domingo, 25 de septiembre de 2016

Es hora de hacer balance


Da a la gente concursos en los que se gane recordando los títulos de canciones populares, o nombres de las capitales de los Estados, o la cantidad de maíz producido en Iowa el año pasado. Satúralos con datos, cálzalos con hechos hasta que se sientan llenos pero brillantes. Entonces creerán que están pensando, adquirirán la sensación de estar en marcha sin moverse. Y se sentirán contentos porque los datos de ese tipo no cambian. No les des ninguna materia resbaladiza como la filosofía o la sociología mediante la que relacionar los hechos sueltos entre sí, ese camino lleva a la melancolía.  

 Ray Bradbury, “Fahrenheit 451”




Hace años en una entrevista Roman Polanski contó una divertida y esclarecedora anécdota sobre Jack Nicholson. Al parecer, mientras Polanski intentaba contratarlo para protagonizar una de sus películas, el actor no dejaba de aumentar sus exigencias cada vez que la firma del contrato parecía cercana, así que un día, harto del tira y afloja, Polanski decidió entrevistarse personalmente con Jack Nicholson para poner las cartas sobre la mesa. Una vez cara a cara el director polaco se sinceró y le dijo a Nicholson que realmente deseaba contar con él para el proyecto, que los productores estaban de acuerdo y le pagarían prácticamente lo que quisiera, que simplemente dijese una cifra concreta para cerrar el trato de una vez, ante lo cual Jack Nicholson se quedó callado unos segundos y luego contestó de forma lapidaria: "Quiero más"

   Toda mi vida he rechazado esa actitud exigente y he intentado actuar de forma humilde pensando que de alguna forma tal enfoque sería recompensado. Pero dado que dentro del sistema socioeconómico y moral en que vivimos actualmente dicha actitud lejos de ser valorada parece ser confundida con un síntoma de flaqueza estoy empezando a hartarme de ser un cacouac, por lo que me veo obligado a cambiar mis puntos de vista al respecto. Y en esa línea siento que ha llegado el momento de reevaluar el tiempo que empleo actualizando este blog. 

Han sido casi tres años de trabajo, casi un centenar y medio de entradas, algunas mejores, otras peores, de las cuales sin embargo juzgo que como mínimo una tercera parte, sobre todo las escritas a lo largo del último año, merecen mucho la pena. Es hora por tanto de hacer balance y analizar fríamente los resultados de un esfuerzo monstruoso que quizás no ha sido bien entendido. Durante este tiempo, cada diez o quince días, me he sometido al reto intelectual de variar de época, de disciplina o de continente en los temas tratados, saltando de Europa a Asia y de ahí a América, de la Historia Antigua al Arte renacentista y luego a la Prehistoria o el s. XIX. Tanto daba. Así una y otra vez. Siempre evitando centrarme en los temas tópicos y los personajes trillados que copan los documentales y los libros de texto: Augusto, Atila, Napoleón, Carlomagno, etc. Algo que en estos tiempos de miope hiperespecialización prácticamente nadie hace porque nadie es capaz de hacer eso. Como ejemplo tenéis Historia(s) el blog de "historia" del diario El País donde una plantilla de más de media docena de profesionales (que encima cobran por su trabajo) apenas sube una magra entrada cada dos o tres meses, la mayoría de ellas encima dedicadas una y otra vez, cómo no, a la Guerra Civil. 

   Yo he conseguido a un ritmo más o menos constante escribir cada dos semanas pequeños ensayos muy personales (y pese a todo pienso que bastante documentados, comprensibles y amenos) sobre docenas de temas y además relacionarlos con el presente, con elementos de la cultura contemporánea. Como digo el esfuerzo intelectual ha sido brutal tanto en términos de tiempo como de concentración, lo que ha tenido para mí serias consecuencias tanto personales como profesionales al descuidar durante todo este tiempo otras partes de mi vida hasta un punto que casi me da vergüenza admitir. 

Obviamente este no es un blog de desahogo para contaros mis penas, aunque en algunos párrafos se me hayan colado algunos juicios y prejuicios personales. Ese tipo de contenido es sencillo de producir y esta sobrevalorado por una sociedad patológicamente chismosa. Tampoco es un blog donde intento venderos sutilmente "mi libro" ni se os invita a pensar de forma "crítica" rodeados de banners comerciales anunciando unas rebajas en unos grandes almacenes. No es un blog concebido para ganar dinero, lleno de anuncios y contenido repetido, copiado a marchas forzadas de revistas baratas de historia de los quioscos o nutrido a base de entradas que han sido en realidad traducidas de otras páginas en inglés.

   En mi caso contra viento y marea he intentado producir textos originales que reuniesen información y cierto criterio (obtenido tras muchos años de estudio pienso que bien aprovechados), lo que implicaba de paso muchas horas de lectura por mi parte, de reflexión, de búsqueda de datos, o de escoger las imágenes adecuadas (no siempre fáciles de encontrar). He tratado también de producir razonamientos lo suficientemente elaborados como para transmitir la complejidad de la historia, del mundo real. En tiempos donde en Internet se impone lo breve, en una época en la que lo habitual son las explicaciones de media docena de párrafos que puedan ser hojeadas en unos minutos, yo he intentado resistirme a una tendencia que me parece monstruosamente dañina. Y lo he hecho gratis, sin exigir siquiera que os registraseis para dejar un comentario.  

   Y aquí llega la gran pregunta: ¿qué he obtenido a cambio?. De cara a hacer balance lo cierto es que las frías cifras de visitas que arrojan los contadores tradicionales no me dicen mucho. Esta es la trayectoria del blog según Google Analytics:



   Como podéis observar a lo largo de la vida del blog se aprecian a simple vista ocho momentos muy puntuales en los que las visitas al mismo se han disparado merced a alguna entrada que se hizo viral. Esencialmente esto último fue debido a Facebook un par de veces (sobre todo gracias a alguna entrada compartida dentro de un "Grupo por la divulgación de la Arqueología") y el resto de las ocasiones gracias a entradas subidas al agregador de noticias Menéame

   Con todo esos momentos puntuales han sido eso, momentos sin continuidad. La mayor parte de la gente que visita el blog durante esos "picos" apenas hojea un poco la página y tras abandonarla jamás vuelve como demuestran las "mesetas" que se pueden ver entre los picos de afluencia de lectores. Por supuesto esos momentos puntuales de popularidad sirven para ganar lectores, pero nada del otro mundo, quizás cinco o diez lectores nuevos en cada uno de los casos.

   Por otro lado las estadísticas de visitas en la web están monstruosa y fraudulentamente infladas. Hay muchos intereses en torno a ello. Les conviene a los motores de búsqueda, a los agregadores de noticias, a las grandes páginas, a las agencias que gestionan la publicidad en la red... Todos se benefician de ocultar que la mayor parte del tráfico por la red resulta redundante o intrascendente. Por ejemplo, en mi página muchas de las "visitas" contabilizadas corresponden a mí mismo actualizando alguna entrada (pese a que intento que blogger no me contabilice dichas "visitas" es complicado de evitar), o bien son debidas a lectores habituales que entran varias veces en un día para comprobar si hay nuevo contenido, o gente que llega a la página derivada desde Google buscando una imagen o una información puntual que a lo mejor ni siquiera está aquí y en consecuencia inmediatamente abandonan rápidamente el blog para no volver. De hecho la inmensa mayoría de las visitas a este sitio (y a cualquier otro) responde a ese perfil. 



