraño en un país donde, por ejemplo, el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, fue militante de Fuerza Nueva y en múltiples entrevistas ha declarado sus preferencias por la extrema derecha. O donde no se suspenden los partidos o se expedienta a los clubes por insultos homófobos o racistas, pero si se imponen sanciones por insultos hacia un jugador ucraniano con evidentes vínculos con grupos paramilitares filonazis.  
  
Puestos a repartir equitativamente hay que recordar también el silencio cómplice de la inmensa mayoría de deportistas vascos durante los años trágicos de ETA, o las declaraciones de deportistas millonarios que se sienten profundamente catalanes, como Pep Guardiola o Xavi Hernández, y a la vez que aseguran vivir un infierno de opresión en España defienden las maravillas de las teocracias feudales del Golfo Pérsico que les pagan suculentos contratos. Y con esto no quiero meterme en cuestiones concretas sobre el debate en torno al derecho a la autodeterminación simplemente resalto la hipocresía/cinismo/incoherencia de semejante visión del mundo teñida del más profundo relativismo (un ejemplo de algo similar desde un punto de vista opuesto sería el de Fernando Verdasco, rancio patriota centralista que vive en Qatar y en los últimos tiempos también se ha dedicado a criticar la "opresión izquierdista" en España).  

Con honrosas excepciones (que normalmente lo han pagado caro) el deporte de élite está lleno de gente bastante limitada intelectualmente (por mucho que algunos se desenvuelvan con soltura ante los medios) de tendencias mayoritariamente muy conservadoras o ideas directamente delirantes. Dejar que se conviertan en líderes de opinión y guías sociales de la juventud es evidente que no ha contribuido como se esperaba a difundir valores morales sanos entre esa misma juventud (creedme que como profesor no considero nada inteligente la obsesión de muchos por usar a los deportistas de élite como ejemplo de comportamiento) y a medio plazo amenaza dotar a los movimientos de derecha, por razones lógicas históricamente faltos de apoyos entre gente del mundo de las humanidades o el arte, de un eficaz elemento propagandístico y publicitario a través del que dotarse de un toque de glamour y una apariencia de normalidad que en realidad por su propia naturaleza ideológica ese tipo de pensamiento no debería poseer. 

Avisados estáis.   

81 comentarios:

  1. Pedazo de artículo, como siempre. Eso sí, no esperes que le guste a casi nadie :P

    Ah, y por añadir algo, entre los deportistas de élite de ideas no conservadoras pero sí directamente delirantes, me gustaría citar a Maradona y su explícita y tatuada admiración hacia el Che Guevara. Cuánto daño habrá hecho El Pelusa, al menos en Argentina, quizá no lleguemos a saberlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto daño habrá hecho El Pelusa, al menos en Argentina, quizá no lleguemos a saberlo.

      Ohhhhh, cuánto daño, cuánto daño, cuánto daño habrá hecho Maradona por admirar a Che Guevara...
      Es que hay que ser cenutrio: qué impostado, qué cursi y qué mediocre. No llegaremos a saberlo nunca, quizá.
      Hay que joderse.

      Eliminar
  2. Sinceramente creo que tu criterio está empañado de ideología. Has escrito sobre los (algunos, muy pocos) ignorantes deportistas, que yo estoy de acuerdo con que son un grupo de iletrados cuyas aptitudes y también esfuerzo les ha llevado muy arriba en la escala socioeconómica.
    Son unos burros ignorantes. Pero el más ignorante y pobre tiene un interés privado. Ser fiel a una ideología o un principio es más fácil cuando eres rico; o no. Cuando eres pobre puedes asumir un logos que te favorece y pretender convertirlo en el ethos.

    Los deportistas DE ÉLITE se afilian a la derecha o a lo que se entiende actualmente como derecha. Pero por otro lado, los ACTORES FAMOSOS se identifican con la izquierda o lo que se entiende actualmente como izquierda.

    Esta entrada me parece muy parcial. No tengo nada en contra porque lo has avisado al principio. Pero me parece más interesante la descripción razonada de los hechos antes que las opiniones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay varias cuestiones a considerar. En el caso del artisteo patrio como digo no me convence demasiado el posicionamiento de muchos como paladines de una cierta "progresía" (porque en realidad en España los actores famosos se han identificado más con el PSOE más corrupto y el status quo de la Transición que con lo que yo entiendo que es la izquierda, o al menos algo similar a ella). Por otro lado muchos de esos artistas en su momento en realidad no tenían problemas en hacer publicidad de bancos, hipotecas, empresas eléctricas y lo que se terciara a la vez que luego vendían consignas radicales en algunas entrevistas, en parte por convicción y en parte como estrategia para hacerse cercanos cuando se pensaba que el grueso de la sociedad española leía El País y era superprogre. Creo que hubo y hay mucha falsedad ahí.

      Pero también valentía porque algunos de esos artistas tenían bastante que perder en el juego en la medida en que sus ingresos dependen de su popularidad entre el público y en ocasiones resultaba arriesgado defender posicionamientos impopulares entre una parte del mismo. El caso de los deportistas de élite es injusto en la medida en que sus elevados ingresos no solo no dependen de su formación sino que en realidad solo en parte dependen de su popularidad. Al final en muchos casos su status de millonarios depende de una habilidad física muy concreta, en ocasiones con base genética, totalmente al margen de caerle bien a mucha gente o no. Lo que paradójicamente les permite mayor libertad de acción. Un buen delantero de 15 o 20 goles, mientras los marque, va a ganar mucho dinero independientemente de que exprese opiniones fascistas y la mayor parte del público lo silve o no. Realmente lo fascinante de los deportistas de élite es que llegado a un punto pueden permitirse que todo se la sude mientras que la posición privilegiada de los artistas es mucho más endeble de lo que parece.

      Eliminar
    2. Me gustaría recordar que Maradona siempre profesó una gran admiración por el Che. Con lo influyente que ha sido, quién sabe el daño que le ha hecho a Argentina y a otros países muy futboleros de América Latina.
      Puede hacer tanto mal un deportista cuyos ingresos están asegurados por su habilidad innata como un intelectual subvencionado por el Estado.
      Sobre los artista, es verdad que su posición es más vulnerable. Pero en España es debido a cómo funciona la industria cinematográfica. Desde que Pilar Miró la destruyó, la producción se basa en la subvención directa. Un chiringuito español más controlado por un pequeño y selecto grupo. Por otro lado, aunque se le llame Cultura tanto los actores como los músicos tienen la misma cultura que puedan tener los futbolistas. Lo que tanto unos y otros tengan que decir probablemente son tonterías sin interés que calan en el público porque son coherentes con la propaganda que difunden los medios pagados por el Estado.
      A mí me parece bien que quien tenga su economía asegurada por su profesión pueda decir lo que le da la gana sin tener que reprimirse. Siempre que no dependa de un privilegio estatal, claro.

      Para mí el discurso más pernicioso es el socialdemócrata. Mucho más que el racista y el fascista por la razón de que el socialdemócrata es muy atractivo mientras que los otros resultan repulsivos y van a generar rechazo automáticamente. No obstante no estoy a favor de censurarlo porque estoy a favor de una sociedad libre en la que cualquiera pueda decir las cosas más estúpidas o más inteligentes. De hecho soy más crítico con un medio como ese horror de Twitter que con cualquier idea.

      Eliminar

    3. ¡Eh, que lo de Maradona ya lo había dicho yo!

