domingo, 21 de diciembre de 2014

Exodus II: Creative Commons (las bases históricas del mito del Éxodo)


Si un hombre está peleándose con su hermano y la mujer de uno de ellos se acerca y, para librar a su marido de los golpes del otro, alarga la mano y agarra a éste por sus partes, tú le cortarás a ella la mano sin piedad.

Deuteronomio 25:11-12


Quiero oír de tu boca que eres y siempre has sido un falso profeta y que Dios es una superstición.

Daniel Day Lewis, “There will be blood”


    


Bien, hoy intentaré analizar en profundidad el mito del Éxodo, sus raíces literarias e históricas y su estructura interna, así como la posible función ideológica que desempeñó en su origen. Como siempre, eso supondrá un viaje largo y complejo hacia el pasado. Vamos con ello. 

Aunque la Biblia en sus primeros capítulos menciona a Egipto en más de medio millar de ocasiones lo cierto es que el único testimonio egipcio que hace referencia expresa al pueblo de Israel es la estela del faraón Merenptah (que sucedió a Ramsés II y gobernó a finales del s. XIII a.n.e.). Pero dicha estela ya sitúa a los hebreos en la zona de Canaán, no en el país del Nilo, y tampoco menciona que hubiesen visitado Egipto en algún momento del pasado.

Antes de eso en distintas fuentes, no solo egipcias, se nombra a los “habiru” o “apiru”, nómadas o seminómadas establecidos por todo el Creciente Fértil, por ello también en el Norte de Egipto y Canaán. Pero se trataría de un grupo variado de gentes con ocupaciones diversas, desde pastores a salteadores (en caso de que se presentase la ocasión), también trabajadores itinerantes e incluso mercenarios. No parece que tuviesen condición de esclavos salvo cuando eran capturados en expediciones militares o “policiales” ni tampoco que su número en Egipto alcanzase jamás los supuestos seiscientos mil hombres a pie -sin contar los niños- cantidad que teóricamente liberó Moisés (aunque ya de salida podemos dar por sistemáticamente inexactas y exageradas las cifras a las que se recurre en la Biblia y en general en prácticamente todas las fuentes antiguas).

Más allá de eso la imagen general que la tradición judeocristiana ha difundido sobre la “esclavitud en Egipto” del pueblo hebreo no encaja, por muchas razones, entre lo que sabemos cierto históricamente. Empezando porque la supuesta llegada al país del Nilo de los primeros contingentes de hebreos “invitados” a instalarse allí por su pariente José -pretendidamente dotado de poderes adivinatorios- no parece muy plausible. Y siguiendo por el hecho de que la esclavitud como institución no tenía peso en el sistema socioeconómico egipcio de época faraónica. A diferencia de griegos, babilonios o romanos los egipcios no usaban esclavos de forma importante salvo quizás en las minas y desde luego no para la construcción de sus grandes obras arquitectónicas, verdadera tecnología punta de la época que estaba al cargo de artesanos profesionales, formados, experimentados y bien remunerados.

Por no hablar de que convendría dudar de la existencia de profetas que aseguran estar en contacto con volubles divinidades y obran milagros. No es concebible que nadie pretenda hoy en día creerse que unos dioses de aspecto humano intervinieron en los conflictos militares donde participaron los griegos aqueos, o intente explicar las migraciones vikingas en función de los antojos de Odín. De la misma manera lo cierto es que no hay muchas más razones lógicas para confiar en que la mano de un hipotético dios único se encuentra detrás de los eventos políticos ligados a la génesis histórica del pueblo hebreo. A partir de ahí un relato basado esencialmente en defender lo contrario y contarnos la intervención de dicho dios para salvar a su pueblo de una incoherente cautividad en Egipto, de la cual no existe ningún rastro arqueológico ni otras fuentes documentales más allá del propio relato bíblico, creo que debería parecernos un tanto sospechoso. 

La hipótesis temprana y la hipótesis tardía.  

Pese a todo existen autores que defienden la existencia histórica del tal Moisés e intentan ubicar en el tiempo, intercalándolo con la historia conocida, un posible Éxodo del pueblo judío fuera de Egipto, partiendo para ello de las pistas que dan los propios relatos bíblicos, aunque sea expurgándolos parcialmente de la intervención divina. A ese respecto existen esencialmente dos líneas de conjeturas funcionando.

Una sitúa el proceso conocido como Éxodo en torno a finales del s. XVI o principios del s. XV a.n.e. en relación con el final del denominado Segundo Período Intermedio Egipcio.

Lo que sabemos a ciencia cierta es que en torno al s. XVIII a.n.e. el Imperio Medio Egipcio colapsó debido a la invasión del país por parte de un conglomerado de pueblos guerreros extranjeros llegados a través del Sinaí y comúnmente denominados hicsos (el nombre helenizado de la denominación egipcia heqa-jasut, que simplemente significa "gobernantes extrajeros"). De hecho la naturaleza y procedencia concreta de esos invasores hicsos es casi tan incierta como pueda serlo la de los posteriores “pueblos del mar” que también desataron el caos en la región unos cuantos siglos después. De esa forma podemos pensar en los hicsos como una especie de trasunto egipcio simplificado de algunas de las “invasiones bárbaras” que sufrió el Imperio romano en su fase terminal. En este último caso los protagonistas de las mismas fueron una combinación de pueblos y etnias sobre todo de origen germánico, aunque también había entre ellos pueblos migrados desde oriente como los hunos y algunas tribus salidas originalmente de Escandinavia. Por su parte en lo que respecta a los hicsos hoy creemos que el grueso, o al menos una parte importante de los contingentes que integraban sus rangos, procedían de la zona de Canaán. Tendríamos así una explicación para la posible llegada de los primeros hebreos a Egipto, solo que de una forma ligeramente diferente y más hostil a como la describe el mito de José: quizás esos primitivos hebreos se desplazaron hacia el Delta del Nilo integrados dentro de esa marea humana que cayó sobre el Norte de Egipto y luego se extendió por otras zonas del país, arrasando y saqueando. Catástrofe de la que los escribas egipcios dejaron constancia y los historiadores luego denominaron como "invasión de los hicsos".

En cualquier caso dichos pueblos fueron expulsados de Egipto más o menos para la época del faraón Amosis I (1550-1525) lo que, siguiendo con la hipótesis anterior de asociar los movimientos de los hebreos con los de los hicsos, nos daría a su vez una posible fecha para ubicar el Éxodo.

Finalmente esta hipótesis posee una ventaja añadida ofrecida por la cronología en que nos moveríamos. Precisamente en torno a finales del s. XVI a.n.e. (probablemente un poco antes, pero a veces las fechas se mueven arriba o abajo para encajar la teoría que se quiera) quizás se produjo la explosión de la isla de Tera en el entorno minoico. El caso es que, quienes pretenden dar un cierto recubrimiento de verismo "científico" al relato bíblico, al ubicar el Éxodo en este período, suelen a su vez estirar un poco las fechas respecto a la catástrofe de Tera para hacerla coincidir cronológicamente con la época de la expulsión de los hicsos y relacionar así "las plagas de Egipto" con posibles fenómenos marinos y atmosféricos de alguna forma ligados a dicha explosión volcánica. De esta forma la implosión de la isla griega habría desencadenado por todo el Mediterráneo oriental una serie de tsunamis, movimientos sísmicos y alteraciones climáticas que a su vez acompañarían o precederían la salida de los hicsos de Egipto. Si con ellos viajaban contingentes de hebreos, quizás con posterioridad habrían narrado todos esos hechos de forma un tanto fantasiosa bajo la forma del mito del Éxodo. 

Pero claro, si nos tomamos más o menos en serio el relato del Éxodo, e intentamos explicarlo dando por buenos la mayor parte de hechos que narra y ubicándolo en estas fechas, entonces hay que explicar también por qué en el texto bíblico se habla de la liberación de unos pacíficos esclavos y no de la expulsión de una confederación de saqueadores. Los cuales además seguramente fueron expulsados por la fuerza y con mucho gusto por parte de los egipcios, no a disgusto y debido a una serie de supuestas plagas de las que no queda evidencia arqueológica o textual en el seno de una cultura como la egipcia que lo anotaba prácticamente todo por mano de sus escribas.

Por ello otra hipótesis distinta de la anterior, menos probable pero curiosamente mucho más difundida, ubica el Éxodo del pueblo hebreo durante el reinado de Ramsés II (1279-1212 a.n.e.). La Biblia no menciona jamás el nombre concreto del faraón implicado en los hechos relativos al mito del Éxodo, pero sí cita expresamente que bajo su mandato los hebreos cautivos en Egipto habrían trabajado en la construcción de las ciudades de Pithom (Per-Atum) y Ramesés (Pi-Ramsés, la antigua Avaris), la segunda de las cuales se ha teorizado que fue reconstruida o reocupada precisamente durante el reinado de Ramsés II.

Colateralmente esta conjetura tendría una “ventaja” añadida que gusta mucho a algunos sectores de investigadores llamémoslos “heterodoxos”, ya que permitiría ligar el monoteísmo del pueblo hebreo al legado de la herejía de Akhenatón. Así de alguna forma los hebreos cautivos en Egipto habrían conocido supuestamente la idea del monoteísmo a partir del período de Amarna en la segunda mitad del s. XIV antes de nuestra era, más o menos entre los años 1350 y 1330. Con posterioridad, tras la caída en desgracia del culto promovido por el faraón “hereje”, los hebreos no solo no habrían olvidado ese legado sino que lo habrían interiorizado, reelaborado, y tras eso unas décadas después se produciría finalmente el Éxodo en época de Ramsés II, proceso por el cual los hebreos se habrían llevado con ellos ese monoteísmo adquirido en Egipto a la zona de Canaán.

Desafortunadamente esta ocurrente hipótesis (atractiva a simple vista) posee bastantes puntos débiles (al margen de que el monoteísmo de Akhenatón es bastante discutible, por decir algo). Entre ellos que, una vez más, el intento de buscar hechos históricos que coincidan con el relato bíblico, para luego aseverar la veracidad de éste último, lleva a callejones sin salida. Sobre todo cuando en dicho relato se encuentran una y otra vez detalles que no encajan con los datos de la historia de Oriente Medio que conocemos con claridad a través, por ejemplo, de la arqueología. Así en el relato Bíblico tras el paso del Mar Rojo por parte de los hebreos no solo el ejército del faraón es sepultado por las aguas sino también el faraón mismo (aunque algunas películas basadas en el relato cambien este detalle). Pero el caso es que sabemos que Ramsés II no pereció bajo las aguas ni es probable que perdiese ningún ejército de esa forma ya que, de hecho, no tuvo ningún problema en desarrollar una cierta política militar manteniendo la presencia egipcia en la zona del actual Israel, lugar a donde se supone que los hebreos habrían huido del poder del faraón. Pero como digo en esa época los egipcios controlaban también aquella zona y desde luego poseían abundantes tropas acantonadas en el Sinaí como para que los hebreos no pudiesen pasarse cuarenta años vagando por la región sin toparse con esas guarniciones.

Con todo, pese a su inconsistencia, las anteriores son las principales hipótesis para ubicar dentro de la historia conocida el relato del Éxodo de los hebreos. Ambas logran encajar algunos hechos dentro de una secuencia histórica más o menos lógica… pero inevitablemente chocan con incoherencias a la hora de cuadrar otros múltiples detalles.

Entre esos detalles que todavía no he mencionado destaca la descoordinación entre la cronología histórica hoy conocida frente a la particular línea del tiempo usada por los autores bíblicos. De esta forma el Antiguo Testamento especifica que los israelitas salieron de Egipto unos 480 años antes de que el rey Salomón construyera el Templo. Esa construcción data aproximadamente de mediados del s. X a.n.e. por lo que la fecha aproximada para el Éxodo caería a finales s. XV a.n.e. A su vez según el Éxodo el destierro en Egipto había durado 430 años (en realidad a lo largo del texto se ofrecen varias cifras distintas, más adelante volveré sobre ello), con lo cual la llegada de los israelitas a los márgenes del Nilo debería haber ocurrido durante el s. XIX a.n.e. Estas fechas parecen más o menos encajar con la hipótesis de los hicsos, siempre y cuando les otorguemos un margen de inexactitud de unos cien años por arriba y por abajo, pero a su vez los mismos textos sagrados emplean en ocasiones topónimos (recordemos la hipótesis que ubica el Éxodo en el s. XIII a.n.e.) que pertenecen a etapas históricas inequívocamente posteriores. Además, existe un problema adicional que complica aún más todo lo anterior. Los textos del Antiguo Testamento suelen afinar sus cálculos cronológicos a través de genealogías familiares, las cuales para ser exactas implicarían sistemáticamente extraordinarias longevidades, a veces cientos de años de vida, en el caso de algunos de los personajes citados. Algo "improbable" por decir algo, máxime con las condiciones sanitarias de hace varios milenios. Todo lo cual debería llevarnos a desconfiar a primera vista de las indicaciones cronológicas proporcionadas en los libros más antiguos de la Biblia. 