   Por todo ello la medida del seguimiento del blog lo da la afluencia regular de lectores en períodos digamos normales, ubicados entre dos picos casuales de afluencia. Lectores que se detienen en la página por lo menos unos minutos. Y a ese respecto la constante del blog ha sido más o menos esta. 





Desde hace un año más o menos se da una fluctuación entre las cien y las doscientas visitas diarias (más cerca de las cien que de las doscientas normalmente), con algunos picos de doscientas y algo en los días (cada vez más espaciados) en que añado nuevas entradas. De ahí sí puede deducirse una cantidad aproximada de seguidores más o menos fieles del blog, gente que lo consulta habitualmente y se lee enteras la mayoría de las entradas. Si bien es una realidad que la mayoría de esos lectores ni comentan nunca nada, ni dejan otro rastro que las pequeñas huellas de su presencia que se pueden localizar gracias a las herramientas de webmaster que proporciona la plataforma blogger para que los administradores de blogs intentemos verificar el tráfico a nuestros sitios. 

Llegados aquí no puedo seguir sin antes reconocer y agradecer la fidelidad, esta vez sí, de unas dos o tres docenas de lectores verdaderamente interesados en este blog. Gente que ha comentado habitualmente o ha contribuido activamente a darlo a conocer compartiendo y difundiendo su contenido. En otras palabras gente que ha dedicado unos minutos de su tiempo a devolver algo a cambio de las horas de entretenimiento o aprendizaje que les he regalado a ellos y a todo el que quisiese pasarse por aquí.


Gente como Pacou, Malatesta, Golope, Mataclanes, Viento del Noroeste, Vagalume, Pedro Núñez, Jv Vlc, Alex Racz, Carmen Gibernet, José Antonio Pellicer, Alfredo Algargos, Rafa Romero, nonsei, Juan Luis o David López (él por sí mismo constituye como el 60% de mi seguimiento en Facebook). Me dejo unos cuantos nombres por pura pereza de no ponerme a repasar ahora sobre la marcha el historial de mensajes o de la página de Facebook, pero no demasiados. Como digo son unas 30 personas. 

A ese respecto los que me conocéis algo sabéis que me gusta mucho el cómic francobelga. Pues bien, hace unos años leí uno titulado L´Invitation que partía de una premisa muy sencilla pero ocurrente. Resulta que a un tipo lo despierta una llamada de teléfono a las tantas de la mañana. El que llama es un conocido que al parecer ha tenido un accidente con el coche en medio de una autopista y que le pide que vaya a recogerlo. El protagonista de la historia en cuestión en un primer momento trata de librarse de tan ingrata petición, le dice a su colega que al día siguiente tiene que ir a trabajar, que llame a otro, pero al final -ante la insistencia de su amigo- se despereza mientras intenta no despertar a su mujer, se viste, coge su coche y acude al lugar que le ha indicado quien le llamó. Una vez allí se encuentra a su camarada tan tranquilo esperándolo sonriente con una botella de champán al lado de su coche, el cual parece estar perfectamente. Cuando nuestro somnoliento protagonista le pide explicaciones de por qué le ha despertado en medio de la noche por una emergencia ficticia su amigo le contesta que todo se trata de una prueba para ver cuantos de sus “amigos” se tomaban la molestia de levantarse de la cama para ayudarle si un día lo necesitaba. Y resulta que él ha sido el único en acudir. El caso es que yo he querido hacer algo parecido un par de veces para diferenciar "lectores" (de los que aparecen en las estadísticas de visitas) de lectores del blog de los de verdad, de carne y hueso.

La primera de esas ocasiones fue cuando os pedí explícitamente a los lectores del blog que me votaseis en un concursillo organizado por la web de 20 minutos hace unos meses. El resultado fue este.  


 Lo cierto es que, más allá de lo anterior, en la blogosfera española hay más de media docena de blogs de "historia" (patrioteros, monotemáticos, eurocéntricos, carentes de cualquier conocimiento profundo de la materia, centrados en anécdotas picantes o relatos de batallitas, trufados de publicidad y completamente vacíos de análisis crítico profundo o de ideas propias) todos los cuales superan ampliamente pese a todo las mil visitas diarias y algunos las diez mil, tienen miles de seguidores en Facebook, reciben abundantes ingresos por publicidad, e incluso se permiten el lujo de recomendar o vender continuamente libros y otros productos de dudosa calidad a sus fieles lectores (que están encantados de la vida con ello) y a veces hasta son citados en listados de los mejores blogs en español, o invitados a intervenir en programas de radio o hacer colaboraciones puntuales en otras páginas y revistas. Algo a lo que un blog antipatriótico, antimilitarista, anticlerical, antimonárquico, rigurosamente pesimista y ecléctico como el mío no puede aspirar ya que no encaja en ningún grupo o corriente en boga, irrita a demasiada gente y resulta demasiado negativo para el "buenrollismo" imperante en la cultura contemporánea donde jamás hay que deprimir o regañar al público/cliente. 

   Sobre todo porque en este caso concreto que nos ocupa la gran mayoría de ese público, si bien no se atrevería a vanagloriarse en público de sus profundos conocimientos de medicina o de física teórica, está absolutamente convencido de que sus conocimientos sobre fútbol e historia son imbatibles. Hoy en día casi todo el mundo sabe de historia. O más bien, casi todo el mundo cree saber y mucha gente no soporta ver sus opiniones al respecto confrontadas. 

   Quizás incluso el tiempo de los blogs y más aún los blogs con texto en forma de ensayos de opinión ha pasado y no se puede hacer nada al respecto ante el reino de la pirotecnia edificado por youtubers y podcasters. 



   Con todo he intentado hasta el límite de mis fuerzas el resistirme a esos razonamientos y hace un mes me lancé a otra prueba e incluí en el diseño del blog un link para que los lectores del mismo pudieran hacerme alguna donación a través de Paypal. 


                                                                                     


   Nada del otro mundo. Hubiera bastado que, de las aproximadamente doscientas personas que más o menos supongo siguen esta página, la mitad de ellas hubiesen donado un euro o dos cada una para pagarme entre todas unos meses de la conexión por cable a Internet que necesito de cara a mantener el blog y quizás un nuevo disco duro externo para almacenar los contenidos del mismo. No es que yo no pueda pagarlo, pero me parece un insulto que mi esfuerzo no se valore cuando llega la hora de la verdad. 

El resultado de la prueba anterior ha sido que solo seis personas se han dignado molestarse: Pascual S. S., Manuel A. A., Isidro J. L., Luis Fernando G. A., Jonathan B. y César D. L. Si alguien más lo ha hecho yo desde luego no he recibido nada. En total esas personas han donado 29 euros de los cuales una vez descontadas las comisiones de Paypal me han llegado 25,91 euros. A todos ellos gracias.

Pero no me parece un botín digno. O bien este blog tiene muchos menos lectores habituales de esos doscientos y pico que he calculado. En cuyo caso no merece la pena el esfuerzo de mantenerlo. O bien esos lectores juzgan que este blog no es suficientemente bueno como para rebajarse a comentar más o menudo, ni mucho menos pagarme siquiera un café por mis últimos tres años de trabajo. Todo ello mientras seguramente unos cuantos entre ellos no tienen ningún problema en desembolsar habitualmente abundantes cantidades de dinero para adquirir libros “de historia” o incluso de "pseudohistoria" en tanto que simplemente son libros y se venden en librerías, lo que les da una pátina de seriedad a la que un humilde bloguero no puede aspirar.