      Eliminar
    4. Joer. Es verdad. Cuando me puse a responder a Surena me vino a la cabeza esa idea; y sin lugar a dudas fue porque vi lo que escribiste. Yo ya sabía de la adoración de Maradona por el Che pero seguro que la idea me vino por lo que habías escrito. Te doy todo el crédito.

      Eliminar
    5. La socialdemocracia peor que el racismo y el fascismo. Pero todo se arregla porque, es cierto, tenemos derecho a decir lo más estúpido. Cómo ser coherente sin darse cuenta, siquiera.

      Eliminar
    6. Gracias por lo de no censurar a la socialdemocracia. Respiro más tranquilo. Demuestra una gran tolerancia y respeto. No cabe ser más "demócrata".

      Eliminar
    7. Viendo hoy en los medios la suciedad del racismo made in USA decir que la socialdemocracia es peor que el racismo y el fascismo es quedar como el culo.

      Eliminar
    8. Los medios te cuentan la historia que quieren. Es línea editorial, que es la justificación para mentir por interés.
      USA no es racista; lo que sí hay son individuos racistas Pueden ser blanco y negros.

      Eliminar
    9. El racismo es el pecado original y no redimido de USA.
      https://www.jotdown.es/2016/10/raza-norteamerica-la-falsa-medida-del-escoces-autentico/

      En cualquier caso, poco que ver con la lamentable comparación de la socialdemocracia con el fascismo y el racismo. Pero no lo reconocerá porque eso sería tragarse el sapo del orgullo, antes nos ahogamos que reconocer una metedura de pata tan fea y sucia.

      Eliminar
  3. ¿Se puede preguntar quíen es el atractivo hombretón que adorna el principio de la entrada?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de una exhaustiva búsqueda en Google de 5 segundos me sale que es Paolo Di Canio.

      Eliminar
    2. Si, en su etapa de la Lazio, equipo bastante relacionado con colectivos fascistas. Por contra el Livorno por ejemplo sería más procomunista.

      Eliminar
  4. Yo diría que estos tipos se están labrando su futuro en política, ya se sabe que la vida laboral de un deportista es corta.
    Además parece como si hubiera habido un pacto no escrito entre los partidos protagonistas de la transición (old PSOE y PP) para no utilizar a los deportistas como arma arrojadiza, por el tema de que son fuente de cohesión nacional a falta de otras como bien explicaste en su día, pero salvo el PP de Casado, los contendientes son nuevos al menos a nivel nacional.
    Por otra parte, los clanes ultraconservadores que dominan el IBEX ven una sería amenaza en este gobierno y van a utilizar todos los medios y a todos sus esbirros contra él.

    ResponderEliminar
  5. Es muy rancio eso de poner al mismo nivel o análogo la admiración por el Che y ser un fascista. El agua y el aceite. O ignorancia o mala fe.
    Que yo sepa este es un país libre. Cada cual que defienda lo que vea oportuno mientras no promueva odio.
    Los deportistas y los actores son lo que son. Si no tenemos una población educada, con capacidad crítica, y ponemos a esos transeúntes como referentes porque son estrellas mediáticas, pues discutiremos sobre sus pamplinas en lugar de sobre ideas interesantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hablando de promover odio, estas son palabras del Che: "El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así; un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal".

      El Che fue un fanático y un carnicero, y tan rancio es ser fascista como admirar a un tipo así. Que alguien tan descentrado como Maradona lleve tatuada su efigie no es de extrañar. Lo preocupante es que hay muchísima gente que siente hacia ese futbolista una admiración casi religiosa.

      Eliminar
    2. Sí, es igual ser musulmán que ser católico. Es igual el Che que ser fascista. Todo es igual, nada es mejor...
      Los buenos son los liberales que no ensucian. Todo lo suyo se ha implantado sin una mancha.
      Y qué vulgar la gente que admira a Maradona.
      Todos acabaremos viviendo con mascarilla permanentemente, cada uno con su particular malhuele.

      Eliminar

    3. Yo es que te había leído que "cada cual que defienda lo que vea oportuno mientras no promueva odio". Ahora resulta que hay odios buenos siempre que los promueva la gente adecuada. Pues haber empezado por ahí, hombre.

      Eliminar
    4. Usted lee lo que le parece. No tutee, que es muy feo.
      Eso de los odios buenos lo dice usted, mujer.

      Eliminar
    5. Hombre, llamándome Pedro difícilmente puedo ser mujer. La verdad es que no das una.

      Eliminar
    6. Que por poner ahí Pedro no puede ser una mujer? Yo no doy una, pero usted es un poco torpe, señorita.

      Eliminar
    7. "En el mundo de las ideas tu desarrollo personal se debe en parte a las personas que te educan y también aquellas con las que debates y con las que intercambias ideas".

      Solo pretendía señalar la flagrante contradicción que existe entre abominar del odio y a la vez defender a un tipo como el Che, que hacía apología explícita del mismo. Pero llegados a este punto me remito a esa cita del amigo Surena, con la que estoy plenamente de acuerdo, y doy por finalizado este interesante debate. Saludos cordiales.

      Eliminar
    8. Estimado Pedro, sinceramente creo que debería usted informarse un poco mejor antes de decir que el Che era un carnicero. Si por cuestiones ideológicas prefiere buscarlos en el lado izquierdo, ahí tiene a Stalin o a Pol Pot y a muchos más, pero me temo que Ernesto Guevara no se ajusta a ese perfil.

      Eliminar
    9. Estimado Durruti, igual no soy yo quien ha de informarse mejor. Yo no sé, la verdad, si los fusilados en La Cabaña bajo la dirección del Che Guevara le considerarían un carnicero, pero el caso es que no podemos conocer su opinión al respecto porque los mató. Y no solo no se arrepintió, sino que además, como dirigente de una dictadura que él mismo ayudó a instaurar (y que hoy es una de las más longevas de la historia, para desgracia de los cubanos), alardeó de ello en la ONU en 1964:

      https://www.youtube.com/watch?v=VC8fW1xu0Ks

      "Nosotros tenemos que decir aquí lo que es una verdad conocida, que la hemos expresado siempre ante el mundo: fusilamientos, sí, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte. Nosotros sabemos cuál sería el resultado de una batalla perdida y también tienen que saber los gusanos cuál es el resultado de la batalla perdida hoy en Cuba".

      De verdad que yo entiendo que se pudiera sentir admiración hacia este tipo en los años sesenta, en los setenta, incluso en los ochenta, por lo aparentemente épico e idealista de sus andanzas. Pero hoy, cuando cualquiera que se informe un poquito puede conocer la realidad de las dictaduras comunistas en general, y de la cubana en particular, que es bastante más prosaica y sangrienta de lo que la propaganda de izquierdas nos hacía creer en el pasado, la defensa pertinaz de fanáticos y carniceros como el Che Guevara se me escapa totalmente. Pero bueno, supongo que tiene que haber gente pa to.

      Eliminar
    10. Sí, está claro que si hubiera perdido él, Batista y la CIA le hubieran asignado un abogado, hubieran montado un tribunal y le habrían hecho un juicio justo... oh, wait, si lo aprisionaron en Bolivia y lo ejecutaron unos demócratas!!
      Está muy bien eso de la no violencia, Gandhi y tal, pero si tienes unos enemigos que van a por ti a por todas, la única salida es matar más y mejor que ellos. Los fusilamientos de la Cabaña tienen su contexto en una lucha revolucionaria, y usted lo sabe bien. Que para usted no era épico ni idealista, me parece bien, allá cada cuál con sus ideas. Para mí y para muchos, el Che es un símbolo de la lucha contra la opresión, y quizá porque murió joven, antes de corromperse como Fidel, tiene una potencia sin igual aún hoy.