En suma, al final volvemos a encontrarnos una y otra vez frente al problema de que ninguno de los procesos históricos más o menos conocidos, o las dataciones que manejamos para la historia antigua de Oriente Medio, permite encajar satisfactoriamente en un período y contexto concretos la narración bíblica sobre la legendaria cautividad de los pacíficos hebreos en Egipto. Narración que da la impresión de contener en su seno pistas contradictorias entre sí. 

Por tanto de cara a desenredar esa enmarañada madeja voy a explicar en profundidad una interpretación de los hechos diferente a las anteriores pero que me parece mucho más acertada. No obstante para ello tendremos que dar varios saltos en el tiempo.

El trasfondo político y la invención de la leyenda.

El primero de esos saltos nos va a llevar a finales del s. X a.n.e. y nos va a explicar el Porqué y el Cuándo de lo que voy a contar después.

Veamos. Tras la muerte del mítico monarca Salomón sabemos que se produjo una escisión en el joven reino de Israel. Reino que a su vez era la expresión política unificada a la que habían llegado con el tiempo los hebreos instalados en Canaán (tras su hipotético paso por Egipto o no). Así pues en torno al 928 a.n.e. ese reino de Israel unificado y formado por las famosas doce tribus de Israel se dividió en dos entidades. Por un lado una entidad que siguió llamándose Reino de Israel, ubicada al Norte y con capital en Samaria, reino que además mantuvo bajo su control a la mayoría de las tribus hebreas. Por otro lado el llamado Reino de Judá en el Sur el cual al menos conservó como capital la emblemática Jerusalén. A partir de ahí hubo frecuentes guerras entre ambos reinos judíos que solo sirvieron para debilitarlos.

El Reino de Israel en el Norte se mantuvo independiente hasta finales del siglo VIII, en torno al 722/720 a.n.e. cuando fue conquistado por el Imperio Asirio. Atención ahora porque esto es importante. Siguiendo una práctica muy común en la época, empleada para pacificar territorios recientemente sometidos, los asirios tras la conquista procedieron a deportar la mayoría de la población del derrotado reino de Israel, separándola entre sí y ubicándola en diversas zonas ya controladas hacía tiempo por el Imperio asirio. A su vez población de otras zonas de dicho imperio fue enviada a repoblar las áreas del Norte de Canaán que acababan de quedar despobladas.

En base a todo ello los judíos dispersados por territorios asirios terminaron siendo asimilados, hicieron suyas otras formas de vida, se integraron en su nueva cultura y poco a poco dejaron atrás sus señas de identidad adoptando otras. Debido a ello se les pierde la pista y desaparecen de la historia como entidad diferenciada. Por cierto, de ahí procede en parte el mito de las tribus perdidas de Israel.

Por su parte el Reino de Judá, al Sur, sobrevivió como entidad política independiente un poco más, hasta el s. VI a.n.e. cuando fue definitivamente conquistado por el Imperio caldeo o Neobabilónico (en cierta forma un revival o "remake" del Imperio creado por Hammurabi doce siglos antes, aunque en un contexto diferente). Ese imperio babilónico arrasó Jerusalén, su famoso Templo (supuestamente construido en época de Salomón) fue destruido en torno al año 587 a.n.e. y la élite judía superviviente fue obligada a vivir en Babilonia sucediéndose también en este caso las deportaciones.

La primera de ellas ocurrió en realidad un poco antes de la caída de la capital y tuvo lugar en torno a finales del s. VII a.n.e., quizás en el año 605. Mientras tanto la segunda y última se produjo en el 587/586 a.n.e. tras la caída de Jerusalén y el colapso definitivo del reino de Judá. Esa última deportación, como se ha insinuado, afectó sobre todo a clases altas del extinguido reino judío del Sur, sacerdotes, nobles, funcionarios, etc., que se mantuvieron en la capital asediada hasta el final. Tras la toma de la ciudad dichas élites fueron trasladadas junto con sus familias a Babilonia, mientras parte del pueblo llano huyó a zonas como Egipto o Siria.

Esa estancia en Mesopotamia de las últimas clases dirigentes hebreas supervivientes no se prolongó demasiado. En el año 539 a.n.e. Ciro II el Grande, rey de Persia, conquistó a su vez Babilonia y dos años después permitió a los hebreos residentes allí regresar a sus antiguas posesiones en Israel -como vasallos suyos eso sí- y reedificar el Templo de Jerusalén (el llamado Segundo Templo que seis siglos después fue nuevamente destruido, en este caso por los romanos).

Pero esto ya no nos interesa. Así que volvamos a la época de la forzada estancia en Babilonia. Durante esa “cautividad en Babilonia” de más o menos cincuenta años (una etapa que sí conocemos bien y sabemos que fue real, a diferencia de la supuesta cautividad en Egipto) los hebreos “valiosos” pasaron a desarrollar trabajos artesanales y algunos incluso fueron reubicados en cargos importantes de la administración imperial babilonia. Con el tiempo esa posición relativamente cómoda e influyente dentro de un imperio más o menos tolerante les permitió –a diferencia del grupo judío desintegrado por los asirios- mantener su identidad como contingente humano diferenciado. De hecho no solo la mantuvieron, sino que la rediseñaron.

En concreto es en ese momento clave de la historia judía donde, lejos de su casa y al borde de la extinción como pueblo, diversos grupos sacerdotales judíos -lo más granado de la intelectualidad hebrea- temerosos de acabar como sus parientes deportados por los asirios (que habían olvidado sus raíces) se reinventaron como nación acabando de poner por escrito un mito fundacional en el que llevaban tiempo “trabajando”, el de la “esclavitud en Egipto” que no era tanto un relato histórico real como una pura invención. Invención que en ese contexto concreto sirvió de cara al interior del grupo hebreo como metáfora de la terrible “esclavitud" que padecían por entonces en Babilonia (solo que sin mencionar de forma explícita esto para no ofender a sus dominadores) y por tanto también como relato esperanzador de cara a una futura liberación. Eso era posible porque la sensación de postración y servidumbre, así como de nostalgia, era generalizada entre los exiliados incluso entre los que gozaban de más libertad y una cierta posición.

Para estos últimos su más o menos cómoda estancia en el seno del Imperio caldeo era percibida igualmente como una esclavitud terrible, no tanto por las duras condiciones de vida sino, al contrario, por las condiciones de vida demasiado relajadas que amenazaban con volver disolutas y descreídas a las nuevas generaciones. Babilonia, la ciudad ramera, un entorno urbano, rico, mercantil, donde convivían apenas sin segregación múltiples culturas y dioses, debió resultar una pesadilla para los sectores sacerdotales a la cabeza del pueblo hebreo. Casta cuyo objetivo en la vida era preservar la naturaleza distinta y homogénea del pueblo judío como conjunto, incluso al margen del bienestar individual de sus integrantes. Y es que si bien en la actualidad el pueblo judío, salvo excepciones, está constituido en gran medida por grandes intelectuales y hombres de negocios situados en puestos importantes de sociedades abiertas, democráticas, en cambio la sucesión de desgracias que paradójicamente lo ha permitido es posterior a la época romana y la forzada diáspora de los judíos por el mundo, algo que en cierta forma obligó al colectivo judío a adaptarse con el tiempo a normas externas a su cultura de base.

En cambio, en la época antigua, debemos pensar en los judíos como un grupo humano fuertemente aislacionista, poco innovador y profundamente conservador, regido por una élite teocrática totalmente volcada en la conservación a toda costa de una serie de tradiciones ancestrales pretendidamente establecidas por la divinidad. Pero de cara a ser un "pueblo elegido" hay que diferenciarse de alguna manera de los que no lo son. Sin embargo los hebreos se encontraban encajonados por la Geografía justo en medio de las zonas de actuación de otras civilizaciones como la egipcia, la griega helenística o los diversos imperios salidos del mundo mesopotámico. Estaban por tanto rodeados de entidades más poderosas militarmente pero también culturalmente más pujantes y más abiertas al comercio, las ciencias o el cosmopolitismo que los judíos. De esta forma esos poderosos vecinos eran vistos como amenazas no solo en el plano militar sino también en el cultural, amenazas de las que había que aislar al pueblo para que no se "contaminase" y eso le llevase a perder sus señas de identidad, cuya conservación, ya se ha comentado, era vista como un fin en sí mismo (una actitud muy conservadora pero también pese a todo muy "moderna" en tanto que el nacionalismo contemporáneo también muestras a veces este tipo de comportamientos).

En otras palabras, teniendo en cuenta lo anterior los judíos de la antigüedad podrían ser descritos en cierta forma como los talibanes de su época, es decir una sociedad profundamente fanatizada y cerrada sobre sí misma en base a imperativos religiosos. Y en gran medida, como se ha dicho, en el caso judío esa identidad se solidificó durante su obligada estancia en Babilonia, momento en que se acabaron de perfilar algunos de sus mitos fundacionales ante la amenaza que suponía la posibilidad de asimilación.

Pero de cara a entender mejor el sentido de todo esto resulta necesario darle aún una vuelta más a la tortilla. Nadie dijo que esto fuese a resultar fácil.

El análisis literario y el problema de la multiplicidad de fuentes.

Ahora que empezamos a vislumbrar el Porqué y el Cuándo vamos a aproximarnos a la cuestión del Cómo se dio forma al mito.

En concreto, dentro de las docenas de “libros” que componen el Antiguo Testamento, la Historia de los orígenes del pueblo judío, incluyendo la historia de Moisés (que es en la que me estoy centrando hoy) está contenidas en lo que nosotros llamamos Pentateuco que a su vez conforma la base de lo que los judíos denominan Torah: cinco libros o relatos más o menos diferenciados llamados Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. Centremos nuestra atención en ellos.

Como en casi todas las culturas en el caso de los judíos las primeras tradiciones relatando hechos históricos propios no fueron escritas sino orales y surgieron mucho tiempo después de los sucesos que decían “recordar”. De hecho en el mejor de los casos los primeros relatos orales judíos “recordando” la historia de Abraham datarían de los siglos XII y XIII antes de nuestra era, en este caso al menos medio milenio con posterioridad a los sucesos que narraban.

Tras esa etapa oral -coincidente por ejemplo con el momento en que los griegos tal vez empezaron a transmitir sus propios mitos a través de primitivos bardos- las primeras puestas por escrito de algunos de esos relatos datan en el caso de los judíos de la época de los míticos David y Salomón, en torno al s. X. Pero en realidad la fijación por escrito de la inmensa mayor parte de lo que luego sería el Antiguo Testamento es aún muy posterior a todo esto.

Un problema añadido es que, al igual que ocurre luego con los cuatro Evangelios canónicos o las supuestas epístolas de San Pablo, el nombre y el autor dados a los diferentes libros del Antiguo Testamento no se corresponde necesariamente con su autor real. Por ejemplo tras el llamado “libro del profeta Isaías” se reconoce la mano de por lo menos tres autores (el propio Isaías o quizás un poeta contemporáneo al mismo que usurpó su identidad, otro Isaías posterior que vivió en Babilonia y un TardoIsaías que ya habría regresado del exilio). Y en esa línea el resto de libros del Antiguo Testamento y de la Biblia en general rara vez se corresponden con un relato escrito por una única persona en un momento histórico concreto sino que en realidad en casi todos los casos se trata de agregados. En esos agregados, a lo largo del tiempo, se fueron superponiendo correcciones y líneas de texto añadidas por diversas personas que vivieron con siglos de diferencia entre sí, ocasionalmente en lugares distintos y que, además, normalmente ponían por escrito su relato de los hechos "de oídas" y mucho tiempo después de que supuestamente hubiese ocurrido lo que redactaban, debido a lo cual frecuentemente incurrieron en inexactitudes. De esta forma los libros de la Biblia son como yacimientos arqueológicos donde hay que ir identificando estratos cada uno de los cuales posee la particularidad de albergar en su interior restos procedentes de distintas épocas y mezclados al azar, tal vez algunos de ellos falsos.