De hecho como soy eso, un humilde bloguero, alguien puede pensar que me hace un favor solo con leer lo que escribo. Y no es así. A mi nadie me hace un favor leyéndome. Soy yo el que os hace un favor manteniendo este blog e intentando haceros pensar (no necesariamente para estar de acuerdo conmigo) de vez en cuando. 

Es cierto pese a todo que el 90% de los comentarios que habéis ido dejando en este blog de forma espaciada en el tiempo siempre han sido muy positivos. Pero creo honestamente que mi trabajo merecía un poquitín más de esfuerzo y generosidad por parte de algunos lectores "invisibles" del blog o bien de atención por parte de más gente.

Si escribo esto es porque, pese a todo, deseo que me convenzáis de seguir con esta iniciativa aunque todo indica que es una locura inútil y hasta contraproducente para mí. Una aventura de la cual no estoy obteniendo prácticamente ninguna satisfacción (más bien al contrario) que sea proporcional a los miles de horas que he dedicado y me gustaría seguir dedicando a esta página.   

Mucha gente piensa que las Humanidades no son importantes porque a nivel económico no aportan demasiadas salidas profesionales. Y sin embargo la vida laboral no lo es todo. Realmente muchas de las decisiones más relevantes de vuestra vida, muchas de nuestras actitudes hacia la religión, la política, o incluso hacia otras personas, no las tomamos en relación a lo que sabemos de matemáticas o física sino en base a una amalgama (la mayor parte de las veces ridícula) de pseudoconocimientos sobre Historia y otras disciplinas anexas. Pensad en el nacionalismo, la xenofobia, el racismo, las guerras cimentadas sobre mitos históricos o fanatismos religiosos… Mi rama de conocimientos importa (mucho) porque enfrenta eso. Importa bastante más que las matemáticas diría. Las matemáticas o la física mantienen funcionando nuestra tecnología y mueven el mundo pero la dirección la marcan políticos y masas de personas condicionadas frecuentemente por concepciones erróneas de la economía, la sociedad y sobre todo de la Historia. No he visto a mucha gente pelearse por una disputa sobre un teorema matemático pero ahora mismo el propio Estado español amenaza romperse por un desacuerdo que nace en torno a visiones diferentes de la Historia. Como ocurre a diario en Oriente Medio o bien ocurrió no hace mucho en los Balcanes.

Por ello este blog resulta hasta necesario. Y querría seguir malgastando parte de mi vida de fracasado en él. Pero necesito que me convenzáis, que colaboréis un poco más, y que aportéis donaciones que como mínimo cubran sus gastos de mantenimiento.

Mientras eso ocurre voy a adoptar la política de esforzarme en actualizarlo en relación directa con el interés tangible que ha despertado hasta ahora. Lo cual implica que eventualmente el ritmo con el que subiré nuevas entradas descenderá (aún más) hasta una cada varios meses, que ya es más de lo que debería permitirme siguiendo un criterio puramente racional. 

55 comentarios:

  1. Como modesto compañero de fatigas que ha tirado la toalla (al menos por un "momento" que ya dura unos años) quiero decirte que te comprendo perfectamente en todo lo que dices. Pero las cosas son realmente así: el público potencial parece grande pero es muy pequeño. A poca gente le interesa ir más allá de un titular llamativo o como mucho de la entradilla y tus artículos son todos muy interesantes y trabajados pero demasiado largos o densos para una sociedad que ya ni siquiera lee en el ordenador pues el rey actual es el móvil. Eso es lo que hay y tendrás que conformarte con esos escasos y fieles lectores y quizá conque alguna entrada concreta sea ya o llegue a ser de referencia en el asunto tratado. Y por supuesto con la satisfacción de estar haciendo algo con gran esfuerzo pero también muy personal, la emoción de toda la vida del buen hacer. Aunque parece que esto hoy en día tampoco es suficiente.
    Saludos de un lector de alguna de tus entradas que te anima a seguir, a no dejarte vencer por el desaliento que a mí me pudo.

    ResponderEliminar
  2. Estupenda entrada describiendo el síndrome de burnout del bloguero. Quien más, quien menos, todos hemos pasado por episodios como el tuyo.

    Lagavulin lo ha explicado muy bien: en realidad, el "mercado" es muy estrecho (por mucho que los "clientes" potenciales sean virtualmente infinitos).

    Yo, si me permites mi consejo de recién llegado: no te atormentes ni permitas que esto consuma tu vida. Procura disfrutar con lo que haces sin esperar reconocimiento, y mucho menos relevancia. Antes de Internet tu influencia era infinitesimal, y con Internet has multiplicado esa irrelevancia por 20, 50 o 200. Si te sirve de consuelo, no vas a cambiar el rumbo de la historia, pero sí que participarás del movimiento de timón.

    Aunque egoístamente debiera pedirte que siguieras, a cambio de hacerte un poco la pelota (también es mala sombra, empezar a seguir un blog y al autor se le funde el fusible), te recomiendo pararte y recapacitar sobre el esfuerzo y la implicación que quieres dedicarle a este cometido. No esperes nada a cambio, más que la satisfacción personal por un trabajo bien hecho. Si crees que es retribución suficiente, sigue en la medida que te sientas recompensado. Y cuando no, puedes sentirte orgulloso por todo lo que has ofrecido.

    Un fraternal saludo!

    ResponderEliminar
  3. Hombre, yo te leo mayormente por RSS, pero he flipado con las estadísticas. Hay muy pocas webs con las que haya aprendido tanto como con este blog. La entrada de los profetas alternativos me ha servido para soltar buenas brasas en noches cerveceras, y la de Persia cambió básicamente mi forma de mirar el mundo. Creo que hay muchas cosas que podrías hacer, y la verdad es que ninguna de ellas me gusta: crear comunidad, brasear por el facebook, cambiar ensayos meditados y reflexivos por píldoras diarias, gastarte esfuerzo y dinero en un dominio y diseño propios, escribir un libro, integrarte en una web más grande... yo, en mi egoísmo, me aferro cual cría de koala a este blog ignoto que escribe con maestría un tipo porque le sale de los cojones.

    ResponderEliminar
  4. Mea culpa. Yo soy uno de tus lectores "fantasma" que espera con asiduidad cada una de tus entradas pero que nunca comenta, por aquello de que no se le ocurre qué puede aportar con un comentario. En mi egoísmo, no me doy cuenta de que un simple "muchas gracias, me has abierto los ojos" puede ayudar al autor a darse cuenta de que no está solo predicando en el desierto, y en realidad no cuesta nada hacerlo. Procuraré enmendar mi error.

    Personalmente si algo de este blog ha supuesto para mí un verdadero cambio de paradigma han sido las entradas dedicadas a desmontar que muchos de los monumentos que hoy admiramos como fieles representantes de un estilo arquitectónico como las fachadas de Nôtre Dame o la catedral de León no son sino reformas, cuando no directamente reconstrucciones en buena parte, realizadas en los dos últimos siglos para recrear las bondades del gótico, en este caso.

    Tras esta operación de cataratas en toda regla, miro con mucho más ojo crítico cualquier monumento que visito, o más bien, con desapasionamiento, asumiendo que lo que hoy veo no tiene por qué ser exactamente igual a cuando se construyó y de hecho sería extrañísimo que así fuera.