      Eliminar
    11. ¿Entonces todos esos que ordenó fusilar el Che lo que pasa es que iban a por él y por eso les está bien empleado que los matara? Si usted lo dice...

      ¿Y cuando enviaba a homosexuales al campo de Guanahacabibes también era por defenderse de ellos?

      "(Nosotros) solo mandamos a Guanahacabibes aquellos casos dudosos de los que no estamos seguros que sean gente que deba ir a la cárcel. Yo creo que la gente que debería ir a la cárcel debería ir a la cárcel de todas maneras. Aunque, sean militantes desde hace mucho tiempo o lo que sean, deberían ir a la cárcel. Nosotros mandamos a Guanahacabibes a la gente que no debería ir a la cárcel, gente que ha cometido crímenes contra la moral revolucionaria, en mayor o menor grado, y reciben sanciones simultáneas, como ser privado de su correspondencia, y en otros casos sólo se les reeduca a través del trabajo. Es un trabajo duro, no un trabajo brutal, mas bien las condiciones de trabajo son severas pero no brutales..."

      "Crímenes contra la moral revolucionaria", atención.

      Lo que usted hace, amigo Durruti, solo es una burda defensa de una dictadura como tantas otras se pueden leer por ahí. Sus argumentos son similares por ejemplo a los que utilizan quienes justifican el franquismo o cualquier otra sangrienta dictadura sostenida por EEUU en la Guerra Fría: había que defenderse del comunismo. Las dictaduras siempre excusan sus crímenes bajo la defensa propia, aunque quienes pagan el pato no suelen haber hecho nada para merecer esa suerte. En fin.

      Eliminar
  6. Qué solemne se ha puesto al final alguien que estaba usando el tuteo para ser faltón.
    Para mí la contradicción fundamental de todas estas palabrerías es sacar a pasear al fascismo (que no está) y al comunismo (que tampoco) y ponerlos al mismo nivel. Es algo de una pobreza intelectual flagrante, pero forma parte del sentido común, después de mucho tiempo de cultivo.
    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tener preferencias por comunismo o fascismo implica ceguera ideológica, prejuicios o una enorme ignorancia.

      Eliminar
    2. Uf, censor, repase sus temas. Poner fascismo (xenofobia, nacionalismo, escuadrismo/matonismo, reacción) al nivel del comunismo marxista (una prolongación de la Ilustración, con todas las manchas que quiera) es de ser de los últimos de la clase. Consuélese, con este desastre de sistema educativo que tenemos seguro que pasa en alguna recuperación enésima donde no pregunten esto.

      Eliminar
    3. Conozco los efectos del comunismo porque lo he estudiado. La diferencia entre los fascistas y los comunistas es que los primeros asesinaban a sus enemigos y los segundos también a sus amigos.
      Sumemos los muertos provocados por Lenin, Stalin, Pol Pot, Mao; las intervenciones comunistas en África como la de Etiopía o Angola, o las de América, etc..
      Cientos de millones de muertos como resultado del intento de crear el Paraíso Terrenal. Es increíble que tenga tanta aceptación una ideología que persigue lo imposible a toda costa. El S. XX es un laboratorio social y los resultados son evidentes.

      Eliminar
    4. Bueno, pues en el estudio se ha olvidado usted a Zemskov, a Grover Furr, a Douglas Tottle, a Antonio Fernández Ortiz...
      Lo de matar a los amigos es una ocurrencia que bueno, ejem, no da la talla. Lo de cientos de millones aparte de falso, entra ya también en el terreno de lo ridículo, parece que quiere superar en leyenda negra a Escohotado y Losantos.
      Los famosos cien del Libro negro de Furet, inspirado en Solzhenitsyn, no se sostienen demográficamente con un mínimo análisis. No se puede pasar de 140 millones en 1930 a 170 millones tras la 2GM, y teniendo en cuenta los veintitantos millones de muertos de la contienda (por cierto, ahí está el detalle que molesta tanto, a los nazis los machacaron los soviéticos, y ese honor no se borrará jamás en la Historia). Dico esto porque los 100 se atribuyen a la URSS.
      Pero lo mas importante es la pobreza intelectual de despachar 75 años de Historia sin valorar no ya la lucha de clases, ni siquiera la dialéctica de Estados. Con tirar del comodin moralista del demonio rojo todo se apaña. Qué pobre.
      Para acabar. No mezcle todo y sea mas riguroso, sutil y complejo. A Pol Pot quien lo quitó (bien) de en medio fueron los comunistas vietnamitas. Hoy en día, con China como potencia en ascenso, ya se verá si primera en unos años o no, en cualquier caso exitosa y poderosa, me seguirá diciendo que el comunismo es un experimento fallido. De risa.

      Eliminar
    5. No he hecho ningún estudio, que a eso se han dedicado otros. Me limito a describir los hechos y éstos son las muertes provocadas por ese sistema que dice que es una prolongación de la Ilustración. Lo de matar a los amigos a usted le parecerá que es algo que no da la talla, afirmación que no significa nada; podría haber dicho que es una afirmación que no está a la altura de las circunstancias o algo así.
      En cuanto a los números lo que me parece interesante no es que se discuta de 20 millones más o 20 millones menos. Es que tantísimos fueran resultado del hambre: no los mataron, sólo los dejaron morir. Ese fracaso se repite en todas las dictaduras comunistas porque un grupo de individuos que se autodeclaran ungidos y están convencidos que la realidad ha de ser la consecuencia de la práctica de su ideología. Siempre resulta que la realidad es indiferente a lo que tú pienses. Los filósofos e intelectuales izquierdistas más recalcitrantes tuvieron que reconocer que sí, que Stalin fue responsable de millones de muertes y que la URSS no era un paraíso igualitario. Es como lo que pasa ahora, que los mayores valedores del régimen de Venezuela viven en el extranjero bien lejos del socialismo del S. XXI y de sus horrores.

      Lo que les molesta a los nazis me da igual. Fue un régimen tan pernicioso como el comunista.Que la URSS los machacara, pues muy bien; pero los soviéticos no podrían haberlo hecho sin el material enviado por las fuerzas occidentales. Como soy aficionado a las batallitas pongo un ejemplo: EEUU envió aviones P-39 Aircobra a la URSS y a sus pilotos les parecía una maravilla comparado con sus cazas; y eso que el P-39 tenía un diseño horrible que provocaba que entrara en barrena plana muy fácilmente y que se estrellara. Cada dos por tres se revisa la SGM.

      Los 75 años de historia los despachará usted. La lucha de clases es una mentira. Sólo hay reconocimiento de clase cuando ésta es mínima. Por ejemplo la política. La clase proletaria no se reconoce a sí misma porque es un artefacto teórico ¿Pero cómo va a haber identificación en una supuesta clase en la que entran millones? ¿Cómo van a tener intereses comunes 50 millones de personas, por poner un número? Eso es ridículo.

      A Pol Pot lo expulsaron, como siempre pasa en cualquier régimen, enemigos con intereses comunes. La desestalinización fue obra de Kruschev, también comunista.

      China es una dictadura que ha cambiado mucho desde su origen. Gracias a Deng Xiaoping los disparates de Mao quedaron atrás. Deng rechazó el gran salto adelante y la revolución cultural e impulsó cambios en la economía que la acercan al capitalismo, aunque los monopolios por gracia del estado y las concesiones están a la orden del día. Su futuro, de todas formas, no creo que sea halagüeño. Sólo hay que recordar que la URSS creció muchísimo económicamente durante 30 años antes de venirse abajo y desaparecer.