    Esa maraña de fuentes y la mezcolanza de autores implicados en el proceso de invención y reescritura del mito se aprecia indirectamente en las diversas contradicciones que se pueden encontrar dentro del propio Pentateuco o bien al confrontarlo con otros libros del Antiguo Testamento. Así en dichos escritos llegan a coexistir por ejemplo tres diferentes explicaciones de cuales fueron exactamente las diez plagas de Egipto (comparar al respecto Exodo 7-12 con los Salmos 78 y 105). En el libro del Éxodo el Arca de la Alianza es obra de un tal Bezaleel pero en el Deuteronomio se da a entender que fue en cambio construida por el propio Moisés. El tiempo que los israelitas pasaron en Egipto desde su llegada hasta su "liberación" cambia según los pasajes que se estén leyendo (se citan para ello distintas cantidades que van desde los 350 a los 430 años). Así como también varían según los versículos el pretendido color y sabor del milagroso "maná", la denominación precisa del lugar en que Moisés hizo brotar agua de una roca ("Rephidin" según unos pasajes del éxodo, "Kadesh" en el Deuteronomio), o el nombre del lugar en que muere Aaron ("Mosera" según unos versículos, el Monte "Hor" según otros), todo ello entre docenas de otras incoherencias y equívocos. De hecho prácticamente cada topónimo y cada cifra de tiempo o cantidad numérica que aparece mencionada específicamente en los pasajes en que se cuentan la historia de Moisés y la huida de Egipto entra en contradicción con algún otro dato emplazado en una línea distinta del texto. 

Tal es así que centrándonos solo en los cinco textos que forman el Pentateuco se pueden reconocer al menos cuatro fuentes o tradiciones literarias distintas.

  En primer lugar una llamada Tradición Yahvista, datada entre finales del s. X y el s. IX a.n.e. Puesta por escrito de la mano de algunos autores que vivían probablemente en el Reino de Judá.

Luego una Tradición Elohísta, bajo la cual se añadieron al relato anterior nuevos datos y líneas de texto, todo ello durante el s. VIII y en este caso en el Reino de Israel.

Un poco por libre en torno al siglo VII (aunque otras fuentes prefieren creer que su época fue el s. V.). se aprecia la mano de un autor particular, o tal vez una escuela entera de autores particulares, en todo caso una línea distinta de las anteriores y que influyó sobre todo en la elaboración del Deuteronomio por lo que a veces se le/s cita como El Deuteronomista.

Finalmente llego a donde me interesa. Se identifica en varios libros del Pentateuco una llamada Tradición sacerdotal. En este caso el autor o autores fue un sacerdote/s que vivió en el exilio babilónico y que mezcló las fuentes yahvista y elohísta preexistentes, añadiendo a todo lo anterior detalles nuevos y dando lugar con ello a la versión definitiva que hoy conocemos de toda esa parte del Antiguo Testamento. La mano sacerdotal se reconoce entre otros detalles por su obsesión (con motivaciones evidentemente legitimadoras de su propia clase social) a la hora magnificar en la historia de Moisés el papel de su hermano Aarón, pretendido ancestro de los Sumos Sacerdotes hebreos de época posterior.

Como anécdota para dar un respiro entre esta maraña de datos diré que un rastro de esas viejas tradiciones religiosas levíticas, algunas de las cuales se remontan a entonces en su invención, ha encontrado acomodo en la cultura de masas. Así el actor Leonard Nimoy hijo de judíos ortodoxos se inspiró en un viejo signo aun realizado por rabinos cuando se inventó el icónico “saludo vulcaniano” bien conocido por los descarriados seguidores de "Star Trek".   

Volviendo a lo que nos ocupa es interesante anotar que, aprovechando su probable acceso franco a los archivos babilónicos, el misterioso autor o autores detrás de la mencionada fuente sacerdotal copió sin ningún disimulo diversos mitos mesopotámicos de época Sumeria y los integró como si tal cosa en los textos sagrados hebreos haciéndolos pasar como pasajes originales y propios de la cultura judía (de esta forma aún hoy es posible detectar rastros del Enûma Elish -un poema mesopotámico- sobre todo en el libro del Génesis y detrás de mitos como el de la Creación o el de Noé).  

Y más importante que todo lo anterior. La clase sacerdotal hebrea acabó por entonces de dar forma definitiva a su monoteísmo (el cual de todas formas seguramente ya venía imponiéndose al menos desde el siglo anterior). Porque aunque habitualmente se asume que el monoteísmo de los judíos fue su rasgo distintivo desde el comienzo de su historia como pueblo eso resulta hoy francamente dudoso.

Inicialmente los patriarcas hebreos parecen encajar en un tiempo donde los dioses eran territoriales, es decir, su poder se vinculaba a una región y un pueblo determinados, con lo que el concepto de un único dios cuyo poder alcanza todo el universo seguramente se desarrolló tiempo después. De hecho, es bastante probable que patriarcas de Israel como Abraham, Isaac o Jacob ni siquiera creyeran en el mismo dios o que creyesen en varios, incluso que incluyesen en su panteón algunas divinidades femeninas de origen fenicio o similares. Yahveh en un primer momento solo era para su "pueblo elegido" el dios principal entre una multiplicidad de dioses menores. Eso lo respalda la arqueología que ha encontrado multitud de estatuillas e incripciones relativas a diversas deidades en habitáculos de la zona ocupada por los hebreos durante las primeras fases de su desarrollo histórico.  

A lo largo de esas etapas los hebreos evolucionaron en sus creencias pasando de un estadio inicial en el seno del cual se reconocía la existencia de varios dioses a otro estadio posterior donde se asumió que sólo uno de esos dioses resultaba suficientemente digno de adoración. Todo ello hasta que finalmente esa última creencia acabó por recubrirlo todo. En otras palabras lo que ocurrió fue una evolución hacia el monoteísmo desde un politeísmo inicial, pasando por fases de lo que se denomina como henoteísmo o monolatría.

Por supuesto una vez llegados al estadio final de su evolución teológica se intentó borrar todo rastro de esa incómoda transición en las posteriores y sucesivas puestas por escrito de los mitos originales judíos, llevadas a cabo por sacerdotes una vez que el monoteísmo se había afianzado como rasgo distintivo. Pero eso no impidió que se aprecien algunos rastros de lo anterior en pasajes como la adoración al becerro de oro, o a través de los extraños cambios en la denominación o el comportamiento atribuidos al dios único, el cual según los pasajes a veces resulta compasivo, otras cruel, caprichoso, o vengativo, como si tuviese un serio problema de personalidad múltiple. Eso se debe muy probablemente a la superposición de pasajes y de manos que los escribieron procedentes de distintas épocas y consiguientemente de distintas fases de evolución del monoteísmo judío.

Por ejemplo, se aprecian residuos de todo lo anterior en pequeños gazapos supervivientes dentro de los textos sagrados, como cuando Moisés tras cruzar el Mar Rojo exclama: "¿Quién como tú, Jehová, entre los dioses? (Éxodo 15:11). O cuando su suegro dice refiriéndose a los egipcios: "El mal que hicieron se volvió contra ellos y, en esto, reconozco que es el Dios más grande" (Éxodo 18:11). Y en muchas otras líneas del texto sagrado que no vienen a cuento.  

Conclusiones.

Dicho todo esto podemos plantear lo siguiente.

El mito del Éxodo, junto con otros pasajes sobre los orígenes del pueblo judío, formaba parte de un amplio corpus de historias que se fue gestando en el seno de la clase sacerdotal hebrea. Esas historias sin duda evolucionaron con el tiempo, fueron modificándose, deformándose y adaptándose -primero al formato oral y luego al escrito- a la vez que se producía una división de esa clase sacerdotal judía con la partición del protoEstado hebreo en dos reinos distintos durante la primera mitad del I milenio a.n.e.

No obstante el momento clave en que el mito fue definitivamente fijado por escrito y dotado de los detalles definitivos que han llegado hasta la actualidad fue probablemente el s. VI a.n.e., de la mano de sacerdotes procedentes del reino de Judá exiliados en Babilonia.

Tras ese proceso se identifican móviles ideológicos relacionados con la necesidad de justificar(se) la situación que experimentaba el pueblo hebreo por entonces. En un tiempo en que la dominación política de unas sociedades sobre otras se relacionaba indirectamente con el poder de los dioses a los que adoraba cada colectivo, de alguna forma los sacerdotes del dios hebreo se vieron obligados a explicar ante sus seguidores la aparente impotencia de su dios tutelar a la hora de proteger a los reinos de Israel y Judá que habían adoptado su culto como estandarte. Esa justificación se llevó a cabo a través de dos mecanismos. Por un lado aludiendo a la existencia de un plan divino superior de cara al futuro. Por otro planteando la situación de postración de los hebreos como un merecido castigo debido a las dudas y pecados cometidos en el pasado por los fieles y algunos de sus soberanos (de esta forma además la casta sacerdotal debilitaba al poder monárquico civil, del que siempre desconfió, volcando sobre él la responsabilidad de la caída de los reinos de Israel y Judá). 

  Dentro de ese macroproyecto de invención de una historia nacional se trataba también de dotar a los hebreos de un pasado mitificado y singular. Un pasado del que se pudiesen sentir orgullosos como pueblo y que simultáneamente proporcionase esperanza de que era posible escapar a la situación de exilio y dominación que vivían por entonces (en Babilonia o inmediatamente después ya de vuelta a Jerusalén pero aceptando la subordinación a los persas) aludiendo a que algo parecido a eso ya había sucedido antes. Aunque no era realmente así.

Concretamente en relación a esto último se dio forma definitiva a la leyenda de Moisés. Como toda leyenda, ésta tiene una parte de verdad. Esa base de verdad es el proceso de migración violenta de los hicsos ocurrida muchos siglos antes. En su momento esa invasión de Egipto por parte de los hicsos pudo contar en su seno con la participación activa de grupos de hebreos o bien, más probable quizás, simplemente darse en paralelo a diversas pequeñas migraciones hacia Egipto de algunos contingentes de esos primitivos pastores seminómadas quienes aprovecharon el caos para reasentarse en terrenos más fértiles. Todo ello en cualquier caso acabó por dar forma a un borroso recuerdo colectivo que pervivió entre las poblaciones de la zona de Canaán en general y entre los hebreos en particular. Con el tiempo sus sacerdotes (por entonces, como casi todas las clases sacerdotales de la antigüedad, los encargados de controlar, mantener y llegado el caso “inventar” la historia del “pueblo elegido”) recurrieron a ese recuerdo, se lo apropiaron y lo adulteraron para adaptarlo a sus peculiares necesidades, usándolo como base de un mito nacional judío que explicaba sus orígenes como pueblo, a la vez que les proporcionaba a los hebreos una legitimación “histórica” a sus reclamaciones sobre el grueso de la zona de Canaán frente al resto de pueblos que poblaban la región y frente a las apetencias de los poderosos imperios limítrofes.

Luego, en torno a ese armazón, se fueron añadiendo detalles que dotasen de realismo y "veracidad" al conjunto. El problema es que esos detalles se fueron recogiendo de distintas fuentes a lo largo de períodos diferentes, lo que hace que el agregado final sea un collage donde se perciben múltiples influencias algunas de ellas contradictorias entre sí. De ahí que encontrar un período cronológico preciso donde encajar en bloque y literalmente lo que se cuenta en muchos libros del Antiguo Testamento (particularmente en los que forman parte del Pentateuco y más en particular todo lo relativo a la historia de Moisés), constituye una imposibilidad metafísica, ya que los distintos datos, nombres y hechos que forman el conglomerado final fueron recogidos, como se ha mencionado, de fuentes, lugares y períodos diversos. En otras palabras, como vimos en el primer epígrafe de esta entrada, resulta imposible ubicar de forma totalmente satisfactoria la historia de Moisés dentro de una etapa histórica concreta porque en realidad la leyenda que se quiere situar es una mezcla de diversos pasajes elaborados y recolectados por separado, mezclados luego en función de necesidades ideológicas, no a partir de criterios basados en el rigor histórico. 

