domingo, 6 de octubre de 2019

Antes de Facebook


Te contaré un secreto, algo que no se enseña en tu templo: los dioses nos envidian. Nos envidian porque somos mortales, porque cada instante nuestro podría ser el último. Todo es más hermoso porque hay un final. Nunca serás más hermosa de lo que eres ahora, nunca volveremos a estar aquí.

Brad Pitt en “Troya”




Hace tiempo que os tengo abandonados, pero no desesperéis, el blog no va a desaparecer, simplemente al depender de una única persona la publicación de entradas sufre los altibajos que toda común y vulgar vida humana experimenta. Tal es así que, si lo pensáis, este período de vacas flacas que ha atravesado el blog tarde o temprano tenía que ocurrir. Era inevitable. Fueron casi cinco años y medio (un día de estos tengo que organizar una especie de aniversario del blog) primero publicando una entrada casi cada semana y luego una entrada cada mes. Algunas de ellas bastante notables, lo digo con orgullo, así que ya tocaba un descanso que en este caso ni siquiera ha sido descanso porque el silencio se ha debido más bien al exceso de trabajo que a la ausencia del mismo. Es la impertinencia de tener que luchar en esa jungla que es la vida para hacerse con los recursos suficientes para comer cada día y pagar las facturas. Tal fastidio resulta inevitable pero poco a poco hace mella en la capacidad creativa e incluso en el ansia de ejercer tal cosa. A fin de cuentas la más poderosa censura de la historia siempre ha sido la vulgar obligación de tener que ganarse la vida para, solo así, luego poder disfrutar durante unos instantes del funesto vicio de pensar. 

Dicho lo anterior a modo de liviana disculpa os informo que para mi regreso voy a escoger algo fácil, un clásico hilo de fotos antiguas que tanto me gustan a mí pero no tanto a vosotros, lo se. En todo caso intentad disfrutar de esta pequeña recopilación de hoy hasta que nuevas entradas permitan recuperar el ritmo a la página, esperemos que sin necesidad de esperar otros casi cuatro meses.

La idea de fondo tras la recopilación de hoy consiste simplemente en imaginarse cómo hubiesen sido las fotos subidas a un supuesto Facebook decimonónico de hace más de un siglo, si es que tal aberración salida del averno hubiese sido posible. He recurrido para ello a fotos que aparecieron en antiguos hilos del blog, sumadas a otras imágenes que aún no conocéis. Todas ellas auténticas y de una calidad muy buena, por no decir extraordinaria teniendo en cuenta los limitados medios técnicos con los que fueron tomadas. Son fotografías que pertenecieron a personas que tenían sueños, deseos, problemas y aspiraciones como las tenemos nosotros. Personas en cuyas miradas frente a la cámara en cierta forma nos podemos reconocer nosotros mismos en el presente. Claro está nada de eso importa ya porque dichas personas están muertas y casi nadie recuerda quienes fueron, qué desearon o qué les preocupaba. Todo lo más una pequeña memoria de lo que fueron o pudieron ser permanece viva en sus bisnietos u otras personas de su familia, aunque para el resto del orbe son perfectos desconocidos, como seremos nosotros cuando los que nos quieren ya no estén más ahí. Es algo que da para pensar en la fragilidad humana en un tiempo como el actual de grandes aspiraciones de notoriedad y de pervivencia pese a la naturaleza intrínsecamente fugaz de las redes sociales en las que reposan esos insensatos propósitos. 

Me he divertido, lo echaba de menos. Espero poder continuar con nuevos hilos de más enjundia pronto. Muchas gracias a todos los que aún seguís consultando esta página de vez en cuando por seguir al pie del cañón inasequibles al desaliento. 





















































  




















10 comentarios:

  1. Tomate el tiempo que quieras , el primer párrafo es para enmarcarlo...

    Que buena la última foto, los palos de selfie tienen más años de los que pensamos.

    ResponderEliminar
  2. Siempre es un placer leer nuevas entradas. Como ha dicho Mario, tómate el tiempo que necesites, no tenemos prisa.

    Ojalá hubiese más información sobre las fotos, en muchas de ellas me hubiera gustado saber cuál era la historia que estaban inmortalizando. Y, personalmente, la de las chicas paseando por junto a los coches de caballos me ha sorprendido por su calidad, parece tomada por una cámara profesional de hoy en día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo casi prefiero no añadir informacion. Asicada uno puede imaginar. Ahora no estoy en casa pero de cabeza te digo que es en Nyeva York. Como muy tarde 1907. Hay una base de imagenes muy buena para esa ciudad. Tratan las placas de las imagenes y consiguen resultados de muy buena calidad. En comparacion nada que ver con las imagenes que hay para sudamerica en ese periodo. Al menos las que he ido recopilando.

      Eliminar
  3. Muchas gracias, hay ganas de leerte. Mando buenos ánimos.

    ResponderEliminar
  4. La de los turistas descansando en la puerta del templo egipcio es un "Aquí, sufriendo" de manual

    ResponderEliminar
  5. ¿Por qué no publicas aquí los 4 artículos que escribiste en aquélla página cuyo nombre no recuerdo? Tenías uno de la expedición al Polo que me gustó muchísimo (porque era muy bueno).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. https://despuesnohaynada.blogspot.com/2015/02/el-sexto-hombre-i-la-edad-heroica.html

      Eliminar
  6. Qué hermosa la chica en la playa de la vigésimo segunda foto empezando por el final. ¿Por la indumentaria de la gente serían los años 20-30?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, tienes razón, esa es un poco posterior, pero no la voy a quitar porque realmente me gusta su "modernidad".

      Eliminar