      Eliminar
    6. Está claro que en la historia del comunismo tienen mucho más renombre, importancia y trascendencia Zemskov, Grover Furr, Douglas Tottle y Antonio Fernández Ortiz, que Lenin, Stalin, Mao y Pol Pot, dónde va a parar. Por lo demás, normal que los comunistas vietnamitas quitaran a Pol Pot: si en algo han sido siempre expertos los comunistas es en las purgas y las luchas intestinas, aunque me parece que esto no es que hable precisamente bien, bien del comunismo. En cuanto al total de muertos, no han sido cientos de millones, pero sí decenas de millones, desde luego. Los cien millones de muertos de los que habla El Libro Negro del Comunismo no se atribuyen a la URSS, hay que informarse un poco mejor. De hecho, según ese libro y el consenso actual de los historiadores, el mayor asesino del siglo XX fue Mao Zedong, que no era precisamente soviético. Y lo fue justamente porque cuando el Gran Timonel dirigía China, la gente se le moría de hambre por millones, cuando no por la represión. Curiosamente China comenzó a ser una potencia en ascenso cuando abandonó gran parte de la economía comunista para adoptar una suerte de economía de mercado o capitalismo de Estado. De risa, sí.

      Eliminar
    7. Anticomunistas retronegrolegendarios que ante referencias historiográficas se salen por la tangente.
      Como dijo Thomas Mann, igualar al comunismo y al fascismo es empezar a acercarse al segundo.
      Sobre negar que el factor capital de la derrota nazi fue la planificación talentosa de Stalin desde principios de los 30 (consulten a Santos) y los millones de soviéticos muertos, pues ustedes mismos.
      Eso es lo que más molesta a fascistas y a liberales, que fuera la URSS la que tumbó al demonio.
      Y si la cuestión son muertos, lo repito, la palma se la llevan los liberales y el Imperio Británico. Sin atisbo de duda, claro, si se está dispuesto a admitir las matanzas, las guerras y las hambrunas correspondientes, que para gente como estos conspicuos liberales comentaristas, no cuentan. Solo cuentan lo muertos de los "comunistas", los muertos de los "liberales", esos se le asignan al mal tiempo.
      Funcionan con orejeras intelectuales.
      Los 100, repito, provienen del plañidero novelista Solzhenitsyn, cierto que luego, como en el libro, unas veces se diluyen en todo el mundo y otras veces acaban en los cientos de millones de censor (cosa que da a medias vergüenza ajena y a medias risa).
      Sobre China. Estamos en las mismas. Todo lo malo es comunista, no cabe duda, así como la prosperidad y el éxito económicos, no. Pues no es así, el régimen chino es comunismo con características chinas y va para arriba.
      Ustedes tan liberales sabrán como coserlo todo.
      Yo les aconsejo que abran su mente y amplíen sus lecturas, a ver si aprueban ya.

      Eliminar
    8. Hola de nuevo, Anónimo. A mí no me verás negar que Stalin fue el artífice (no sé si talentoso o no, eso os lo dejo a sus admiradores) de la derrota nazi. Es más, pienso que también lo fue de la japonesa, dado que, más que las bombas atómicas, fue la invasión soviética de Manchuria lo que hizo que los nipones claudicaran. En resumen, que pienso que si hubo un claro vencedor de la Segunda Guerra Mundial, ese fue Stalin, y la prueba es que el mundo de la posguerra se fue llenando con bastante rapidez de dictaduras comunistas, todas más o menos igual de criminales que la soviética. Ahora, también es cierto que tu admirado Stalin fue, junto a su por entonces aliado Hitler, uno de los causantes directos de la Segunda Guerra Mundial merced al pacto que firmaron entre ambos en agosto de 1939 según el cual, poco después, Alemania y la URSS invadieron Polonia y se repartieron zonas de influencia por Europa.

      Tampoco voy a negar ni mucho menos los crímenes de los que es responsable el Imperio Británico, sobre todo en lo que respecta a las hambrunas causadas en la India e Irlanda, por ejemplo. La cuestión es que ha habido y hay por el mundo otras democracias aparte de la británica, y no todas son responsables de ese tipo de crímenes, la verdad. Es más, las hay bastante pacíficas y respetuosas con los derechos humanos, admitiendo por supuesto que ningún sistema político es perfecto. Pero no se me ocurre ni una sola dictadura, y ahí meto tanto las fascistas como las comunistas, que no sea absolutamente criminal en múltiples aspectos y, por tanto, completamente inválida para regir los destinos de la gente. Que Thomas Mann dijera eso es normal, pues él solo sufrió el acoso de los nazis, pero la fundadísima opinión de la excomunista Margarete Buber-Neumann, que pasó por los campos soviéticos y nazis (gracias precisamente al pacto germano-soviético), es sensiblemente distinta: ella no veía muchas diferencias entre unos y otros, en definitiva, entre Hitler y Stalin. Y para más información, y por eso de ampliar lecturas, es muy recomendable leer también "Los orígenes del totalitarismo", de Hannah Arendt.

      Fíjate, Anónimo, que desde esta despreciable democracia liberal en la que vivimos puedes estar escribiendo pestes del liberalismo, de la democracia o de lo que te dé la gana, pero si viviéramos en tu también admirada China, sencillamente no podríamos estar debatiendo sobre política en internet. Y es que tus argumentos no es que se acerquen al estalinismo, es que directamente son estalinistas. Tú mismo.

      Eliminar
    9. Ah, ¿debo pedir perdón por ser pro-chino?
      ¿Por qué, porque prosperan y dan hostias en Hong Kong a los sediciosos?
      Querría que alguien me explicara qué diferencia, en esos aspectos (riqueza y libertades), hay con USA. Sáqueme de mis errores y distínganme en qué es peor China a la USA que ha asolado Libia, Irak y Afganistán o sistemáticamente discrimina y mata negros y tiene rasgos, dentro de su exuberancia económica, de país de tercer mundo en cuestiones de salud, orden público, etc.
      Le aseguro que en China los disidentes son una pequeñísima minoría y que no hay esa asfixiante falta de libertades que aquí gustan de presumir.

      Por cierto, sobre el pacto Ribbentrop-Molotov. Francia y RU, e incluso Polonia tenían pactos similares con Alemania (repase, eso seguro que se le había pasado). Stalin llevaba meses pidiendo a RU y Francia que concertaran con la URSS un pacto del estilo ante la amenaza nazi. RU y Francia con su política alicorta dieron bandazos y amagaron con firmar, pero finalmente no lo hicieron. Stalin no tuvo más remedio, lo habría hecho cualquier gobernante medio sensato, en pacta con Alemania para darse tiempo. Decir que la causa de la 2GM fue, en parte, Stalin es directamente revisionismo. Siga, siga, como buen liberal comunismo y nazismo, agua y aceite, son lo mismo. Pues con su pan se lo coman.

      Podemos tener las interpretaciones intelectuales y los juicios de valor que deseemos, pero los hechos son los hechos. Hechos son que el fascismo/nazismo cayó en 1945 (aunque leyendo a algunos liberales contemporáneos a diferencia de los antiguos, parece que lo lamentan); el comunismo soviético cayó en 1991 (aunque hubo en marzo de ese año un referéndum que apoyó por gran mayoría que se mantuviera la URSS, mandato desobedecido, pero cayó, que es lo que importa); y el comunismo chino sigue próspero y pujante en 2020. Eso es lo que hay. Usted mismo.