Por un lado se tomaron prestados fragmentos de historias propias del mundo mesopotámico. En ese sentido mismamente la historia del nacimiento, abandono y posterior recogida de las aguas del recién nacido Moisés presenta curiosos parecidos con otros mitos orientales en muchos casos anteriores al del propio Moisés, lo que nos indica el plagio. Así la historia del niño abandonado por su auténtica familia debido a una fuerza mayor, quien es luego encontrado por otra familia que acoge a ese infante, el cual con el tiempo y dadas sus grandes dotes se convertirá en un gran héroe, ya la encontramos en Sargón de Acad (s. XXIII a.n.e.). Incluso más adelante, en fechas tardías, también se relaciona este mito con Ciro II el Grande, al que los judíos conocieron perfectamente. En general se trata de un modelo de historia al que solían recurrir durante la antigüedad por ejemplo usurpadores al trono que no poseían suficiente sangre noble, todo ello con el propósito de dignificar sus orígenes. Sin embargo esa tipología de historia prefabricada también se usó, con ligeras variaciones en cada caso, para dar forma a múltiples mitos: Edipo, Perseo, Paris, Egisto, Rómulo… y Moisés.

Por otro lado en el Antiguo Testamento y de cara a describir el Egipto de época de Moisés una vez más se combinaron referencias sobre esa región sacadas de diversas fuentes. Eso conllevó la mezcla de datos y nombres pertenecientes a distintas etapas cronológicas, desde algunos topónimos procedentes de la época de Ramsés II en el s. XIII a.n.e., a otros típicos del s.VII, cuando Psamético intentaba recuperar el esplendor faraónico reconstruyendo ciudades como la Pithom que se cita en el texto bíblico. 

En ese sentido es probable también que la historia de la separación de las aguas del Mar Rojo derive de un texto egipcio previo ya que se parece sospechosamente a un cuento que se remonta al Imperio Antiguo egipcio en el que el mago Djadjaemonk separa las aguas, aunque en su caso para un propósito bastante mundano: buscar una joya que se le había caído a una concubina del faraón Snefru mientras remaba semidesnuda en una barca.

Finalmente se añadieron a todo ese conglomerado de referencias y simbologías de procedencias variadas los detalles sobrenaturales con finalidad teológica propios de la cultura y religión hebreas. Es decir se recubrió todo el andamiaje mítico antes descrito con el manto de un dios único, intentando además tapar los rastros de viejas versiones de la historia en las que ese dios no era tan único.

Por supuesto la reconstrucción de los hechos que acabo de plantear es solo una conjetura entre varias posibles, en este caso basada en la vieja Teoría documental obra de un teólogo y orientalista alemán del s. XIX llamado Julius Wellhausen. Hoy en día obviamente existen varias hipótesis alternativas que actualizan, complementan, o bien critican ese planteamiento, de cada una de las cuales se han escrito a su vez múltiples libros. No obstante algo que tienen en común esas hipótesis más o menos serias y bien documentadas es que en todos los casos usan diversas combinaciones de los conceptos y datos que he ido desgranando. Así el debate puede centrarse en torno a si este proceso que he descrito ocurrió durante el s. VII o bien a lo largo del s. V, es decir un poco antes o en cambio un poco después del exilio de Babilonia, consiguientemente si la tradición sacerdotal es de cuño verdaderamente babilónico o si por el contrario se inscribe más bien en el posterior período de dominación persa, o si realmente hay cuatro, tres o cinco fuentes distintas para el Pentateuco y de dónde copió en concreto cada una de ellas.

Pero lo que no varía, como digo, es asumir que no estamos ante nada más que un mito, elaborado por hombres, a lo largo de épocas diferentes, mezclando y copiando datos de múltiples fuentes, parte de ellos erróneos o directamente inventados y con una finalidad política de fondo.

Por tanto espero que después de explicar todo esto se entienda ahora que recrear estos mitos de forma literal es algo absurdo por completo, ya que si nos paramos a pensar en lo que se cuenta los datos no tienen verdadero sentido ni coherencia interna.

58 comentarios:

  1. Mira que he visto críticas serias en documentales y revistas sobre los mitos de la Biblia pero nada tan completo tan bien argumentado como este texto. Y me pregunto yo ¿Cómo algo con un potencial de divulgación a día de hoy (En el momento social crítico de Europa respecto a la religión) no se vende?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque es incómodo. Hoy en día hay excelente divulgación científica a través de documentales, conferencias públicas o páginas web. Pero se circunscribe a cosas que molestan hasta un determinado punto: la creación del universo, el creacionismo vs la evolución, desenmascarar cuestiones relativas a la homeopatía o la adivinación… eso a veces molesta a las personas que mantienen opiniones quizás incorrectas, pero nada comparado a lo que molesta como te metas de verdad en la génesis de las creencias de verdad, o sea no las que condicionan como imaginas los tratamientos médicos o el cambio climático sino las creencias que nos definen como personas: las opiniones religiosas y políticas, las cuestiones relativas a las diferencias sociales, los mitos de los distintos nacionalismos (tanto estatales como centrífugos), lo que hizo tu abuelo en la guerra… ahí ya no es lo mismo y el buen rollo se acaba.

      Al margen de que necesariamente una explicación más o menos sostenible va a ser inevitablemente larga y compleja. No hay forma de desentrañar estas cosas en un documental de media hora o una entrada de diez párrafos. Lo que nuevamente resta público. Como no puedes ni podrás jamás acceder con esto a un público masivo y encima una parte del público al que llegues puede molestarse, esto no da dinero.

      Digamos que en cuanto a divulgación científica (pero de ciencias puras, ojo) nunca se ha estado mejor, o menos mal. Hay algunos programas en televisión, buenos documentales, un cierto público para todo ello… Pero en cuanto a divulgación de las Humanidades estamos en una era Pre-Sagan todavía. La mayor parte de materiales divulgativos que existen a través de documentales, revistas de historia del kiosco o en la propia red son o francamente malos o llenos de visiones que van quince o veinte años por detrás de lo que se sabe. Se salva a veces material relativo a cuestiones para las que hay mucho público y cierto consenso o bien indiferencia: los nazis, la evolución humana, etc. Pero todo lo relativo a identidades nacionales y religiosas es todavía intocable ahora mismo, al menos a nivel de difusión de masas. En la red casi no hay nada todavía (nadie quiere berenjenales y la mayoría del material que se produce se limita a relatar aventuras, heroísmos, historia militar, efemérides, anécdotas y tal). Por tanto sobre cuestiones más complejas casi todo sigue en libros, y muchos de ellos escritos en inglés, por especialistas y para especialistas.

      Además de que la Iglesia al monopolizar la enseñanza de la religión en las escuelas ha conseguido de paso que no se enseña nada de esto en las universidades (a fin de cuentas los futuros profesores no van a tener que ocuparse de enseñarlo). Así en las cátedras de antigua o arqueología… se estudia Egipto, el Neolítico o los castros… pero nada relativo a las cuestiones bíblicas, que queda fuera del ámbito educativo por completo. Y si prácticamente nadie estudia esto fuera de estudios de Teología luego tampoco nadie puede divulgarlo…

      Eliminar
  2. He eliminado el primer mensaje del hilo, obra de un forero Anónimo. Si se pasa por aquí no había ningún problema, ha sido sin querer al entrar como administrador e ir a responder le he dado a Eliminar por error. Me dan las gracias y borro el mensaje, me insultan y lo dejo. Soy un desastre.

    Dicho esto. Estaba por la tarde leyendo el As (hay que mantenerse informado sobre cosas importantes) y me he topado con un artículo sobre los estudios de Mireia Belmonte en la p. 32. Está cursando una licenciatura de Publicidad y Relaciones Públicas en la típica universidad privada donde te ponen las cosas un poco más cómodas. En concreto en la Universidad Católica San Antonio de Murcia creación del ínclito José Luis Mendoza. Un tipo que no tiene desperdicio, pero ese es otro tema.

    El caso es que en dicha Universidad la asignatura de Teología es troncal, de forma casi independiente de la carrera que curses. Una muestra un poco de en qué tipo de Universidades y carreras se imparten ese tipo de estudios quizás los únicos a nivel universitario donde se da algo de historia bíblica. También se da algo de Teología y con ello algo de Historia del Antiguo Testamento como optativa creo que en algunas diplomaturas en Magisterio, aunque los contenidos de la asignatura están más volcados al Nuevo Testamento y la figura de Cristo.

    ResponderEliminar
  3. Brillante. Me ha encantado. Escribiste unos post del mismo sabor que esta entrada en un conocido foro de hace unos años pero sobre la Semana Santa y el Nuevo Testamento que también me encantaron.

    Muchas gracias por tomarte el tiempo para escribir esto.

    ResponderEliminar
  4. He conseguido recuperar el mensaje que borré por torpe (este de encima). Aunque ahora sale el último de la cola, pero bueno. Me siento muy satisfecho de haber logrado enmendar el error sin tener ni idea de informática. Mi reciente experiencia me indica que rezar con los ojos cerrados mientras aprietas botones al azar en los menús de Blogger parece dar buenos resultados.

    ResponderEliminar
  5. xd

    Una cosa en referencia a la elección del Monoteismo (o monolatría como dices) ¿A que se debe ese giro radical? Babilonia no era precisamente un ejemplo de religiones monoteistas ¿Fueron luchas de poder dentro del propio clero judio desplazando a otros clases sacerdotales e imponiendo la suya? ¿Había otros ejemplos que seguir?¿Al estar fuera de su territorio solo les quedaron ciertas divinidades a las que rezar en el exilio (lo digo por lo que dices de que había Dioses anclados a ciertos puntos del mapa como ninfas en un rio imagino)?. ¿Qué ventajas tenia un solo Dios frente a muchos? en definitiva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es un misterio. Debo aclarar que ese tránsito fue un proceso. Y como proceso se venía desarrollando de mucho antes y tampoco se conoce la fecha final.

      Es decir, el monoteísmo judío como tal no es un invento que se realizase solo y en concreto durante la deportación a Babilonia. Lamento haber dado esa impresión. Allí lo que resulta muy posible es que se diese forma definitiva al mito del Éxodo (que es en lo que me interesaba centrarme) y ya de paso en ese texto y en otros se fueron expurgando de referencias a etapas previas donde el monoteísmo no estaba claro. Además quizás para individualizarse de lo que les rodeaba el monoteísmo, sin duda el rasgo identitario más característico y peculiar de los judíos, se reafirmó. Posiblemente debido a la necesidad de los exiliados de individualizarse y reafirmarse como pueblo distinto ante la amenaza de ser absorbidos por una cultura más sofisticada.

      Pero el monoteísmo judío no es una creación de una fecha concreta y sin que estén claras las razones. Vamos yo no me atrevo a darlas.

      Como digo. La estancia en Babilonia parece clave para muchas cosas, pero tampoco quiero inducir a la confusión explicando todo en función de ella. No es eso tampoco. La peculiar visión religiosa y los mitos hebreos llevaban un tiempo perfilándose entre las clases sacerdotales de los dos reinos judíos de los siglos precedentes. Hasta qué punto no lo sabemos seguro. Lo que está más claro es que entre el año 700 y el 450 más o menos es cuando el Antiguo Testamento y en relación con él la religión judía toman su forma definitiva. Para algunos lo que sí parece claro es que dentro de ese período en general el apenas medio siglo de estancia en Babilonia fue particularmente clave para algunas cosas, en este caso la redacción definitiva del mito del Éxodo.

      Hay autores que dan más importancia a ese medio siglo y otros que le dan menos y prefieren creer que lo que pasó allí ya se llevaba incubando siglo y medio y se desarrolló todavía durante otro medio siglo o así. En mi caso me he posicionado más con la primera opción.