    Saludos desde Salamanca, León

    ResponderEliminar
  5. Hola.
    Tengo tres blogs de 'Historia' de cabecera: historiasdehispania, nonsei2gm y tú. Tenía un cuarto, 'Asia, Buda y Rollitos de Primavera', hasta que desapareció de golpe.

    Normalmente entro a tu blog con la lista de últimas entradas de nonsei2gm, así que no entro todos los días buscando novedades.
    Muchas gracias por tu esfuerzo, por crear contenido y hacernos pensar.
    Tienes mi contribución con Paypal.
    R.

    ResponderEliminar
  6. Bufff, a cada párrafo me iba agobiando cada vez más. Echaría mucho de menos este blog si decidieses darle carpetazo. Egoístamente, te pido que continúes. Ahora bien, la realidad es la que has pintado. Tú mismo lo has dicho, has decidido ir contra corriente. A veces funciona, pero la mayoría de las veces, te desfondas antes de llegar a ningún lado.

    Yo he sido bloguero de los de currárselo un poco. No a este nivel, ni por asomo, pero sí estoy orgulloso de alguna que otra entrada. En mi caso no esperé nunca nada, pero aún así, te comprendo perfectamente. En este mundo virtual, si te mueves por el número de visitas o de comentarios, te puedes agobiar fácilmente. Sobre todo si te comparas con otros contenidos, que para no menospreciar, llamaré "de entretenimiento".

    Si te sirve de algo, te diré que aunque seamos una audiencia pequeña, al menos en mi caso tu trabajo ha tenido un gran impacto. No sé si al extremo de cambiarme la forma de ver el mundo, pero seguro la forma de entender la historia, que es tres cuartas partes de lo mismo. Digo "de entender", y mejor haría diciendo "de cuestionarme" la historia. Si algo he aprendido aquí, es a no dar nada por hecho.
    Es raro al amigo al que no he hablado antes o después de este blog. Así que yo no solo tendría en cuenta la extensión de tu influencia, sino también la intensidad de la misma. ¿Qué buscas, llegar al máximo número de personas, o a quien llegues, influir mucho? Me temo que ambas cosas al mismo tiempo es extremadamente difícil.

    En definitiva, solo tú puedes decidir. Es tu tiempo, es tu esfuerzo, y solo tú sabes si te compensa o no. Si sigues, aquí estaremos para seguir aprendiendo. Si decides parar, muchísimas gracias por todo.

    JM

    PD: No contribuí por paypal, y lo lamento. Ya está subsanado.

    ResponderEliminar
  7. Hola,

    Aquí otro invisible. Por lo menos hoy entro a darte la razón. La calidad de tus contenidos es muy alta. Profundizas mucho y a veces me entra la prisa y a mitad de lectura salto hacia las conclusiones y por tanto me pierdo parte de tu película.

    Por si te consuela yo y supongo que muchos te leemos directamente en el feedly o similar y no aparece en las estadísticas. Más invisibles aún.

    También he tenido un blog algún tiempo y a veces me "curraba" alguna entrada (una milésima parte que tú) y ya me fastidiaba que no tuviera ninguna difusión.

    Por cierto me gusta que aún te sorprenda que la mayoría de la gente no tenga ganas de pensar mucho.

    Mi opinión: baja el ritmo.

    Te envío un abrazo (dinero ya veremos XD)

    ResponderEliminar
  8. Querido John Surena:

    Yo he llegado a tu blog por pura casualidad (tal vez vía menéame) hace unas pocas semanas y aquí me he quedado. Leo diariamente uno o más artículos (voy por mayo de 2015) y afortunadamente aún me quedan unos cuantos. Cuando los acabe, los volveré a leer. También, siempre que mi esposa o hijos me dejan, procuro leerles alguno que otro, e intento entablar con ellos un intercambio de razones a propósito de los hechos e ideas que expones. Cuando la cosa sale bien, saboreo con gusto la ilusión de encender algo de luz en nuestras mentes.

    Es probable que la inteligencia abunde en el universo a pesar de la falta de éxito de los pocos científicos que se afanan en su búsqueda. Que haya tanto espacio en el que mirar hace muy improbable encontrar sus señales. En internet pasa algo parecido: es seguro que la inteligencia existe, pero entre tantísima basura es realmente difícil dar con contenidos de calidad. Lo que tu aportas con tu blog es un bien extremadamente escaso.

    No me he atrevido nunca a hacer comentarios precisamente por lo mismo que ha apuntado ahora otro de tus lectores: porque no me siento capacitado para aportar nada más que mi agradecimiento. Pero leo con mucho interés los comentarios que la gente con cultura escribe y tus extensas respuestas. Esa sección de comentarios me parece un estupendo complemento: suele aportar nuevos contenidos y veo que tú revisas los artículos tiempo después de haberlos publicado para añadir nueva información en forma de comentario cuando la actualidad lo requiere. Por favor, quienes podéis hacerlo, comentad.

    En cuanto a mi aportación económica, me siento un poco avergonzado. En mi disculpa he de decir que no esperaba ni por asomo que sólo fuéramos seis los que respondiéramos a la elegante campaña de solicitud de ayuda que expones en tu web. Yo supuse que se trataba parcialmente de una prueba por tu parte para comprobar hasta qué punto la gente está dispuesta a poyar tu trabajo. Yo respondí vía Paypal a modo de débil eco a tu llamada: "Sí, estamos aquí, somos muchos los que leemos tus artículos y apreciamos tu esfuerzo".

    Decir que mi intención era ir "pagando" todos los meses por el privilegio de ir leyendo tus artículos. Si estoy suscrito a un periódico en linea ¿porqué no pagar por unos textos que me entretienen y me enseñan muchísimo más? Que entre todos los que deberíamos haber respondido hayamos aportado 25 miserables euros es vergonzoso. ¡Joder! la cosa está mal y seguramente a ninguno nos sobra el dinero, pero esto es ridículo.

    Que estés desencantado por la aparentemente poca respuesta (no sólo en donativos) a tu excepcional trabajo es más que comprensible. Lo único que puedo decir es que te agradezco sincera y humildemente el ingente esfuerzo que has tenido que hacer para publicar en estos tres años centenar y medio de estupendos y extensos artículos con sus comentarios. Ojalá supiera escribir bien para animarte a seguir haciéndolo. Pero lo hagas o no, ya has hecho muchísimo.

    Muchas gracias, de verdad.

    ResponderEliminar
  9. Hola, yo soy también otro de los anónimos lectores que disfrutan en silencio de tu blog, pero despues de tantas maravillosas entradas, ¿qué decir que no sea GRACIAS tras la lectura de cada una de ellas?. El miedo a no quedar a la altura de lo leido, y también el dejar la cabeza en estado ¨reflexión¨ en algunas ocasiones, ¨ojiplatico¨ en otras, ¨emocionado¨, ¨asombrado¨, ...lleva a no hacer ningún comentario. Entiendo que eso se interprete como una falta de valoración, pero desde luego no es mi caso. Espero con ansias cada una de tus entradas, y no deja de maravillarme los puntos de vista de los temas que tratas (arte, historia, sociedad..). ¿Que quieres bajarnos la dosis?. Espera, que voy a por la cartera.... UN ABRAZO.