      Por último, ¿no me había saludado cordialmente y me había despedido? Si solo va a soltar trivialidades, mitos y medias verdades de sacristía neoliberal, podemos seguir como estábamos.

      Eliminar

    10. Anónimo, con respecto a China, y como buen neoliberal, me fío de los datos que proporciona esa organización no menos neoliberal que yo que es Amnistía Internacional:

      https://www.amnesty.org/es/countries/asia-and-the-pacific/china/report-china/

      https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/blog/historia/articulo/coronavirus-por-que-no-hay-que-hacerle-la-ola-a-china/

      En cuanto al pacto germano-soviético, veo que opinas que "Stalin no tuvo más remedio" que aliarse con Hitler e incluso lo ves "sensato" xDDD A ver si vas a ser de esos que lamentan la caída del nazismo...

      En fin, defender alianzas con los nazis, abogar por que se den hostias "a los sediciosos" y admirar una dictadura de mierda, como la China, con economía de mercado. Para esto ha quedado el comunismo. Qué triste.

      Eliminar
    11. Yo admiro a la mierda de China y usted admira a la mierda de USA. No se entera de lo que no se quiere enterar, ¿verdad?
      Siga usted con sus defensas liberales de su crímenes. Ni los menciona, ni los niega. Buena estrategia. Yo los acepto, y los asumo históricamente, lo cual no quiere decir que no los juzgue moralmente reprochables.
      El comunismo haya quedado para lo que haya quedado no depende en nada de mi juicio o de mi opinión.
      Es un hecho que es exitoso. Un hecho.
      Por último. triste usted, de verdad, que no sabe ni mantener la palabra.
      Ay, estos liberalillos moralistas que dan leccioncitas desde sus casas...

      Eliminar
    12. Sí, yo admiro mucho a EEUU, pero en tu imaginación, claro.

      Eso sí, espero que en el futuro China no sustituya a EEUU como potencia hegemónica mundial, pero por ti, porque entonces, entre otras muchas cosas, no vas a poder seguir escribiendo en internet bobadas de comunista de salón: ni desde tu casa ni desde ningún sitio.


      Eliminar
    13. De memoria, señorito falangista. Hace dos o tres años, en el informe anual de AI España tenía por millón de habitantes más atentados contra la libertad de expresión que China.Segun AI, digo. Usted mismo.
      Y no me tutee, que demuestra mucha bajeza, liberalillo de salón.

      Eliminar
    14. Jaja, me encantaría ver ese informe. Y si piensas que aquí hay menos libertad que en China, no sé qué haces, que no te vas a vivir allí. A ver si al final te van a gustar las dictaduras.

      Eliminar
    15. Ese tuteo, chaval, no se le mete en la cabeza.
      Soy una persona mayor, pero cada vez conozco más casos de jóvenes que van a trabajar allí y muchos que se instalan. No sé, no será tan malo.
      Claro, usted no está en esa división, es un garrulo.
      El informe, búsquelo usted, tío mediocre.
      Una curiosidad, https://twitter.com/_punhal_?lang=e

      Eliminar
    16. No, no será tan malo. Las dictaduras son muy buenas, de hecho, todo el mundo lo sabe, aunque eso es muy fácil defenderlo desde un país libre donde cada cual opina lo que le parece oportuno sin ningún problema, ¿verdad? ;) Muy fácil pero también muy hipócrita.

      El informe no lo voy a buscar porque estará en tu imaginación, como todo lo demás. Saludos cordiales, señor Ano (de anónimo, claro).

      Eliminar
    17. Qué pobre, qué pobre.
      Según el amigo censor lo de señor Ano es argumento, no falta de respeto. Buen tándem hacen ambos.
      Las dictaduras son dictaduras.
      Lo que yo digo es que a las democracias se les dé una limpieza (por cierto, algo parecido, en otro orden de cosas, dice el trevijanista censor que no aprueba a ninguna, salvo raspadamente a USA)
      Digo que China rige el destino de 1.400 millones de personas, que en lustros ha pasado de sobrevivir a vivir con prosperidad (aunque quede mucho por corregir),que económicamente va como un tiro, que geopolíticamente aspira a subir aún más, que juzgamos de China negativamente ciertos aspectos que desde su idiosincrasia son fruslerías, que China es una realidad cuya proyección ya grande se va a multiplicar.
      Y digo de USA con todos sus méritos también, que es una democracia con sus grandes peros, en profunda crisis, que son opulentos y libérrimos los ciudadanos que son ricos, pero que también tienen profundas injusticias y discriminaciones (no se les cae a algunos de la boca o de los dedos las palabra "libertad" y "derechos humanos", pero que la gente tenga que arruinarse por un problema médico o que por ser negro tengas más papeletas para sufrir un atropello, eso solo provoca silbiditos mirando al cielo) y que antes del gobierno de Trump (en coherencia con su nacionalpopulismo aislacionista), siguiendo la estela imperialista depredadora de su tradición, en los últimos lustros son responsables de decenas y decenas de miles de muertos civiles con sus guerras e intervenciones en Irak, en Afganistán, en Yemen, en Libia o en Siria.
      Ni las dictaduras son tan dictaduras, ni las democracias tan democracias.
      Salud.

      Eliminar
  7. Estupenda entrada. Y al hilo de lo que comentabas al principio, puedes dar gracias a estar alejado de España durante el confinamiento. Personas a las que consideraba con un cierto nivel cultural (o simplemente espabiladas) durante el confinamiento han ido revelando su auténtico yo. He recibido mensajes vía whatsapp que ya no es que bordearan el filonazismo, que mira, si es a base de argumentos pues lo debatimos. No, eran mensajes que cualquier persona con dos dedos de frente sabe que no son ciertos. Burradas. A mí nunca me dieron miedo los viejillos fascistas levantando el brazo, probablemente tienen más morriña de su juventud que del fascismo. Tampoco me preocupan los fachas del Barrio Salamanca lo raro es que fueran otra cosa. Lo que me preocupa y mucho es que amigos que tengo aquí en el País Vasco de un nivel cultural/económico medio alto caen en cualquier mensaje populista. Porque si estos son transmisores de estos "valores" ¿qué será de los adolescentes que hoy en día no han abierto un periódico en su vida?
    PD: anteayer una chica de unos 25 años y universitaria (al hilo de otra conversación, evidentemente) no sabía quién fue Churchill. Que ni le sonaba el nombre. Su madre al lado, avergonzada.

    Este país se va a la mierda, que diría Forges.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el PV, de nivel medio/alto y se extraña de que caigan en esos mensajes. Esa gente será, al menos en parte, del PNV. Es difícil encontrar a un grupo más reaccionario que ése. Dios y leyes viejas, y se quedan tan panchos. Si han estado décadas recogiendo nueces... valores muy buenos, no sé.

      Eliminar
  8. Uf, no conocía la gráfica de los niveles educativos y me acaba de dejar la moral por los suelos...
    El presente es desolador, pero el futuro mete miedo.