      En cualquier caso lo del monoteísmo es complejo y mejor no meterse ahí, al menos por ahora. Lo he comentado para que no se olvide que lo que sí está claro más o menos es que los hebreos de época de Abraham, José, Moisés o luego David y Salomón, seguramente no eran como se los describió después en una época muy posterior ni probablemente poseían la pureza de creencias que sus descendientes les atribuyeron en bloque.

      Eliminar
  6. Por cierto, monoteísmo y monolatría no son lo mismo. La monolatría es un estadio intermedio entre politeísmo y monoteísmo por el que seguro que pasaron los judíos en su proceso de evolución desde el primero hasta el segundo. La monolatría es cuando se adora a una única divinidad, pero no se niega que existen más dioses en el universo, simplemente solo se rinde culto a uno en específico. Es algo parecido al monoteísmo. Pero NO es lo mismo. De ahí la dificultad para distinguir. Por otra parte se ve que NO fue un giro radical, como digo el tránsito del politeísmo primitivo al monoteísmo posterior fue un proceso. Algo gradual, por etapas.

    La pregunta es cuándo exactamente los judíos dieron el último paso y dejaron de considerar legítima la existencia de otros dioses además del suyo para llegar a la conclusión de que solo existe un único dios verdadero y que los demás no existen, son solo supersticiones. Algunos autores piensan que esto fue bastante tardío, quizás en algún momento entre el año 700 y el 500 y yo me he sumado a esas teorías y las he integrado en mi explicación concreta sobre como pudo encajar en todo esto la redacción definitiva del mito del Éxodo.

    ResponderEliminar
  7. Después de leer las dos entradas últimas me surje la pregunta de si ¿hay algún rastro que lleve a la idea original (civilización madre/annunakis :=) de la que se tomaron todas estas ideas los pueblos que mencionas (Egipcios,Acadios,Babilonios, Griegos, Hebreos...)? En el caso del Diluvio le das, como explicación, un origen natural común (una catastrofe natural a escala mundial) aquí de donde surjen¿?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del Diluvio hablé aquí

      http://despuesnohaynada.blogspot.com.es/2014/04/pedos-de-dinosaurio.html

      la entrada es bastante larga y trata de otras muchas cosas, pero en el epígrafe "Utnapishtim en el Ponto" cerca del final creo que planteo la mejor teoría que existe en la actualidad al respecto.

      Por lo demás no siempre hay una idea original o un conjunto de ellas. Simplemente por las peculiaridades de la psique humana, del medio Geográfico y de la lógica es posible que existan una serie de de estadios evolutivos, de soluciones tecnológicas y de ideas culturales a las que distintos pueblos pueden llegar de forma independiente ante situaciones semejantes. Claro está "pueden" no quiere decir que obligatoriamente lo van a hacer. Lo interesante de los humanos es su capacidad para sorprender, de ahí que en otras ocasiones ocurra lo contrario y determinados grupos humanos hayan iniciado caminos peculiares sin que se sepa muy bien cómo y por qué.

      Eliminar
  8. Ok gracias por la explicación. Solo una última cosa, los mitos (a parte de deconstruirlos como has hecho) se pueden seguir forjando hoy día en nuestra sociedad supercomunicada ¿? Hay algo que se puede asemejar al tema tratado que haya sucedido en nuestra sociedad (parecido a lo del esclavo Nat-Moisés, por ejemplo) o esa via cultural de la humanidad se ha cegado para siempre¿?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veo por qué no, el ser humano está constantemente creando mitos, reinventando su propio pasado.

      Esos mitos que se van creando continuamente son de diversos tipos. El origen la Iglesia mormona en pleno s. XIX y la mitificación de sus "profetas" como Joseph Smith o Brigham Young no es muy diferente a cosas que pasaban hace milenios.

      Luego hay mitificación de personajes no en base a criterios religiosos sino intereses nacionalistas. Múltiples padres de la patria, luchadores por la libertad, por la independencia... en época contemporánea, mezclan en sus biografías realidad y ficción. Para cuando transcurra medio milenio más la mezcla será indescifrable en algunos casos.

      Es un proceso continuo a mi parecer, inseparable de la naturaleza del ser humano.

      Eliminar
    2. El ser humano no ha dejado de crear mitos, incluso religiosos. Por ejemplo,hablando de religión, hay quien dice que el superfamosísimo actor Tom Cruise sería el líder de la Cienciología, un grupo que habiendo surgido en el siglo XX ya tiene sus mitos, con referencias anacrónicas y todo.

      Pero un caso que me parece más interesante es el de Jiddu Krishnamurti. Desde que fue descubierto siendo niño por los miembros de la secta Sociedad Teosófica, éstos lo consideraron el Maestro del Mundo. El Mesías por así decir, un nuevo Moisés que guiaría a la humanidad. Pero cuando llegó el momento definitivo, en una reunión multitudinaria del teosofismo donde todos los presentes creían que él era el salvador del mundo, declaró que el no era tal cosa. Que todo eso de la teosofía era mentira. Luego siguió muy interesado en temas filosóficos y espirituales, pero pensando que cada uno tiene que buscar su propio camino en estas cuestiones. Si no hubiese tomado tal decisión, yo pienso que sin duda hoy en día habría varios mitos hablando de varios milagros sobrenaturales relacionados con él.

      Eliminar
  9. Como siempre, te habrá costado mucho trabajo esta entrada, pero ha merecido la pena. Una maravilla de información, y además ampliado con los comentarios.

    ResponderEliminar
  10. Maravillosa entrada, ¡¡gracias!!

    ResponderEliminar
  11. Llevo leyendo el blog varias semanas. Lo descubrí a través de un enlace en menéame.net, y poco a poco me fui picando. No había comentado hasta ahora, pero el momento no me parece malo. Hace unos minutos es Navidad, y yo leyendo una entrada sobre cómo se crean mitos.
    En fin, que enhorabuena por el resultado y gracias por el esfuerzo. Esté de acuerdo o no con tus puntos de vista, siempre me parecen muy interesantes e instructivos. Siempre me ha gustado la historia, pero aquí se cuenta no sé, de otra manera.

    ResponderEliminar
  12. La entrada número 100 buen tema para celebrarlo. Supongo que todas las religiones tienen su parte de realidad y de mito como lo que nos enseñaban en el colegio del Cantar de Mio Cid sobre quienes los escribieron y las diferentes versiones que sucumbieron una vez puesto por escrito.

    ResponderEliminar
  13. Sobre esto que estamos hablando de cómo se forman los mitos y si estas cosas siguen pasando. Os cuento una historia breve.

    A finales de 2001 se encontró muerta por hipotermia, congelada en la nieve en medio de un páramo en Minnesota, a una joven japonesa de 28 años. La joven llamada Takako Konishi había sido vista días antes en la cercana población de Fargo, en la frontera con Dakota del Norte, mostrando a la gente un mapa e intentando hacerse comprender con escaso éxito ya que no hablaba bien inglés. A partir de ahí se difundió por unas todavía embrionarias redes sociales la historia de que esa joven había llegado a la zona con la ingenua esperanza de encontrar el dinero que el personaje de Steve Buscemi entierra en la nieve en la película Fargo (1996). Supuestamente Konishi, en el colmo de la ingenuidad, se habría creído el cartel (“This is a true story”) que, como mera ironía, aparece al comienzo de esa película y producto de ello habría muerto congelada en el transcurso de una quijotesca búsqueda del tesoro.

    La realidad no fue mucho más agradable, pero sí diferente. Simplemente Takako había sido despedida hacía poco de su trabajo en una agencia en Tokyo y, tal vez deprimida, decidió aprovechar la situación para llevar a cabo una de esas ideas que a veces se nos pasan por la cabeza pero rara vez llegamos a realizar. En concreto hacía años, de joven, Takako había tenido una aventura sentimental con un joven estadounidense. Aquello acabó pronto, pero tras ser despedida, Takako decidió que nada la retenía para viajar a EE.UU. así de sopetón, buscar a su antiguo amante, decirle que aún lo quería e intentar recomenzar su relación. Una idea romántica pero mala y poco realista ya que la realidad cotidiana no suele ser como las películas.

    El caso es que el mapa que había ido enseñando por la zona era un intento de encontrar donde vivía el individuo en cuestión. Al parecer Takako, pese a las dificultades idiomáticas, consiguió encontrar su casa pero solo para darse cuenta de que, obviamente, el señor en cuestión había seguido adelante con su vida, estaba casado, por aquellas fechas ni siquiera estaba en la ciudad sino en un viaje de negocios, y además de todo eso lo probable es que apenas se acordase de aquella antigua relación que para Takako sin embargo seguía siendo un momento culminante en su vida.

    A partir de ahí parece ser que Takako decidió suicidarse y simplemente se emborrachó, se alejó de la ciudad, buscó un descampado, tomó somníferos, se tumbó en la nieve y se dejó morir al quedarse dormida mirando al cielo en medio de la nieve y de la nada. O quizás fue un mero accidente.

    Sin embargo la versión que más se ha difundido en estos diez años es la primera versión de la historia, la de la japonesa loca que buscaba el dinero de la película “Fargo”, hasta el punto de que se acaba de estrenar una película llamada “Kumiko, the Treasure Hunter” que parte de recrear el hoax.

    Así en apenas diez años se cierra el círculo. Un rumor falso que comenzó en las redes sociales, a partir de un suceso real enriquecido con detalles erróneos inspirados por una película, acaba convirtiéndose a su vez en otra película donde realidad y ficción se confunden.

    En cierta forma, con diferencias tecnológicas y sociales, claro, es el mismo proceso que se daba hace siglos para la creación de mitos orales o literarios. La diferencia en la actualidad es la velocidad tremenda a la que funciona todo ese mecanismo y la ingente disponibilidad de instrumentos con la que se cuenta hoy en día para verificar la veracidad de una información, incluso sobre algo ocurrido muy lejos de donde se encuentra uno.

    ResponderEliminar
  14. Felicitaciones por el post. Es largo, sí, pero ha quedado ameno en general.

    Respecto a la confusión generalizada entre monoteísmo y monolatría, o que el monoteísmo parezca "un invento genial", pues no es así. En la antigüedad casi todos los pueblos politeístas tenían un dios principal, al que se "debían" más que a los otros, que solía ser el nacional (el de la nación, la ciudad, etc.), un poco como en el moderno Catolicismo el papel de Dios Padre y los Santos. Los santos tienen una función secundaria, pero en la práctica actúan como elementos politeístas (por eso muchas confesiones protestantes los han eliminado), pues en la antigüedad era muy parecido, tenían un dios principal, y luego un montón de dioses pero en otros roles. Lo que hicieron algunas confesiones protestantes con los santos no es muy diferente de lo que hicieron los sacerdotes del judaísmo (que por cierto es significativo que se llame judaísmo, de Judá, y no israelismo, de Israel). El paso final, como intenta explicar el post del blog, es cuando todos los demás dioses son anulados, excluidos, no se llega al monoteísmo pues porque se fabrique una idea nueva y revolucionaria, al contrario, se llega al monoteísmo por una necesidad de diferenciación para la supervivencia cultural (y étnica) y a base de negar radicalmente toda influencia externa, es decir, es un acto de autodefensa de una etnia al borde de su extinción.

    Que eso haya llegado a cundir de semejante manera, siendo como es fruto de una contingencia histórica, y que su expansión venga también de la mano de más contingencias en cadena, no puede sino recordarnos a Gould (Stephen Jay). Porque también dicho sea de paso, el cristianismo, al menos el trinitario, es muy discutible considerarlo monoteísta, y realmente el catolicismo romano y ortodoxo es un verdadero politeísmo de matute disfrazado: una tríada de dioses capitolinos, y una serie de diosecillos menores al cargo de fenómenos naturales o pasiones humanas. Esa transferencia de monoteísmo judaico no fue para nada exitosa, y desde luego siempre he pensado que es un error total llamarle a esta tradición judeo-cristiana, cuando en realidad es puramente romano-helénica hasta las cachas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante tu anotación sobre la que estoy bastante de acuerdo, sobre todo respecto a lo que mencionas sobre el culto a los santos. Realmente el cristianismo sobre todo sus ramas católica y ortodoxa, poseen un trasfondo oculto de sincretismo. Es bien conocido que el cristianismo en general para asentarse en el mundo grecorromano lo que hizo fue recubrir con sus propias celebraciones muchas festividades paganas, asentar sus templos donde antes había santuarios paganos, adoptar elementos iconográficos procedentes de otras religiones y culturas pero reinterpretándolos a la luz de su propia teología, etc.