    ResponderEliminar
  10. Antes de comenzar mi trabajo diario, acostumbro a echar un vistazo a la prensa en internet, nada exhaustivo, solo un recorrido por las letras gordas de los titulares y poco más. A veces me detengo en blogs de economía a los que dedico algo más de tiempo. En uno de ellos, a primeros de mes, un lector aconsejaba la lectura de un post denominado El pozo negro, al cual accedí, aunque no es habitual en mí pasar de un blog a otro, solo lo hice por que me interesaba el tema y en ese momento disponía de tiempo. De entrada me sorprendió el título del blog “Después no hay nada” ¿…? El artículo en cuestión me pareció demasiado extenso, no obstante, me lo “tragué” enterito y sin pestañear. Quedé impresionado, me pareció demoledor… valiente, muy bien documentado y con unas excelentes fotografías. Inmediatamente intuí que había encontrado algo valioso, distinto de lo que pulula por la red y que no podía perderme, así que guardé la dirección para explorarlo más tarde con detalle y atención. Efectivamente, no me defraudó, me ha atrapado. He leído algunas de las entradas y me resulta fascinante, pretendo leerlas todas. Hoy, compruebo con cierta tristeza tus razonadas y justas quejas. Qué podemos hacer tus lectores? Por mi parte seguir leyéndote, estoy seguro de que seguirás haciéndolo, promocionar al máximo tu página, en la medida de mis posibilidades, (lo siento, no soy usuario de las redes sociales) y contribuir al mantenimiento de tu excelente blog.
    Un saludo desde La Mancha Oriental.

    ResponderEliminar
  11. Aquí otro de tus lectores silentes, habitualmente desde el móvil. Descubrí el blog hace un año, leí todas las entradas históricas y desde entonces no me he perdido una. Brillante en el fondo de lo que dices y en la forma en la que lo haces. Mi bagaje ideológico y experiencia vital (ultraliberal, ejecutivo financiero en el extranjero) deben ser bastante distintos de los de tu lector típico, y aun así soy un ferviente admirador de lo que haces. Si tuviera que salvar una única página en internet, sería sin duda esta.

    Espero que mi comentario y mi modesta donación (es la primera vez que hago ambas cosas en una web) contribuyan a que percibas que hay más gente de la parece que valora tu labor. Disculpas por no haberlo hecho espontáneamente, ante ello solo me queda el propósito de enmienda.

    Muchas gracias por lo que haces.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Bueno, el blog está bien, pero no es para tanto. De vez en cuando le echo un vistazo mientras descargo alguna peli y no tengo quejas. En este sentido cumple su función. Pero si se trata de leer, lo que se dice leer, pues prefiero a Kierkegaard.

    ResponderEliminar
  13. Animo maestro. Ya he colaborado, ni había visto el botón porque casi siempre leo desde el móvil.

    De todas maneras te recomiendo que te hagas un https://www.patreon.com/ para que los fieles podamos colaborar mensualmente.
    Además, deberíamos intentar moverlo por foros mas grandes porque es una pena la poca repercusión que tiene un material de tanta calidad.

    ResponderEliminar
  14. Estimado John:

    Tienes aquí un lector, de los denominados "fantasmas" y con toda la razón. Te encontré gracias a un agregador de noticias, y desde entonces me tienes "atrapado". No sé si mis visitas te contabilizarán como tales o no, dado que te leo desde la aplicación Google Play Kiosko (vamos, mediante RSS) desde mi móvil y mi tablet, fundamentalmente.

    La razón de no comentar es, básicamente, sentirme abrumado ante la destreza y gran cantidad de información que se expone. Sencillamente, no tengo nada que aportar. Sólo leer y pensar.

    Espero que mi comentario aporte un granito más en el montón de arena para hacerte ver que no predicas en el desierto, sino que hay gente escuchándote. Te he hecho un donativo para que, al menos, te tomes un café, y como contraprestación a las horas que te he leído y a las horas que me quedan por leerte.

    Lo que sí te pido es que mantengas el blog online para que los que no nos hemos leído todas las entradas podamos hacerlo cómodamente. Y si de vez en cuando cae una entrada, no de consumo rápido, sino de las tuyas, de las que te caracterizan, mejor.

    Un saludo muy grande de un lector agradecido.

    ResponderEliminar
  15. Bueno, quejarse, apelar a la razón o hacer juegos como L´Invitation no suelen servir de mucho. Más bien no sirven de nada.
    Antes de pedir el voto para los premios blogs, también pediste que se te difundiera por las redes sociales. Desde entonces, has conseguido varias portadas y comentarios habituales acerca de la calidad máxima de este tu blog.
    El trabajo de escribir tus artículos es tan descomunal que nunca pensé que esperaras algo a cambio. Obviamente, el número de personas que podemos disfrutarlos y entenderlos es tan reducido que ni aunque te dieramos 20€ al mes cada uno podrías vivir de esto.
    Necesitas una estrategia y un SEO.
    En cuanto a monetización directa, leéte lo que escribe www.javipas.com acerca de sus vaivenes con Patreon. El también tiene un blog de calidad en tecnología (salvando las distancias, claro está, él escribe un artículo en un día) y pelea para monetizarlo entre sus lectores.
    En cuanto a posicionamiento y publicidad, dedícale tanto tiempo como a uno de tus artículos cada par de meses y verás como esto mejora.
    Sólo escribiendo artículos no vas a salir del agujero, por buenos que sean.

    ResponderEliminar
  16. Y, maldita sea, mete publicidad!!! no nos importa, nos parece bien. Incluso haremos click en los banner.

    ResponderEliminar
  17. Amigo john, te descubrí hace unos meses y me estoy leyendo todos tus artículos cuando el trabajo y la familia me dejan.
    Me parece muy acertado y necesario el enfoque crítico con el que abordas distintos pasajes históricos y muy interesantes los relatos sobre historia de Asia o América que desconocía y que me has descubierto, mil gracias.
    Igual que tú, desde hace años me pregunto cómo hay gente que no se cansa de ver documentales y revistas sobre los mismos aspectos de la conquista romana o sobre los reyes católicos, que al final resultan en la cita de Ray Bradbury que mencionas al principio. Pero somos animales gregarios y el rebaño es así, es más, se desconoce el mecanismo que lleva a algunos (como nosotros todos) a apartarse de él y mirar más allá, me consta que este asunto se está investigando con no sé qué intenciones.
    Solo remarcar que tu trabajo es excelente pero monetizarlo parece complicado en el tiempo de los contenidos gratuitos. Mañana haré mi contribución so pesao.
    Te deseo lo mejor, hasta pronto.

    ResponderEliminar
  18. Aquí una lectora ocasional, de esas que jamás comenta, no suelo hacerlo porqué me parece que dejar un simple "Me ha gustado. Gracias" es ridículo ante el esfuerzo que algunos bloggers ponen en su trabajo, me gustaría poder comentar algo que funcione como una retroalimentación, pero necesitaría varias horas para ello y no suelo confiar en mis capacidades a la hora de expresarme...

    Hace varios años visitaba cada una de las páginas que seguía, siempre en silencio, en alguna ocasión revisando todo el contenido publicado hasta la fecha, sintiéndome como una stalker al estar leyendo una entrada publicada hace 5 años, me tomaba varios días hasta lograrlo. De ahí pase a los lectores de feeds, deje de tener 15+ pestañas abiertas y tenía toda la información centralizada. Podía dedicarle más tiempo a las lecturas que así lo requerían, mientras revisaba como zombie las entradas sobre gatitos.