    ResponderEliminar
  9. A mí me hacen mucha gracia los liberales de hoy en día que meten en la misma saca al fascismo/nazismo y al comunismo. Porque está claro que Mussolini y Hitler eran unos locos que embaucaron al pueblo a pesar de los denodados esfuerzos de las élites económicas de sus países. Hay multitud de trabajos que demuestran que el fascismo se financió con los ahorros de las viejecitas y las pensiones de los jubilados... Igualito que Vox en España, por cierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fascista es un liberal asustado, es un clásico.
      El fascismo se nutrió en sus escuadras de acción violenta de exsocialistas y exanarquistas mezclados con excombatientes. Se pusieron al servicio de las clases propietarias y de la pequeña burguesía temerosos de los movimientos obreros y socialistas. Y a quienes sirvieron objetivamente fue a las élites sociales y económicas, tanto en Italia como en Alemania. La libertad dura lo que tarda el liberal en ver su patrimonio, su privilegio y su renta en riesgo, por mucho que ese riesgo venga de la democracia y de la libertad de los más.
      Y en Alemania, esquilmaron a los judíos y más tarde a los países invadidos. Menudos pájaros.
      Pero nada, según el liberal contemporáneo middle-cult son lo mismito que los comunistas.

      Eliminar
    2. Hombre, Anónimo, que si algo demuestra la historia es que "comunismo" y "esquilmar" son palabras casi sinónimas. Ten un poco de vergüenza, al menos.

      Eliminar
    3. Poco gusto y mediocridad en esta respuesta.
      Y deje el tuteo falangista? Es de tener poco pelaje y falta de educación.

      Eliminar
    4. Si todo lo que te queda por responderme es sobre el gusto, el tuteo y la educación, entonces voy bien. Eso sí, el que parece un rancio y un falangista eres tú :D

      En fin, suerte con eso. Saludos cordiales.

      Eliminar
    5. Pero si el que ha salido primero con una banalidad estúpida ha sido usted y eso que no le hablaba a usted. Una parida sobre otra. Esquilmar, comunista, vergüenza... Y sigue con el tuteo, propio de gorrino sin estabular. La cordialidad en los saludos, de hipócrita sin modales, metáselas en el ano.
      No tiene educación, es mediocre, es vulgar y, lo que más le jode, un comunista sulfuroso le calla la boca. Que le den, jovencito.

      Eliminar
    6. Es que en Internet no se puede saber si hablas con un venerable ancianito o con un jovenzuelo atontao. Encuentro ridículo hablarse de usted en la red entre desconocidos. Y más ridículo aún usar una supuesta falta de educación como argumento. Típica falacia del desesperado.

      Eliminar
    7. censor, si usted observa bien, el argumento del comentarista Pedro es responder a un post que no se dirigía a él (nada que objetar) con la siguiente perla: es de vergüenza ajena que un comunista hable de esquilmar. Mire, yo sé que usted lo entiende y que ayuda a su "amigo" virtual, pero no caiga en la misma miseria.
      Primero, es paupérrimo como comentario
      Segundo, nadie tiene la verdad absoluta, pero si consultan la obra del especialista alemán Götz Aly La utopía nazi. Cómo Hitler compró a los alemanes podrán ver que no es tan aventurado decir que los alemanes callaron mientras el régimen nazi esquilmaba a judíos y luego a los países invadidos.
      Tercero, si esquilmar lo toma incorrectamente como expropiar, les recordaré una cosa. Todos los años todos los Estados expropian; sí, también todos los Estados "democráticos" (lo entrecomillo porque aquí el que expide carné de democracia trevijanista es usted), liberales, respetuosos de los DDHH. Es una actividad administrativa ordinaria y común.
      Cuarto, no me caiga usted en esas. Lo de la educación y el tuteo no es argumento de nada, es exigencia de respeto. Pero ya veo que les cuesta entenderlo, a usted y a su Pequeño Saltamontes.
      Desesperadito estoy, ya lo ve usted.
      Salud, camaradas.

      Eliminar
    8. Mi comentario iba por aquello de lo que le dijo la sartén al cazo, como es más que obvio. Es decir, está muy bien señalar que los nazis esquilmaron a los judíos (no solo eso, también los deportaron y los asesinaron en masa) así como a los países que invadieron, pero claro, si se dice esto mientras se defienden las dictaduras comunistas, estamos ante un ejercicio de hipocresía y de doble rasero mayor que la catedral de Burgos. Sinónimos de "esquilmar" son empobrecer, arruinar, arrasar, agotar, explotar, exprimir, destruir, es decir, aquello que los regímenes comunistas han hecho y siguen haciendo de forma sistemática en cada uno de los países que los han padecido. Ahora el camarada Anónimo me volverá a salir con la actual China popular, esa potencia en auge, "exitosa y poderosa", que no es más que una dictadura supuestamente comunista pero con economía de mercado, es decir, muy parecida en la práctica a un régimen fascista. Como decía más atrás, para esto ha quedado el comunismo.

      Eliminar
    9. Es absurdo justificar una tiranía con el ejemplo de otra que usa los mismos medios con la que somos más ideológicamente afines.
      China ahora mismo tiene éxito por el mismo motivo por el que la URSS lo tuvo durante unos 30 o 40 años antes de disolverse. Probablemente veamos a China entrar en crisis en un futuro cercano.

      Eliminar
  10. Por cierto:

    https://www.redaccionmedica.com/virico/noticias/coronavirus-fubolistas-rebrote-pique-koke-carvajal-illarramendi-sanitarios--9300

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Los sanitarios afean al ministro que tenga tiempo para reunirse con los futbolistas y no con algunos de ellos. A principios de mayo, el colectivo médico criticó duramente que existiera "barra libre de test" para futbolistas ante la escasez sufrida por los propios sanitarios".

      Pues si, es un poco absurdo, pero nada sorprendente.

      Eliminar
    2. No sé yo. Hasta antes de la pandemia pensaba que el fútbol era poco más que una droga para "el populacho", pero después de ver las tensiones de la parte de "derechas" y de "izquierdas" en España, sigo pensando lo mismo pero creo que es beneficioso para enfocar las tensiones ahí y desfogarse en un bar o en un campo de fútbol. En verdad parece que el ser humano necesita darse de hostias, físicas o figuradas. Mejor darle formas mediante conflictos deportivos que políticos.
      En Roma lo hacían mediante el circo y los gladiadores, aquí de momento aún Messi no tiene que morir si pierde. Ya llegaremos, pero de momento nos sirve este método. Por lo tanto, a ver si vuelve pronto el fútbol, que va haciendo falta.

      Eliminar
  11. No andaba muy errado Humberto Eco con aquello de que los mass media actuales, incluyendo las redes sociales han sido una tribuna para legiones de idiotas que hasta hace apenas dos décadas solamente podían verter sus opiniones en un bar hasta que alguien viniera y los callara.

    Ahora resulta que los deportistas de élite, hijos en su mayoría del fracaso escolar, juegan en los medios a tener un discurso sociopolítico.

    ResponderEliminar
  12. Este artículo no va de los futbolistas, sino del mundo de la cultura y su relación con el poder. Cuando menos me parece interesante:

    https://blogs.elconfidencial.com/cultura/mala-fama/2020-06-03/artistas-cultura-izquierda-derecha_2621332/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, siempre ha habido mucho apesebrado en el mundo de la cultura, ocurrió en el Franquismo y ocurrió con la progresía adherida al PSOE por ejemplo.

      Pero no estoy de acuerdo con que la cultura debe dirigirse a todos. Eso es una visión bastante conservadora de la cultura entendida poco menos que como entretenimiento.

      En cambio existe una cierta interpretación de la cultura como análisis crítico de la realidad y como búsqueda de los valores adelantados a su tiempo. Y por lógica ese tipo de cultura jamás va a encajar con los valores conservadores que, como su propio nombre indica, buscan conservar normas del pasado o la esencia de una sociedad con la que unas determinadas bases sociales se encuentran esencialmente satisfechas. Así que tiene lógica que la cultura que al menos pretende ir un poco más allá del puro ocio o el análisis superficial de las ideas a priori siempre haya sido y sea más "de izquierdas" que "de derechas".