      En ese sentido, debido a ese pecado original, aun en la actualidad el culto oficial debe convivir con buen número de prácticas y costumbres bastante incómodas que a veces tienen raíces más paganas y politeístas que puramente judeocristianas. Lo que ocurre es que esa incongruencia, obviamente, resulta invisible para los fieles quienes perpetúan esas prácticas muchas veces por mera costumbre sin pararse a pensar en ellas ni muchas veces conocer su origen o sentido último.

      Eliminar
    2. Es que a mí el término judeo-cristiano, aparte de académicamente falso (y un prejuicio), con lo que eso conlleva, es abiertamente racista y xenofóbico, tratando de atribuir a una contribución alógena algo que es propio de la civilización romana a la que en gran parte seguimos pertenciendo los occidentales (incluyendo el mundo islámico). No son sólo los santos, como digo la propia tríada capitolina: Júpiter, Juno y Minerva, Padre, Hijo y Espíritu Santo (algo que quizá fuese compartido por celtas y germanos, a saber). Pero lo que me parece más grave es hacer pasar por judías o de origen judaico determinados prejuicios que son claramente del mundo clásico, romano-helénico, y que incluso eran alógenos dentro del propio judaísmo si los compartía. Me explico.

      Por hablar de algo, se suele atribuir el horror al sexo que suelen transmitir casi todas las confesiones cristianas precisamente a un origen judaico. Esto no es así. Primero, aparte del daño infinito que causó Platón con sus "platónicas" teorías (que obviamente tampoco serían suyas, se limitaría a recoger un corpus disperso ya existente y presentarlo como suyo o de su escuela), esto ya estaba en conflicto abierto en la sociedad romana, tanto explotadores como explotados, colonizadores y colonizados. La moral oficial romana era de lo más rancio y represivo que se pueda uno imaginar, cuando los judíos y el judaísmo no eran absolutamente nada, harina de otro costal es que debido al transcurrir de las cosas esa moral oficial todo el mundo (o casi) se la pasase por el arco del triunfo. Pero la religión oficial romana era tan retrógrada al respecto como podía serlo el Papa Karol Wowdylan. Es interesante recordar la gran y olvidada escisión del cristianismo primitivo, los gnósticos, que llevaban el platonismo al extremo de considerar todo lo corporal sucio y fuente de mal. Supongo que esto también era una respuesta más o menos infantil a la ignorancia frente a las enfermedades y demás, pero todo esto de judaico no tenía absolutamente nada. De hecho, el propio judaismo en tiempos protocristianos estaba profundamente dividido en tres ramas (casi como el cristianismo moderno), que sepamos, y muy diferentes entre sí. Sólo ha sobrevivido la más estricta y conservadora (los "fariseos"), y creo que en esto el estado romano también ha tenido mucho que ver.

      Eliminar
    3. (termino) Hay que tener en cuenta que el cristianismo es claramente ostensible a la hora de ver que se fundamenta, casi desde el origen, en dos fuentes muy diferentes. Una, la del grupo original (que puede tener mucho o poco que ver con lo que haya sido el Jesús o Jeshua original, a mi modo de ver aplicar la navaja de Occkham y asumir que es una persona histórica y real evita muchos artefactos y simplifica considerablemente el modelo explicando todo muy bien, es sólo que esta persona se parece poco a lo que se ha venido a decir después), y otra, la del paulismo, como se quiera llamar a esto. Las diferencias son abismales, es imposible no notarlas inmediatamente. De hecho, ese corpus "más original" (por llamarle algo) sí tiene muchos detalles judíos que precisamente no lo parecen por la asunción de prejuicios sobre lo que es judeo-cristiano (que no lo es), detalles además que son muy concretos y locales, que no encajan bien con un mensaje presuntamente universal (por ejemplo, un detalle, la parábola de acompañar a una persona que te lo pide dos millas en vez de una, es claramente un mensaje guerrillero, puesto que un legionario romano podía exigir a un nativo que cargase con su petate cuando iba en régimen de marcha -30 kg podían ser, una broma- pero sólo durante una milla, era severamente castigado si se propasaba, así que es fácil de entender el consejo conociendo este dato). En cambio, es el paulismo el que trae incorporado todo un mensaje de moral a todos los niveles, incluyendo el mantenimiento casi histérico del orden social, frente a mensajes más o menos subversivos (pero exclusivamente judíos) de la otra fuente. Hay una teoría que me gusta mucho que dice que realmente San Pablo era un agente romano (de su FBI, digamos, quizá los frumentarii, recordemos que fue un agente de estos el que expandió el cristianismo en la actual Etiopía y cuando aún no era religión oficial del imperio), y que toda la operación bien podría ser un intento de infiltrarse en una secta judía, sin ningún interés en expandirse fuera de ese ámbito, desnaturalizándola para convertirla en un chiringo más estilo los que hoy pululan en EEUU, invento que como se ve acabó convirtiéndose en un Frankenstein con vida propia.

      Pero muy poco de judío, y mucho, mucho muchísimo de romano. :D

      Eliminar
  15. Muy buen artículo, me ha encantado, enhorabuena.

    Me ha recordado a este otro de la pizarra de Yuri: http://lapizarradeyuri.blogspot.com.es/2010/07/el-origen-de-dios.html

    Me interesa mucho el tema del contexto del nacimiento de los mitos en la Biblia, especialmente la parte que enlaza las historias que cuenta con mitos y leyendas similares anteriores. ¿Podrías recomendar algún libro moderno que trate sobre estos temas (he visto en la foto del artículo el de Richard Elliott Friedman de 2003, supongo que será un buen comienzo)?

    Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es uno de los libros que podrían formar una bibliografía. De todas formas para esta temática el libro de referencia absoluto me parece

      "La Biblia desenterrada: una nueva visión arqueológica del antiguo Israel y de los orígenes de sus textos sagrados"

      de Israel Finkelstein y Neil Asher Silberman. Lo que ocurre es que la perspectiva y el propósito de fondo en el libro no es tanto una historia de tradiciones orales y literarias como el comparar la realidad arqueológica de Oriente Medio en la antigüedad con lo que cuenta el Antiguo Testamento, además se hace no tanto de cara a la importancia de esta cuestión para el cristianismo sino como base sobre la que se construye parte del nacionalismo judío contemporáneo.

      De cara a cuestiones de pura comparación y narración de la formación y posterior evolución de mitos y leyendas hasta su transformación en verdades religiosas aquí voy a seguir con estas cuestiones, poco a poco, cuando tenga tiempo. Y prometo además que un día, tal vez, vamos a hablar de la supuesta infancia de Jesús o de la génesis del Islam... Ahí lo dejo.

      Por de pronto igual el próximo mes me animo a tratar alguna cosa sobre David, Salomón, el profeta Daniel, los "Magos de Oriente" y cosas así. No prometo nada.

      Eliminar
  16. Muy buen articulo. Gracias.

    ResponderEliminar
  17. Me ha gustado mucho, era francamente dficil sintetizar el tema, gracias.

    ResponderEliminar
  18. En este pdf (http://www.doctoralban.com/descargas/exodo.pdf), podrás ver las diferentes fuentes de la parte del éxodo en que el pueblo de Israel cruza el mar rojo

    ResponderEliminar
  19. ¿Qué significa a.n.e?
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un modo particular de referirme al concepto de Era común (que a mi modo de ver en las décadas futuras acabará por adoptarse de forma general).

      Es un hecho que el tiempo hay que periodizarlo de alguna forma y en referencia a algún hito concreto. En el mundo occidental hemos creado una visión de la cronología histórica en edades que se adapta únicamente a la historia de Europa occidental y con referencia a un profeta de nuestra tradición. Pero a mi parecer la historia debe ser global, encaminada a la formación de un relato global no etnocentrado.

      Además, este blog pretende hablar poco de historia de España o de Europa en general y sí mucho de historia de Asia, el mundo precolombino y en lo posible también algo de África u Oceanía. En ese sentido periodizar la historia de esas áreas en función del nacimiento de Cristo (que encima está mal fechado) puede ser visto como una especie de colonialismo cultural. De la misma forma que a lo mejor molestaría que me refiriese al descubrimiento de América por parte de Colón como algo ocurrido en el año 897 después de la Hégira.

      Una solución a eso es fechar la cronología que conocemos con el formato Before Present. Es decir contando hacia atrás los años en función del año presente. De esta forma el descubrimiento de América habría sucedido en el año 522 B.P. Pero ese sistema está pensado para grandes fechas (ya que el presente es móvil y dificulta la fijación de cifras concretas en el imaginario popular) con lo que consiguientemente se adapta sobre todo a la Prehistoria.

      Al final como no es cuestión de cogérsela con papel de fumar y encima la mayoría de la gente está acostumbrada a las fechas a.C y d.C. pues simplemente seguimos así pero sin mencionar de forma expresa a Cristo.

      Es decir las fechas simplemente las cito como Antes de nuestra era (a.n.e.) entendiendo que “nuestra” era, nuestro formato de cómputo de tiempo histórico profundo se refiere a ese momento seminal en imaginería occidental. Pero insistiendo en no mencionar de forma explícita a un profeta judeocristiano y trasladando toda la imaginería en el cómputo del tiempo que se ha formado en torno a ello a un formato laico e impersonal conocido como “Era común”.

      Resumiendo, lo de (a.n.e.) es una forma particular entre las que existen para referirse al cómputo del tiempo sin mencionar jamás a Jesucristo aunque manteniendo las supuestas fechas falsas de su nacimiento como base de la cronología, simplemente refiriéndose a una “Era común” o “nuestra era” sin dar más explicaciones.

      No se si me he sabido hacer comprender. Creo que es un concepto necesario y que se impondrá con el tiempo. No es imprescindible ni deseable citar a Cristo para periodizar el tiempo. Es más, cuando se encuentre una fecha universalmente válida como alternativa de consenso, sería aconsejable eliminar su existencia como referencia de la cronología en una disciplina que pretende ser seria y científica como la Historia académica.

      En ese sentido pienso que sería mucho mejor periodizar la Historia de la Humanidad por ejemplo en relación a la Declaración Universal de los Derechos del Hombre o alguna efeméride parecida. Es cuestión de ir cambiando la mentalidad de la gente y haciéndole ver que es ridículo periodizar el tiempo histórico o planificar el propio calendario laboral anual en función de criterios con trasfondo religioso. No estamos en la Mesopotamia de hace milenios, hay que secularizar totalmente la política, la cultura y la ciencia, incluso al margen de que la sociedad se secularice también o no.

      Eliminar
  20. a.n.e no deja de ser un eufemismo que evita usar la referencia directa a Cristo, aun usándolo, efectivamente, en el trasfondo como hito temporal. Se mantiene el problema, pero llamándolo de otra manera, a falta de una fecha """"laica"""". Y el BP se refiere, de manera consensuada, a 1950, no al año en el que nos encontremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Lo que pasa con el BP es que la gente se confunde con lo de "Present", yo mismo, porque realmente 1950 se refiere al C14 no a que en ese año hubiese pasado algo que suponga un evento de corte en la historia y eso dificulta retener el dato. Por ello es una convención más válida para paleontólogos que para historiadores. Para nosotros hubiera tenido más sentido adoptar 1945 como Presente standard por así decirlo.

      El problema es que la cronología histórica de alguna forma precisa la adopción de una fecha que resulte reconocible, sea la que sea, pero que se quede fácilmente en la cabeza. 1789, 1453, 476, etc. pero el problema es que por su naturaleza la mayor parte de fechas anteriores al mundo globalizado solo tienen significación dentro del sector del planeta donde ocurría el proceso histórico sectorial correspondiente.

      Mientras se resuelve ese problema yo por de pronto intento evitar la referencia a Cristo.