    Entiendo que no recibir comentarios ni visitas frecuentes, poniendo tanto esfuerzo en el blog como se nota, debe resultar desalentador e insultante, pero éste es el mundo en el que vivimos, el mundo del "lo quiero ya" y, a veces, eso se acompaña del "no quiero pensar". He leído varias entradas del blog, le dedique tiempo a las que me resultaban interesante por ser de X temática, otras las revisé por encima e hice una lectura puntual. Siempre me han parecido entradas muy completas, muy bien documentadas, hilando entre el ayer y el hoy, uniendo, por medio de anécdotas, el punto A y el B.

    Quizás éste sea también otro pequeño experimento, observar cuántos visitantes se sienten mosqueados frente a la entrada y deciden escribir, una reafirmación de que lo que haces no es en vano, que Don Google no envía Bots, que hay gente real ahí fuera, leyéndote.

    Pero no han sido las formas.

    ResponderEliminar
  19. Apreciado John:
    En primer lugar deseo darte mis felicitaciones por tan fantástico blog. Durante este tiempo he seguido cada una de tus entradas, por lo tanto soy uno de esos lectores invisibles, con especial atención y aunque en la mayoría de los análisis estamos de acuerdo en otros no, como no podía ser de otra forma.
    Bien, te escribo, con pudor, por no haberte felicitado primero, no solo por el contenido o los temas tratados si no
    por intentar acercar la Historia, a personas "alejadas" de nuestra disciplina, y mostrar que estos no son unos sucesos acaecidos en otro tiempo y sin conexión alguna con el presente. Hérculeo esfuerzo John, te entiendo y entiendo tus quejas y duele pensar que alguien puede tener problemas personales o de otra índole por intentar ser un divulgador de nuestra disciplina, sólo me queda darte mi apoyo. Con respecto a la colaboración económica, es necesaria, no tengo PayPal de hecho jamas he comprado nada por internet, lo que me debe convertir en un bicho raro e increíble(sensu stricto), así que, si hay otra forma de colaboración me la das, colaborare encantado.
    Quiero decirte que no te rindas, es difícil en los tiempos de la instantaneidad y el pensamiento de que todo es fácil, en donde la reflexión se considera una perdida de tiempo y la realidad un anuncio publicitario. Sin más. Un saludo y fuerza.

    ResponderEliminar
  20. En mi caso descubrí el blog hace pocos meses y llevaba con la mosca detrás de la oreja varias semanas porque no se había producido ninguna actualización,no soy asiduo a dar mis opiniones de forma escrita porque me cuesta bastante expresarme(soy de ciencias),mi situación tampoco es que sea muy boyante como para hacer un donativo pero que quede claro que te estaré eternamente agradecido por el conocimiento impartido y con el que me has robado mi tiempo(y yo que me he dejado robar).

    Todo mi reconocimiento y admiración,muchas gracias.

    Suelo consultar el magazin jotdown para leer sus artículos y creo tienes el perfil idoneo para poder publicar con ellos y por lo tanto tener mayor visibilidad y rendimiento económico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre esto último. Hace tiempo les ofrecí colaborar con ellos gratis (recalco esto). Me dijeron que no gracias. Lo cual, por cierto, a toro pasado no me molesta ya que esto de trabajar gratis para uno mismo en alguna cruzada personal vale, pero trabajar gratis para una empresa (recalco esto otro) a través de la cual alguien –no necesariamente el que escribe- gana un buen dinero (encima Jotdown según tengo entendido recibe además subvenciones anuales como publicación cultural regular y no calderilla precisamente) es un poco de gilipollas y parece que se ha convertido en una práctica demasiado habitual en Internet.

      Eliminar
  21. Hola, yo soy otro de los lectores fantasma, quizá mas que otros porque yo suelo leer tus historias por RSS, y no sé si esas lecturas se ven reflejadas en las estadísticas de visitas al blog. No he hecho apenas algún comentario ya que no sé si puedo aportar algo. Lo que si quiero decir es que este es uno de los mejores blogs que existen en la blogosfera de habla hispana, y que lamentaría mucho que se perdiera o que se te quiten las ganas de escribir. Está bien que hayas compartido tus pensamientos y preocupaciones y lo tomo como un toque de atención. En adelante voy a intentar hacer el esfuerzo de comentar algo, aunque sea solo para felicitar por cada buena entrada que escribes. El enlace para donar no lo había visto, pero haré una aportación sin dudarlo, este sitio es de los que valen la pena y no duele hacer una contribución por ello. Gracias.

    ResponderEliminar
  22. Como bloguero que soy entiendo tu frustración. Pero creo que te equivocas por completo. Si pretendes obtener reconocimiento "a lo grande" simplemente por escribir artículos muy buenos, vas por mal camino. Si escoges esa opción tendrás el apoyo de un puñado de lectores fieles e incondicionales, entre los que me encuentro, pero poco más. Si lo que quieres es visibilidad de verdad, aprovecha para escribir un libro y busca apoyos en la academia o en los medios. En este país lo único que importa son los contactos que tiene uno y los títulos de los que puedes alardear. Si vas con un libro bajo un brazo o cuentas con el apoyo de alguna universidad o medio importante se te abrirán todas las puertas, aunque lo que publiques sea una mierda. Y viceversa.
    Y si solo quieres "fama", hazte youtuber.
    Ahora bien, desde un punto de vista egoísta lo que me gustaría es que sigas escribiendo. Tu blog es de lo mejorcito que hay en la blogosfera española en estos momentos.
    Un abrazo y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo ninguna posibilidad ni tampoco ningún interés en cuanto a ser un autor de masas. Ni espero vivir de esto ni nada por el estilo. Por tanto no tengo ningún problema en ser un autor para 150 o 200 personas (que era más o menos la difusión de una gaceta de pueblo en el s. XIX) dentro de la blogosfera hispana con un público potencial de cientos de millones de personas. Es triste, pero vale.

      Por ello no hay problema con dedicar a esto mi tiempo libre y mis recursos. Pero si de esas 150 personas comentan de vez en cuando solo diez y una vez al cabo de varios años solo cinco dejan algún donativo entonces ya no estoy siendo un autor de minorías cultas sino de minorías tal vez demasiado minoritarias.

      De ahí mi frustración compartida en esta última entrada de la que me arrepentí al momento de darle el click pero de la que no reniego después de pasados unos días porque en el fondo y pese a todo sigo pensando lo mismo.

      Además no solo por los elogios sino también por las críticas estas reacciones provocadas en forma de mensajes me parecen muy valiosas porque me despejan la duda (razonable desde mi punto de vista) de si estaba hablando solo o para un grupo de colegas.

      De hecho tengo tan interiorizado ser un producto de minorías que no me interesaban demasiado en términos estadísticos los fugaces picos de visitas producto de entradas puntuales que se viralizan. Creo que es un fenómeno sobrevalorado porque la inmensa mayor parte de la gente que pulula por la red en el fondo no lee nada y si lo lee no lo comprende. O si lo comprende no lo asume cuando va en contra de sus creencias preestablecidas. De ahí el valor de tener aunque sea cincuenta o cien lectores de verdad. Pero lectores de verdad son eso: "de verdad".