      Eliminar
    2. Creo que te leí hace tiempo algo así como que el arte y la cultura son, de toda la vida, armas de propaganda política, y es verdad. En ese sentido, y en relación a lo que dices, es curioso y paradójico el fenómeno que se dio en el importante y trascendental frente cultural de la Guerra Fría, cuando mientras el arte oficial del bloque comunista era el "realismo socialista", un estilo que podríamos calificar ciertamente de conservador precisamente porque iba dirigido al pueblo, en el lado capitalista la CIA puso un gran empeño en promocionar el arte y la cultura de vanguardia a través de un programa cuyos integrantes eran en su mayoría progresistas que defendían el derecho a expresar sus inquietudes artísticas como les diera la gana, es decir, en libertad. Eso explica por ejemplo que en la ultraconservadora España de Franco triunfara el izquierdista y catalanista Antoni Tàpies, cuyo incomprensible arte todavía es bandera del nacionalismo catalán. En realidad muchos de esos artistas supuestamente progresistas, que allanaron el camino al triunfo del bloque capitalista frente al comunismo, eran profundamente individualistas y por eso no es raro que la musa de la Movida, Alaska, con el tiempo se haya revelado como una persona más bien de derechas (aunque seguramente esto a ella no le importe).

      Eliminar
    3. Pero es que en arte a veces se relaciona en exceso la libertad de expresión con el progresismo.

      Expresar libremente un conjunto irracional de ideas, o centrarse en cuestiones meramente formales y técnicas, dejando que estas anulen todo discurso en la obra de arte, no es necesariamente progresista sino que con frecuencia lleva precisamente a lo contrario. En ese sentido la vanguardia pictórica o musical en muchas ocasiones ha sido un perfecto aliado de las involuciones conservadoras al inhibir la formación de un discurso crítico comprensible y estructurado para centrarse en apabullar estéticamente y así disimular la falta de fondo de su discurso supuestamente enigmático.

      Eliminar
    4. La vanguardia artística no sé si habrá sido aliada de las involuciones conservadoras, lo que está claro es que, en lo que a ella respecta, hay muchos ejemplos en los museos que son auténticas tomaduras de pelo :P

      Eliminar
  13. Demo, demo, demo, demo cracia

    https://twitter.com/descifraguerra/status/1271499164636061698

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por comentar obviedades, Twitter no es ningún modelo de democracia, es una red social cada vez más restrictiva, como otras. Pero bueno, así el Gobierno chino prueba un poquito de su propia medicina, que nunca está de más.

      Eliminar
    2. Además la democracia no es más que un modelo político formal.

      Eliminar
    3. ¿Abbott y Costello? ¿Adán y Eva? ¿Sansón y Dalila? ¿Bonnie y Clyde? ¿Pedro y Pablo?
      Muy sobrado veo ese comentario.
      ¿Académico de renombre? No, ¿verdad?
      Sería más humilde, entonces, porque muchos otros lo ven de otra manera.
      Es un hecho que, sociológicamente, para la ciudadanía, en el concepto “democracia” se involucran hasta tres elementos: el reconocimiento y garantía de libertades; la distribución justa de la riqueza; la participación directa de los ciudadanos en los asuntos públicos.
      Reducir democracia a solo forma es bastante pobre y, sobre todo, sirve para guardar debajo, en el fondo del baúl, cualquier otra consideración política. Así acabamos teniendo a una USA no racista, entre otras cosas.

      Eliminar
    4. Al contrario, reducirlo a eso permite que exista la libertad política y el control del poder. La constitución estadounidense, que es muy corta, se limita a los aspectos formales del poder y constituye su separación en origen. Esa idea proviene de Montesquieu y la desarrollan los padres fundadores de EEUU.
      Lo que la democracia sea para la ciudadanía, así en general, no tiene la más mínima importancia; eso es una falacia ad populum. Por ejemplo, en España gracias a 40 años de propaganda democracia es cualquier cosa. Desde decidir la autodeterminación como dar subvenciones, subir impuestos, bajarlos, etc. Todo autor tiene su definición y en boca de los políticos llega al paroxismo.
      La distribución justa de la riqueza está en la esfera de las ideas, pura ideología. Esa es la democracia material. Además es algo abstracto, inconcreto, y uno no puede reclamarlo en un juzgado, así como tampoco una vivienda digna.
      No digo que sea mala la redistribución de la riqueza, pero eso no tiene nada que ver con la forma de gobierno llamada democracia. En un sistema democrático los ciudadanos podrán asociarse en partidos políticos y luchar por esa idea. Eso es imposible en un país como España donde ni hay representación política ni separación de poderes. El pueblo está desarmado, votar no sirve más que para cambiar cuotas de poder, los partidos políticos deciden las leyes, las ejecutan, eligen a dedo a los jueces de las más altas instancias, y controlan a la policía desde el Ministerio del Interior.
      Precisamente en la simplicidad está la belleza. Mediante un sistema formal puede haber libertad política. En cambio se pueden mirar las constituciones venezolana y cubana, repletas de ideología y vacías de lo más básico que es la constitución de la separación de poderes. Y la española es lo mismo.

      EEUU tiene mala fama porque la mayoría de su política es exterior. Pero allí existe libertad política. En Inglaterra, por ejemplo, existe el diputado de distrito, que responde ante sus electores. En España, ¿qué día de la semana su representante atiende personalmente a los votantes? Evidentemente ninguno, porque el diputado no es representante del votante español. Y así estamos, con gobiernos que hacen lo que les da la gana sin control ni supervisión.