      Eliminar
  21. Una buena demostración de ignorancia historica, empezando con insultos a las deducciones de otros como principio.
    Cuando te es coveniente usas textos Biblicos, cuando no los ridiculizas ? O es una cosa o es la otra lo que has hecho es de escojer un trozo que te conviene a tu argumento y luego escojer otro y ridiculizarlo, eso en si es confuso o crees en el texto o no
    pero eso de ser chaquetero es bastante obvio.
    Se nota que poca investigacion has hecho para re-escribir lo que otros que prefieren creer en vez de investigar ya han usado, El repetir mentiras o dudas no se puede respetar como educativo aunque si se ve claramente como mytologia de la misma naturaleza a la que acusas a otros de usar.
    Este editorial poco es mas que una opinion basada en "Suposiciones" en vez de un estudio basado en hecho reales.
    Mezclar verdades con mentiras siempre funciona para engañar a los ignorantes.
    Mi decepcion es grande a lo poco que se ha esforzado en confirmar ninguna de estas declaraciones.
    Es simplemente propaganda para satisfacer su propio confort en la ignorancia.
    Que perdida de tiempo es esta montaña de opiniones personales basadas en poco estudio de hechos feacientes que ya han sido mas que demostrados a ser algo muy muy diferente a lo que proclamas aquí. La mayoria no se dara cuenta de tu enredo auto justificante para tu posicion historica en Supuestos, basados en otros que han Supuesto. En vez de investigacion y conclusion objetiva , esto es otra simple ensalada de mentiras con unas pocas verdades. Y demuestra claramente una ignorancia completa sobre lo que las escrituras declaran. Eso de escojer a conveniencia no es un estudio sino una opinion personal a la cual todos tenemos derecho. Pero poco creible cuando se contrasta con Hechos y descubrimientos mucho mas importantes que las opiniones de otras opiniones basadas en la ignorancia de las escrituras y los descubrimientos que afirman mucho de lo que aqui propones como una verdad en vez de tu declaracion que son mentiras.
    Yo tambien; Quiero oír de tu boca que eres y siempre has sido un falso profeta.
    Esto demuestra claramente quien es el falso profeta por lo menos a los que si han estudiado algo profundamente
    Aqui solo una pequeña muestra de coas contrarias a lo que aquí propagas como conclusiones objetivas y analiticas.
    https://www.youtube.com/watch?v=wWTu2kwgVYs pero se sabe que "A la miseria le encanta la compañia" y es mas comodo (por ahora) el creer mentiras que el ser responsable de tus propagandas ficticias.
    Mi recomendacion es que hagas de nuevo tus deberes, algo mejor,
    antes de propagar ficciones basadas en suposiciones en vez de realidades ya demostradas,
    Muy dudoso que hayas estudiado mucho no has asado ni la primera capa de mentiras para llegar a la verdad pero siempre existe la esperanza de que te apliques de verdad. .....
    Como le gusta al hombre creer y propagar mentiras basadas en su propia ignorancia
    Vuelve a estudiar que te falta mucho para llegar a la verdad, estas lejos de ser objetivo o de analizar todos los lados de la moneda,
    cada moneda tiene tres lados y solo miras a uno.
    Lejos de ser respetable como algo real.
    Esto es solo una repeticion de mentiras que tambien usan todas las religiones a quien criticas, sabiendo poco de lo que hablas.
    Tu propio texto demuestra la falta de conocimiento real.
    Pero que YEHOVAH te Bendiga con ojos para ver y oidos para oir.
    Siempre queda la esperanza de que alguien sea algo mas critico con sus creencias y fe ciega en otros que tambien han propagado mentiras.
    Que Fabula :)
    Los ciegos guiando a los ciegos, a la destruccion.
    Buscar la verdad implica algo mas de empeño y esfuerzo al que este editorial demuestra. Pero gracias por las risas que me ha causado :)


    ResponderEliminar
  22. [Logro desbloqueado: Consigue tu primer Hater]

    ¡Enhorabuena Johnny!, te lo merecías después de tanto esfuerzo durante este año. Y eso que pensabas que acabarías el 2014 sin lograrlo. Hay que tener fe... (Ba dum tss!)

    ResponderEliminar
  23. "Hater" :) odioso ? pues no es odio, simplemente otra opinion, igual que el escritor del relato aquí arriba describe la suya.
    Learn some better adjectives in english, it is a simple opinion, based on research rather than based on B.S.

    Todos tenemos ese derecho a opiniones, quien ha empezado su relato con ofensivas ha sido el escritor del relato.
    "Quiero oír de tu boca que eres y siempre has sido un falso profeta y que Dios es una superstición.
    Daniel Day Lewis, “There will be blood” "

    Quien escribio eso ?

    The hater is the one who chose such an adjective.
    No hate just commenting at the lack of knowledge demonstrated in this weak editorial.
    And then I gave my "opinion" on the subject.
    The writer who quoted the adjective "hater" might be more inclined to hate rather than analyze the facts.
    I was only expressing my own opinions, nothing more and nothing less.
    Again a demonstration of little knowledge and much hot air out there

    Hating is easy ! Thinking takes a little more effort.
    No ofense taken and none meant.

    Some people just can not handle critisism can they ?

    May YEHOVAH Bless you as well !

    ResponderEliminar
  24. Solo hay que pulsar unas teclas para conocer Hechos y Evidencias archeologicas recientes:
    TARINGA ; http://www.taringa.net/posts/info/1648417/Puebas-arqueologicas-del-Exodo.html

    ResponderEliminar
  25. Academic confirmation of RED SEA CROSSING ( The Exodus)
    Fuente: http://www.finalfrontier.org.uk/index.php?main=4&sub=8&page=3
    http://www.amazon.com/The-Exodus-Case-Adult-Literature/dp/8772477083

    Some people actually do research before they write editorials.
    Algunos investigadores investigan antes de escribir editoriales.

    Ahora en Español: Confirmados por el instituto Karolinski de Suecia,
    Descubrimientos archeologicos de Ron Wyatt
    http://www.arkdiscovery.com/sp.htm

    Después habrá un Juicio con uno u otro destino eterno, guste o no.

    El que advierte no es traidor, ni odioso,
    sino el que intenta informar en vez de confundir.

    Cada uno decide y es responsable de su propio destino,
    el dejárselo en manos de los demás puede ser eternamente costoso e irreparable.....
    Las religiones son una cosa y los hechos son otra, remplazar mentiras con otras mentiras no hace ningún bien a nadie sino propagar mas engaños.
    Hechos arqueológicos existen pero claro primero hay que querer encontrar la verdad.
    Si no la buscas no la encontraras.
    Si uno pierde el tiempo con fabulas tampoco la va a encontrar y eso puede ser eternamente caro.

    del llamado "Hater" :)

    ResponderEliminar
  26. https://www.youtube.com/watch?v=mXmZyQ0zuyI
    https://www.youtube.com/results?search_query=descubrimientos+de+ron+wyatt
    https://www.youtube.com/watch?v=CB0zVLENVB0

    https://www.youtube.com/watch?v=IKwSTSZjmok
    https://www.youtube.com/watch?v=vDO2H8AUW7U
    https://www.youtube.com/watch?v=9trLa851zPA
    https://www.youtube.com/watch?v=fDRV0q-t-T0
    La verdad siempre es mas increíble que la ficción
    La verdad siempre es mas molesta que la ficción

    Tu destino eterno esta en tus manos, y es tu propia responsabilidad
    no habrá escusas que valgan el día del juicio.

    El que lleva advirtiendo desde hace mas de dos mil años y dio su vida por ti
    quiere salvar, pero necesita que tu le busques, no a que escuches a fabulas.
    Solo vinisteis y solo estaréis delante del rey de reyes y juez de la humanidad.
    Toda la negación no servirá de nada.

    De nuevo el que os advirtió no es traidor sino exactamente lo opuesto.

    ResponderEliminar
  27. Me gustaría también contribuir al detalle de una referencia neutral para datar fechas históricas. En principio, tampoco veo ningún problema en utilizar el sistema cristianorromano occidental, decir que es poco adecuado es actuar como los quemaiglesias, subrayando que realmente esto tiene importancia a estas alturas, ahora, reconozco que es demasiado eurocéntrico y en ese sentido sí sería conveniente tener una referencia culturalmente más neutral, aunque todo esto es muy relativo.

    Considero interesante esta propuesta:
    http://en.wikipedia.org/wiki/Holocene_calendar

    En base a ella, estamos en el año 12015. Además, una fecha tan alta transmite realmente el peso de la historia, somos herederos de toda ella, de todas partes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una solución interesante. En este caso el problema es el debate para incluir una nueva era (el Antropoceno) dentro del Cuaternario. Si se lleva a cabo habría que periodizar a partir de una fecha de consenso para el Neolítico o bien para la Revolución industrial. Desde luego la idea del Holoceno me gusta pero el problema como en todos los casos es conseguir un consenso científico, difundir la idea y cambiar la mentalidad imperante. En uno u otro sentido algo se hará con el tiempo.

      Eliminar
  28. he puesto por curiosidad uno de los videos que ha colocado el hombre ofendido y es una broma de mal gusto. :c debatir esta bien pero aportando opiniones al debate aunque sean agresivas hay no veo nada que tenga lógica

    ResponderEliminar
  29. Ofendido :) No, ofendido no, sino
    mas bien seriamente decepcionado en la poca capacidad de pensamiento critico que existe hoy en día.

    En realidad mas bien es que da verdadera pena el mal uso de
    cerebros que existe en este mundo hoy en día.
    Simplemente una opinión opuesta a la de otros, por lo dicho algo duro de mirar para algunos. "Ninguna ofensa tomada ni dada"

    La nombrada "Teoría de la evolución" que nos "Dice" que descendemos del mono, después de ser un anfibio originando de un charco al cual le dio un rayo, después de una explosión de la nada,
    que gracias a Dios no ha vuelto a ocurrir aun,
    pero supongo que sería posible con esa teoría.
    Lo seguro y aquí lo demuestran varios en mi humilde OPINIÓN.

    En lo que si estoy seguro y cada día existen mas pruebas visibles
    como en esta pagina, es que mas bien hacia el mono es a donde vamos. La Devolución "humana" clara y evidente.

    Cuando alguien te envía bendiciones esperando el bien para los que bendice, es claramente lo OPUESTO a alguien ofendido.

    Pero de nuevo habria que saber lo que quieren decir las palabras para poder usarlas en su debido y apropiado momento.
    Eso de una opinión opuesta se denota como ofensa ???
    Que intelectualidad, objetividad y capacidad de análisis se
    demuestra seriamente; abrumador !

    A, y eso de la investigación lo haces rápido eh... solo mirando un vídeo
    de unos minutos que da otro punto de vista con fotos de carruajes egipcios en el fondo del "Golfo de Aqaba" no el mar rojo.
    Una posibilidad diversa, y has llegado a tu conclusión :) en menos de una hora. Que investigador estas hecho, felicidades por ese esfuerzo !

    Cuando todos se tiren por un puente, por lo dicho en vez de analizar la situación tu también lo harás sin cuestionar ya que
    es lo que hacen todos los demás, para que pensar eh ?

    "Vamos a creer mentiras tralala, vamos a creer mentiras tralala y
    las sardinas corren por el monte tralala"

    YEHOVAH os bendiga, con algo mas de capacidad de análisis critico.

    ResponderEliminar
  30. En el fondo del golfo de Aqaba;
    https://www.google.es/search?q=chariot+wheels+at+bottom+of+reed+sea&client=ubuntu&hs=oLt&channel=fs&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ei=c_qlVKPsAsf0Uv2PgqAL&ved=0CAgQ_AUoAQ&biw=685&bih=479

    Sodom & Gomorrah
    https://www.google.es/search?q=chariot+wheels+at+bottom+of+reed+sea&client=ubuntu&hs=oLt&channel=fs&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ei=c_qlVKPsAsf0Uv2PgqAL&ved=0CAgQ_AUoAQ&biw=685&bih=479#channel=fs&tbm=isch&q=discovered+sodom+%26+gomorrah

    El verdadero Monte del Siani
    https://www.google.es/search?q=chariot+wheels+at+bottom+of+reed+sea&client=ubuntu&hs=oLt&channel=fs&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ei=c_qlVKPsAsf0Uv2PgqAL&ved=0CAgQ_AUoAQ&biw=685&bih=479#channel=fs&tbm=isch&q=The+real+Mt+Sinai

    Oh Oh , Evidencias monumentales !