      Eliminar
  23. Descubrí tu blog hace relativamente poco tiempo gracias a Menéame. Creo que fue la entrada referida a los indoeuropeos y quedé maravillado. Nunca había leído un artículo tan bien documentado, exhaustivo e interesante sobre un tema tan "raro" que a mí me fascina. Desde entonces, he leído prácticamente todo lo que has publicado y todos los días entró al blog para ver si tienes algo nuevo.
    Si no comento más a menudo es porque el nivel de los artículos es tan elevado y mis conocimientos tos tan escasos que me siento abrumado y me da hasta vergüenza. Es algo que me pasa en este blog y en algún otro ya que normalmente soy de "gatillo fácil" a la hora comentar (Menéame es testigo de lo que digo) pero te lo digo en serio: los artículos son tan precisos y apabullantes (y, a veces, unas conclusiones tan pesimistas) que me quedan pocas ganas de decir algo más aunque prometo que si sigues con este duro trabajo (sí, trabajo) haré todo lo posible porque haya un "feedback" por mi parte.
    En lo que respecta al sistema de donaciones por PayPal, ni siquiera lo había visto. Entro casi siempre por el móvil (otro de los motivos por los que me cuesta bastante comentar, ya que pierdo de vista casi todo el texto que voy escribiendo) y no me había percatado. No tengo cuenta en PayPal, aunque mi mujer, sí. Mañana mis lo le pediré que se rasque el bolsillo en mi nombre.
    Por último, sólo quería comentar que la calidad de tus entradas es tan alta que ojalá decidieras publicarlas en formato de eBook porque yo, al menos, no dudaría en comprar todo lo que pudieses a la venta.
    Me despido no sin antes mostrarte mi más sincero agradecimiento por todos los buenos ratos de reflexión y aprendizaje y todos los conocimientos que he adquirido gracias a tu trabajo desinteresado. Para mí, es un honor que te hayas dignado nombrarme en tu artículo de hoy sólo por haber comentado alguna que otra vez en tu blog y por la votación famosa aquella.
    Gracias de nuevo.
    Atentamente,
    Mataclanes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ves, el dichoso autocorrector del móvil ha hecho que aparezcan varios errores en el texto. No me lo tengas en cuenta :)

      Eliminar
    2. "ojalá decidieras publicarlas en formato de eBook"

      Por estas cosas es tan importante el feed back. En su día, al comienzo de este blog fantaseé con que al cabo de uno o dos años daría un salto evolutivo y añadiría podcast o incluso entrevistas a especialistas sobre diversos temas: pensé en algún profesor universitario que conozco y que sí me parecía interesante (incluso a mí, que siempre soy negativo) para hablar en torno a la Reconquista o tecnología lítica, incluso tenía en la cabeza un autor de cómic histórico muy desconocido e interesante que es asturiano. Cosas así. Pero claro si el blog en este formato básico lleva esfuerzo y consume dinero de lo otro ni te digo. No voy a comprarme equipo específico o a rogar y arrastrarme para una cita, luego desplazarme y molestar a gente con la que tampoco tengo demasiada confianza para que luego el resultado sea que el producto resultante lo lean o descarguen o compren o loquesea 40 personas.

      A día de hoy esos proyectos han quedado descartados y me temo que ya no son posibles. Aunque vista la reacción de todas las personas que se han dignado comentar y/o donar algo los últimos días intentaré seguir con la actividad del blog. Es algo que me apetece y además os lo debo, pero será con una periodicidad me temo que bastante más espaciada de lo que venía siendo habitual.

      Eliminar
    3. Lamento leer que vas a reducir la periodicidad, aunque lo comprendo perfectamente. De todas formas, insisto en lo del ebook. No creo que te hicieras millonario pero creo que merecería la pena.

      Eliminar
  24. Perdón por llegar tarde. Yo también le sigo por RSS.

    1 Corintios 13:1
    Aunque hable las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo caridad, soy como bronce que suena o címbalo que retiñe.

    ¿Quién le había dicho, estimado Surena, que por escribir en un blog y hacerlo bien, iba a recibir toneladas de dinero y reconocimiento? ¡Además, eligiendo temáticas y extensiones que sabe de sobra que no son las de más éxito en este medio!

    Todos tenemos derecho al lloro y pataleo.

    Ahora sabe, por los comentarios que le han y le estamos poniendo, que muchísimos lectores no aparecen en sus estadísticas, y los que aparecen no están ni un par de segundos. Que algunos tenemos blogs a los que dedicamos años y años y que no pasamos del centenar de seguidores (con suerte), sin llegar tan siquiera a algún portadón de Menéame o similares.

    Ahora ya sabe todo eso. Y a lo mejor, hasta algo más que no ha escrito, o que a mí se me escapa.

    ¿Le parece poco?

    A mí no. Muchas gracias por sus escritos. Compraré las revistas a las que mande sus artículos (y se los publiquen, y le paguen por ello) y sus libros, que quizás no vendan mucho. Pero si quiere tener más éxito, tendrá que dedicarse a otra cosa. Igualmente, si pretende obtener dinero por algo que ofrece gratis, le recomiendo la lectura de un clásico: El caldero de oro, de Goscinny y Uderzo.

    Si desea tener más éxito, escriba sobre batallas gloriosas, a ser posible muy patrióticas, en las que la morisma y los herejes salgan derrotados, o bien anécdotas muy curiosas y a ser posible algo escatológicas. De todas formas, me parece que los que se dedican a eso ni tienen tanto éxito, ni ganan tantísimo dinero como dicen. De nuevo me remito a otro clásico: Obélix y compañía.

    Escribe en español, para lectores predominantemente españoles. Y así es este mercado.

    No pida peras al olmo.

    ¿Le parece que ha plantado pocos esquejes? Pues leyendo los comentarios que ya ahora atesora en su blog, yo no me sentiría tan melancólico. Nada melancólico. En el bosque de olmos, algunos perales ya están empezando a dar ramitas...

    ResponderEliminar
  25. Gracias a todos por vuestras amables respuestas. Es más o menos la reacción que buscaba. Cuando tenga tiempo intentaré contestar un poco más en detalle a cada uno.

    ResponderEliminar
  26. Querido John:
    Llevo años siguiendo tu blog y hasta ahora no te había escrito ni un mísero comentario para agradecerte la labor divulgativa que llevas a cabo. Conocí "Después no hay nada" gracias una genial entrada enlazada en Méneame sobre los mitos del Éxodo bíblico (dos entradas en realidad) y desde entonces cada cierto tiempo me reconforta leerte y ver la historia fuera del servicio a los intereses o nacionalismos de turno y sin tufo anglocentristas, hispanocentristas, eurocentristas, "segundaguerramundialistas" o cualquier otra visión a las que por desgracia estamos tan acostumbrados. Los aportes fotográficos a color que has hecho me han transportado a otras épocas como muy pocos documentos han logrado y muchos de tus textos están ya para siempre en la biblioteca personal de mi cerebro. Además del del éxodo, me resultaron muy interesantes tus artículos sobre arquitectura y nacionalismo, sobre el colapso del Imperio Maya y tantos otros.
    Desde Chile te doy mi más sincera enhorabuena y agradecimiento por este trabajo de tan alta calidad y prometo romper mi silencio de ahora en adelante.

    ResponderEliminar
  27. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  28. Hola Jon,
    Entono también mi mea culpa, yo soy de esas que nunca comentan porque nunca se me ocurre nada, la verdad. Pero me encanta tu blog, entre un día desde meneame y leí todo lo que tenías publicado. Desde entonces entras o menos una vez a la semana y cuando hay entrada nueva es como encontrar un regalo. Me gustan especialmente las que hablan sobre América porque es la historia que menos conozco.
    Prometo dejar algún comentario de vez en cuando y hacer alguna aportación económica.