      Eliminar
  14. "Se pueden rastrear asambleas democráticas en todos los tiempos y lugares, desde el 'seka' de Bali, hasta el 'aillu' en Bolivia, con una variedad infinita de procedimientos formales, y que esas asambleas brotarán siempre dondequiera que un grupo numeroso de personas se siente a tomar decisiones colectivas basándose en el principio de que todas las partes implicadas deben tener la misma voz y el mismo voto.
    Una de las razones para que los científicos políticos tengan tan fácil ignorar dichas asociaciones y asambleas locales al hablar de la historia de la democracia es que, en muchas de esas asambleas, las cosas no dependen de una votación. La idea de que la democracia no es más que una cuestión de votar (algo que asumieron también los padres fundadores) permite que se vea como una innovación, una especie de avance conceptual, como si a nadie se le hubiera ocurrido nunca en épocas anteriores comprobar el apoyo a una propuesta pidiéndole a la gente que levantara las manos, hiciese una marca en el casco de una vasija o se pusiera a un lado u otro de la plaza pública.
    Incluso aunque los pueblos a lo largo de la historia siempre hayan sabido contar, existen buenas razones por las que se he evitado este recurso como medio para llegar a decisiones de grupo. Votar es divisivo. Si una comunidad no tiene medios para obligar a sus miembros a acatar una decisión colectiva, probablemente lo más estúpido que se pueda hacer sea montar una serie de competiciones públicas en las que una de las partes, por fuerza, saldrá perdedora; así no solo se daría vía libre a decisiones con la firme oposición de hasta el 49% de la comunidad, sino que además se maximizaría la posibilidad del rencor entre esa parte de la comunidad cuyo consentimiento es necesario, pese a su oposición.
    Un proceso de búsqueda de consenso, de acuerdo y compromiso mutuos para alcanzar una decisión colectiva que al menos nadie encuentre completamente inaceptable resulta mucho más apropiado para situaciones en las que quienes tienen que tomar una decisión carecen de una burocracia centralizada y, sobre todo, de medios de coerción sistemática necesarios para obligar a una minoría enojada a acatar decisiones que consideran estúpidas, repulsivas o injustas.
    Históricamente, es de lo más inusual encontrar ambos elementos juntos. Las sociedades igualitarias han sido precisamente aquellas que no han tenido un aparato militar o político para obligar a la gente a hacer cosas que no quería hacer (los 'sekas' y 'aillus' antes mencionados). Allí donde existen métodos de coacción, a nadie se le ocurre que las opiniones de la gente corriente tengan alguna importancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Dónde encontramos entonces las votaciones? A veces, en sociedades que consideran normales los espectáculos de competición pública, como en la Grecia antigua, aunque sobre todo en situaciones en las que todas las partes asistentes a una asamblea están armadas o, al menos, entrenadas en el uso de las armas. En el mundo antiguo, las votaciones se hacían sobre todo en los ejércitos. Aristóteles era muy consciente de ello; según comentaba, la constitución de un Estado griego dependía en gran medida de la sección dominante dentro del ejército: si era la caballería, cabía esperar el dominio de la aristocracia; si se trataba de la infantería pesada, el derecho al voto se ampliaría a los hombres acaudalados que pudieran permitirse una armadura; y si eran las tropas ligeras, arqueros, lanzadores, o una fuerza naval, como en Atenas, cabía esperar una democracia. De forma similar, en Roma, las asambleas populares que dependían también de una votación por mayoría estaban basadas directamente en unidades militares de cien hombres, llamadas 'centurias'. Bajo esta institución subyacía la idea bastante racional de que si un hombre estaba armado, había que tener sus opiniones en cuenta. Las antiguas unidades militares solían elegir a sus propios oficiales. También es fácil ver por qué la votación por mayoría tenía sentido en una unidad militar: aunque una votación resultara en 60-40, ambas partes estaban armadas, así que, de terminar en una pelea, se podría ver de inmediato quien iba a ganar. El mismo patrón se aplica, a grandes rasgos, a lo largo de todo el registro histórico: durante la década de 1600, por ejemplo, los consejos de las Seis Naciones -principalmente ocupados en la consecución de la paz- funcionaban por consenso, pero los barcos piratas, que eran operaciones militares, usaban el voto por mayoría.
      Todo ello resulta relevante porque demuestra que los miedos aristocráticos de los primeros patriotas ricos (que, cuando pensaban en la pesadilla de la 'democracia' pensaban en una población armada que tomaba decisiones por mayoría) no eran del todo infundados."
      David Graeber, citado por Juan Sánchez Torrón.

      Eliminar
    2. No sabía quién es David Graeber y lo he buscado. Me dice Internet que es un antropólogo anarquista. Anarquista nada menos. Ese dato implica que no tiene la más remota idea de política. No es que ser anarquista sea pecaminoso o moralmente reprobable, de hecho ha habido muchísimos anarquistas valientes y bienintencionados. Pero todos fracasados. Sus fracasos no se debe a la oportunidad sino a que no conocen la naturaleza del poder. Sólo podría haber países anarquistas si todos sus ciudadanos fueran buenos y benéficos (aunque los estados vecinos tendrían algo que decir). Como los humanos no somos santos y como el poder sufre del horror vacui, el anarquismo es materialmente imposible. Me parece que Graeber escribe ideológicamente, y por lo tanto falsamente, al menos en parte.

      Eliminar
    3. censor no escribe ideológicamente.
      Qué va. Típico de mucha gente: los otros, sí; yo, no, yo puramente objetivo y científico.
      La antropología es una ciencia humana, no natural, o como dirían algunos beta operatoria.
      Habrá que ver qué dice, en cualquier caso.
      Yo, personalmente, no soy anarquista ni por asomo, pero no por ello excluyo la posible validez de ese texto o cualquier otro.
      Recurre censor a un ad hominem de libro. El autor es anarquista, ah, entonces al averno.
      Ya puestos, agrego, el anarquismo como tal en política me parece nefasto y si hoy en día tiene fuerza alguna de sus corrientes es, sobre todo, en la derecha, los libertarianos, los ancaps minarquistas, ultraliberales. Aquí en España, por ejemplo, hay unos cuantos pululando en Vox.
      Eso no quiere decir que no estén aún vivos los de izquierdas. Ahora se ve claro en USA también.
      En el fondo, en los ataques al Estado ambos se dan la mano, como es coherente y natural.

      Eliminar
    4. No recurro al ad hominem. No rechazo ninguna idea por quién la tiene sino por su motivos ideológicos.
      Escohotado en su obra Los enemigos del comercio dice algo interesante de Marx: que en su enorme obra El capital dedica unas pocas páginas al proletariado y a las clases sociales. También dice que por no querer trabajar dejó morir a su hijo de frío. A la luz de datos como esos uno debe concluir en que el universo interior del autor influye en su obra. Cuando un autor se inventa los datos y la realidad entonces es bueno y apropiado criticar sus ideas basándonos en quién es.

      De todas formas para mí lo interesante siempre es el sistema formal de gobierno. Nunca las ideologías. En España, por ejemplo, las ideologías no existen. Lo que existe es un sistema oligárquico de partidos para el que las ideas no importan un carajo. Como no hay libertad política, no se puede pensar nada. Que uno diga que es anarquista o socialista o monárquico es irrelevante cuando el régimen de poder anula la posibilidad de ejercer la libertad.

      El discurso de Vox es idéntico a de Podemos. El 15-M fue secuestrado por políticos para que nada cambie. Y ahí está la prueba: os marqueses de Galapagar pueden amortizar los 70.000 euros de hipoteca de su mansión en un año. Yo en 10 años no me acerco a esa cifra porque dependo de una nómina. Pablo va de aquí pallá follándose todo lo que puede, Tania, Irene, la hija del Verstrynge. Ofreciendo dádivas a las zorras que se someten y condenando al olvido a las otras. La chepa no es problema cuando has podido hacerte con el Cielo por asalto.

      Eliminar
  15. No parece casual que, después de lo que se ha ido sabiendo en los últimos años sobre la corrupción en el entorno de palacio, Juan Carlos (y su honrado cuñado Urdangarín también) tenga algunos de sus más sólidos apoyos en el mundo del deporte.

    https://www.abc.es/deportes/abci-mundo-deporte-espanol-muestra-apoyo-y-agradecimiento-juan-carlos-video-202010092107_video.html

    ResponderEliminar
  16. Una noticia muy informativa de cómo es la mentalidad predominante en el mundo del deporte de élite en España:

    https://as.com/diarioas/2021/05/05/actualidad/1620198573_716952.html?m1=cG9ydGFkYV9wb3J0YWRh&m2=QUNUVUFMSURBRA%3D%3D&m3=Nw%3D%3D&m4=bm9ybWFs&m5=MjM%3D

    No es que Iglesias sea santo de mi devoción, pero comparado con gente como Ayuso... por lo menos tiene un cierto nivel intelectual. Que Luis Figo, Ivan Campo, Nicolás Almagro, Roberto Soldado o Pepe Reina celebren los últimos resultados electorales en la comunidad de Madrid como un triunfo y no algo trágico (a mi modo de ver son una muestra de libro de que la democracia está empezando a producir resultados subóptimos con preocupante frecuencia) resulta demencial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre Yolanda, la que se le viene encima...

      Eliminar