    ResponderEliminar
  31. https://www.youtube.com/watch?v=9YatS114FNg

    ResponderEliminar
  32. "Y Yehová dijo á Moisés: Extiende tu mano sobre la mar,
    para que las aguas vuelvan sobre los Egipcios, sobre sus carros, y sobre su caballería.
    Y Moisés extendió su mano sobre la mar, y la mar se volvió en su fuerza cuando amanecía; y los Egipcios iban hacia ella: Yehová derribó á los Egipcios en medio de la mar. Y volvieron las aguas, y cubrieron los carros y la caballería,
    y todo el ejército de Faraón que había entrado tras ellos en la mar;
    no quedó de ellos ni uno. Y los hijos de Y'Israel fueron por medio de la mar en seco,
    teniendo las aguas por muro á su diestra y á su siniestra.
    Así salvó Yehová aquel día á Y'Israel de mano de los Egipcios;
    é Y'Israel vio á los Egipcios muertos á la orilla de la mar."
    Éxodo 14:26-30

    Y donde esta alguna Prueba de que esto ocurrió ?

    https://www.google.es/search?q=carruajes+en+el+fondo+del+golfo+de+aqaba&hl=es&biw=1366&bih=564&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ei=3camVLo0zLRR6ZWAqAs&ved=0CAYQ_AUoAQ

    https://www.google.es/search?q=carruajes+en+el+fondo+del+golfo+de+aqaba&hl=es&biw=1366&bih=564&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ei=3camVLo0zLRR6ZWAqAs&ved=0CAYQ_AUoAQ#hl=es&tbm=isch&q=huesos+humanos+y+de+caballos+en+el+fondo+del+golfo+de+aqaba

    El que busca puede encontrar las pruebas,
    el que niega por costumbre, solo niega y poco encontrara.

    ResponderEliminar
  33. Deja de dar la brasa por qué siendo cristiano como pareces ser defiendes tu posición de una manera tan absurda que pareces una caricatura. Que tal si relees el texto y defiendes tu postura con argumentos no con videos de voces dobladas en algún garaje y rastafaris puestos de hongos alucinógenos.

    ResponderEliminar
  34. He leido el texto varias veces tambien un monton de ficcion mezclada con alguna que otra verdad, que religioso eres :) el texto es claro para alguien que ha estudiado algo que es otra ficcion mas, libre eres de creer mentiras y por cierto te has equivocado no soy cristiano, esos quienes son con 35,000 denominaciones ?
    Y no defiendo mi posicion sino del que te ha creado, ya hablaras con el algun dia directamente y espero que le conozcas antes de que sea tarde, aunque con esa objetividad lo dudo,
    Tu taza intellectual parece estar llena y no hay sitio para mas te.
    vacia un poco la taza y podrias tener algo mas de te.

    Ciegos llevando a los ciegos a la destruccion.
    Aprende Ingles y te mandaria videos en Ingles, pero para hacerte un pequeño favor te lo he mandado traducido, gracias por el aprecio :) y la poquisima atencion que le das a cualquier otra posicion. Date una palmadita en la espalda por tu objetividad y estudio de otras informaciones, el negar por negar es negar.

    Willingly Ignorant do not inherit eternal Life.

    Que YEHOVAH te bendiga y que tenga piedad de tu ignorante alma.


    ResponderEliminar
  35. http://www.lapizarradeyuri.com/wp-content/uploads/2011/09/absolutismo_1_yhwh_estela_mesha_moab.jpg

    ResponderEliminar
  36. https://translate.google.es/translate?sl=en&tl=es&js=y&prev=_t&hl=es&ie=UTF-8&u=http%3A%2F%2Fwww.biblemagazine.com%2Fmagazine%2Fvol-9%2Fissue-4%2Fevidence.html&edit-text=

    ResponderEliminar
  37. LA NASA - 40 MINUTOS Y EL DIA PERDIDO - EVIDENCIAS CIENTÍFICAS DE LA BIBLIA
    https://www.youtube.com/watch?v=YRJObt1OFNc

    https://www.youtube.com/watch?v=xe6Gz6qULAo
    https://www.youtube.com/watch?v=4CAS_fCoPXU
    https://www.youtube.com/watch?v=iX5F6z6Y7Y4

    ResponderEliminar
  38. DILUVIO EXPLICACIÓN - EVIDENCIAS CIENTÍFICAS
    https://www.youtube.com/watch?v=5KIw3FVLz4o

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te pediría que dejases ya de argumentar tu postura (sobre todo a través de links) más que nada porque a estas alturas creo que has tenido oportunidad de dejar más que claro tu punto de vista y en ausencia de debate no tiene sentido que alguien cuelgue una docena de mensajes seguidos.

      Gracias.

      Eliminar
  39. Una entrada fantástica.
    De todas las teorías me quedo con la última pero es difícil sacar algo en claro ante la marejada de datos (y falta de ellos) que hay. A ver si inventan de una vez la cámara que grabe el pasado para salir de dudas.

    Resulta curioso que acontecimientos tan alejados en el tiempo (si damos como ciertas las teorías) como la invasión de los hicsos aún resonasen siglos después hasta el punto de ser tomadas prestadas para dar forma al relato que nos ha llegado.

    A ver si te animas y haces alguna entrada más al respecto.

    ResponderEliminar
  40. Uno de los actuales candidatos republicanos a la presidencia de los EE.UU. cree en la veracidad literal del Antiguo Testamento. En este video (minuto 3:50) de una charla suya hace años expone sus teorías sobre que fue José (el personaje bíblico) quien construyó las pirámides de Egipto para almacenar grano.

    https://www.youtube.com/watch?v=FrqShRhxJBM&feature=youtu.be

    ResponderEliminar
  41. Es evidente que el Éxodo carece de lógica interna: los hebreos huyen de Egipto...a Egipto, ya que Canaán solía estar controlado directa o indirectamente por los egipcios. Moisés -nombre egipcio- tiene un millón de hebreos a sus órdenes, pero no hace lo más fácil, lo que hubiera hecho yo: conquistar Egipto, el país más fértil de la Antigüedad por esto del Nilo. Como mínimo yo intentaría hubiera intentado hacerme con el Bajo Egipto. El único hecho que da un mínimo de historicidad al Éxodo es que los hebreos entraran a Canaán por el norte del Mar Muerto, evitando los puestos militares egipcios en el Sinaí (pero si vinieron del Este y no del Sur...eso apunta más a Babilonia que a Egipto, ¿no?). Por tanto, la explicación más lógica es la que das: que el Éxodo fuera una metáfora de la deportación de la elite dirigente de Judá al imperio neo-babilónico (de la misma manera que la peli "Sólo ante el peligro", que transcurre en el Far West de finales del XIX, puede ser una metáfora del acojone generalizado ante la caza de brujas del senador McCarthy).

    Y yo siempre he tenido claro quién escribió la Biblia: la casta sacerdotal de Jerusalén, que vivía muy bien gracias a ello. Mensaje del libro: hay un dios (el de Jerusalén), un templo (el de Jerusalén), una casta sacerdotal (la de Jerusalén) y un rey, cuando lo hay (el de Jerusalén). En el texto bíblico siempre quedan bien las dos tribus sureñas (Judá y Benjamín, así que una vez más volvemos a Jerusalén) y mal las 10 restantes (las norteñas, las del reino de Israel). Suponiendo que el reino unificado de las 12 tribus hubiera existido alguna vez, que ésa es otra. Y la historia de la conquista de Canaán por Joshua es otro absurdo histórico (reyes muertos y ciudades cananeas destruidas por los hebreos...aparacen páginas más tarde como ciudades cananeas no destruidas y con el mismo rey vivito y coleando).

    ResponderEliminar
  42. Un estudio sugiere que la primera escritura de textos bíblicos se produjo en torno al año 600 a.n.e.


    http://www.abc.es/cultura/abci-estudio-sugiere-primera-escritura-textos-biblicos-600-anos-201604112141_noticia.html

    ResponderEliminar
  43. Definitivamente tuvieron que entrar a Egipto (si es que estuvieron allí realmente) tras la expulsión de los Hicsos; porque hablan en Éxodo de que "Faraón" (no identifican cual de ellos ¿Creerían acaso que ese era un nombre o un patronímico en lugar de un título?) los persiguió junto con su ejercito en sus carros de guerra a través del mar, cuando se "ahogaron" y da la casualidad de que fueron precisamente los Hicsos quienes introdujeron la rueda y el carro de combate en Egipto.

    ResponderEliminar
  44. En cuanto a la civilización primigenia; leí hace poco que el primer asentamiento humano permanente (al menos en tiempos históricos) fue Jericó. Esta ciudadela fue presuntamente conquistada por los Hebreos, valiéndose de una especie de cuernos supersónicos con los que derribaron sus muros.
    A Jericó se le atribuye hoy en día una antigüedad fabulosa: 11 mil años; de confirmarse estos datos y de confirmarse además si tenían alguna forma de escritura, por primitiva que fuera, sería la primera civilización humana; toda vez que lo que entendemos por civilización es precisamente la edificación de ciudades (del latín civilitas: ciudades). La civilización en Egipto data del quinto milenio a.c., en China, del cuarto, en India y Mesopotamia, del tercero y en Grecia del segundo.

    ResponderEliminar
  45. Sr. John Surena. He leido y ojeado tu publicacion. Te has tomado el tiempo d examinar y escribir sobre los mitos biblicos, para su "deconstruccion". Con ello sigues el largo y ancho camino emprendido x los filosofos griegos que deconstruyeron y dieron luego patada en el trasero a los mismos mitos griegos, al tiempo que fundaban el librepensamiento. Es inverso el recorrido elegido x la tradicion israelita, cuyos pensadores prefirieron refinar y encriptar el mito, manteniendo viva una racionalidad limitada...Un hito en el encuentro y lucha entre estas 2 formas d entender el mundo se dio durante la segunda guerra mundial. Si Alemania fascista hubiese culminado su plan, hoy no habria Estado d Israel y posiblemente nadie estaria, aun, debatiendo sobre la biblia o el monoteismo. El movimiento nazi, sin duda, fue fraguandose intelectualmente con antelacion. Y uno de los factores que lo impulso fue la hipotesis documentaria d Wellhausen; o mas aun, d toda una escuela d teologos alemanes, presuntamente cristianos y hebraistas eruditos, pero que en la practica habian perdido cualquier clase de acercamiento constructivo con el mito. El antijudaismo explicito d Wellhausen pocas veces es puesto sobre la mesa; y la debilidad d su argumento no es menor que la d Astruc, el pensador frances precursor d la critica biblica, quien se basa en los nombres dados a la deidad para deducir la existencia de dos principales autores de la torah, etc. A casi dos siglos d Wellhausen, es inaudito qe la critica biblica no haya avanzado o incluso, retroceda. A diferencia de las ciencias d la genetica o la fisica, la hermeneutica bibica parece no haber aprovechado los logros d la semiotica o el analisis d contenido; con el agravante que cualquiera puede sentirse comodo denostando textos de venerable antiguedad sin saber una pizca d alefato ni de idiomas semitas...Es verdad, que los textos mas antiguos d la biblia, fisicamente existentes, se remontan a iii AC; esto por si solo es bastante antiguo, sobre todo considerando que se trata d pergaminos. Mas alla d los restos materiales y la antiguedad d las redacciones, el surgimiento del monoteismo no puede ser deducido tan especulativamente como quisiera wikipedia, siguiendo el trazo evolucionista que los antropologos de la epoca victoriana inventaron; la mitologia comparada nos viene a decir que las religiones no siguen una linea d desarrollo lineal. En babilonia, sin duda, no nacio ni se fortalecio una elite sacerdotal levitica, sino un rabinismo mesianico, pretalmudico, descentralizado respecto a Jerusalen. Los mitos de la salida d Egipto, d los patriarcas y la creacion tienen, sino la forma si el contenido d los mitos d la edad del bronce en mesopotamia. Sin duda Ciro, el rey persa qe permitio el retorno d algunos israelitas a Jerusalen, tuvo en cuenta la ranciedad del abolengo y la originalidad de la tesis normativa y universalista del judaismo. Asi, compañero, siguen habiendo mas preguntas qe respuestas y mas odio que ciencia. Que encuentres descanso en tu camino.

    ResponderEliminar