    ResponderEliminar
  29. Yo descubrí el blog en la ultima entrada del carbón y he ido pasandome a ver si había nuevas entradas. Y resulta q la siguiente es casi una despedida. Que mala suerte, para mi claro.

    Como han dicho por arriba, si te compensa, sigue. Y si no, pues a otra cosa. Yo preferiría q siguieras.

    Y por cierto, hacer pensar a una sola persona no es poca cosa. Hacerlo con 200, es para estar orgulloso.

    ResponderEliminar
  30. Yo soy de esos lectores que comenta ocasionalmente. Hace unos cuantos meses me leí entero el contenido del blog (hasta entonces iba leyendo las entradas nuevas y picoteaba entre los enlaces de la derecha de vez en cuando) y así lo dije en los comentarios de la entrada que era la última entonces (no recuerdo cual era). Me reafirmo en lo que dije entonces, no creo que haya en internet nada parecido a éste en castellano. En la medida de mis posibilidades, he tratado de darle visibilidad entre conocidos míos opositores a profesores de historia de instituto (me parece que con no demasiado éxito pero la intención es lo que cuenta).

    ResponderEliminar
  31. Lo primero, felicitarte por el blog. Aunque la gente no te lo demuestre como tu desearías, haces un gran trabajo que evidentemente tiene un público pequeño y me gustaría aportar mi granito de arena en intentar entender la situación por la que atraviesa el blog ya que a eso me dedico.

    Un blog con una temática como el de este y además; con artículos complejos y profundos, tiene suerte de mantener esos 200 seguidores que comentas.

    Simplificando, es un fenómeno bien documentado el hecho de que solo unos pocos mantienen la red mientras una gran masa es espectadora. Meneame hizo un video o una entrevista hace algún tiempo explicando que aunque tiene miles de visitas diarias, solo un pequeño porcentaje esta registrado y aún más pequeño son los que aportan las noticias. Ocurre lo mismo con el tema de micropagos y otros temas que comentas. La red funciona así por distintos factores en los que no entraré.

    Hablas del éxito de otros blogs que se lo curran menos, pero tambien es un fenomeno bien documentado. La gente valora la inmediatez al estar en internet; un tema realmente extenso, y esos blogs superficiales, pero que les dan a la mayoria lo que quieren, tienen exito.

    El tuyo es profundo, y ese es uno de los motivos por el que yo lo sigo, cansado de "artículos" vacios que se leen en muchos sitios y que al acabar de leerlos te sientes como si no te hubieran explicado nada. El tuyo cumple una función, creo, muy importante de divulgación que quizá nunca se llegue a valorar o quizá si, pero la frustración del este artículo tambien indica que tus espectativas no se han cumplido o no te sientes recompensado y ahí! si se debe tener claro que se esta haciendo para no tener esa sensación.

    Si es un hobby, dedicalé el tiempo que le corresponde a un hobby para que no te afecte, y si es algo más, el formato actual es para un público minoritario pero fiel como ves en las estadísticas.

    Con lo dicho, creo que es un gran blog, con temas muy interesantes y yo preferiría que lo continuaras porque como todas las cosas buenas, su existencia no solo es útil sino tambien necesaria.

    ResponderEliminar
  32. Saludos John,
    Me incluyo en ese grupo de lectores anónimos. Es una lástima que te sientas así, tus artículos son muy buenos y se nota que están muy trabajados. No desesperes. Como comentan más arriba, la temática de tu blog atrae a gente muy específica e interesada por los temas que presentas. La cultura del click evita que la gente se detenga a leer y disfrutar de cierto tipo de artículos obteniendo una información parcial de lo que leen. Es una lástima, pero es el internet en el que vivimos.
    Te invito a no desanimarte y a continuar con tu gran labor, tienes fieles que esperan con ansia tus entradas.
    Enhorabuena por el blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  33. Un comentario anónimo más, de alguien que ha descubierto este blog hace muy poco.
    Por favor sigue, es uno de los mejores blogs en español.

    Qué más voy a decir, sé que soy egoísta. Sé que no devuelvo nada de lo que me dan los blogs que sigo, ni siquiera dejo comentarios.

    Autores como este blog tienen mi respeto y mi reconocimiento, ya sé que eso no se come, pero ahí estamos, lectores anónimos y silenciosos que no aportan nada pero valoran el esfuerzo y el trabajo del autor y se aprovechan de él. No está bien, pero es a lo que nos ha acostumbrado internet.

    Si el blog continúa, donaré algo por paypal.
    Gracias al autor sea cual sea el futuro de este blog.

    ResponderEliminar
  34. Todos tus lectores, yo me incorporé tarde, han disfrutado de tu blog. Sólo que no se puede conquistar el mundo conquistando el Heartland, esa extraña región de la que han salido tantos posts aquí.

    ResponderEliminar
  35. Soy también uno de los lectores que no ha remitido comentario alguno. Descubrí por casualidad este blog y en un par de meses me he leído todas las entradas, lo que me ha supuesto uno de los mayores placeres que he obtenido en muchos años de internet y, lo que es más importante, me ha abierto los ojos en algunos aspectos de la historia y de la reflexión sobre la misma en los que estaba si no equivocado, sí adoptando una postura muy superficial y cómoda.
    Ese ha sido precisamente el logro de este blog y creo es precisamente el origen del mal y la desazón que ahora inundan el ánimo del autor. La inmediatez y la comodidad que supone internet son la antítesis de la reflexión que supone la lectura pausada y concienzuda de un artículo largo, que es el reflejo de una lenta investigación. Entiendo perfectamente el desánimo del autor y desde estas líneas le envío mi apoyo y mi comprensión. Únicamente me resulta un tanto chocante la sorpresa que le pueda haber supuesto un hecho así, reflejado por estadísticas que él mismo se ha encargado de analizar profundamente. Yo no habría sido capaz de tanto, aunque sí de prever el número de visitas.
    Es así. Es el mundo que nos toca vivir. Es como los docentes de nuestro sistema educativo. La única llama que recompensa su labor es pensar que quizás de entre los cuarenta alumnos que tiene en clase, con suerte, en cuatro o cinco de ellos se encenderá una pequeña llama de curiosidad por el conocimiento, el estudio y el esfuerzo. Lo demás, los otros 35 ya sabemos.... Lo grave es que como indica otro comentarista anterior, haya recomendado este blog a varios compañeros que están opositando para futuros docentes de historia en educación secundaria y sospeche que a muchos de ellos no les ha interesado lo más mínimo. Así nos va.Eso redunda en que en muchos casos y clases no salgan esos milagrosos cuatro o cinco que merecen la pena.
    Sólo darte las gracias por tu trabajo y también por si tomas la decisión de disminuir la frecuencia en las entradas. Eso las hará más deseadas. Quizás sea lo que nos merezcamos porque desde luego, visto nuestro comportamiento (dentro del cual me incluyo), no tenemos derecho a quejarnos ante tal medida.
    Ánimo. Lo que hagas es lo correcto.

    ResponderEliminar
  36. Hola.

    Descubrí este blog a través de un amigo que me pasó un enlace a la entrada "El Pozo Negro". He de decir que desde entonces me enganchó y, si bien es cierto que no lo leo diariamente, siempre estoy atento a ver si hay nuevas entradas.

    Como alguien que ha centrado su carrera profesional en la ingeniería y que sabe poco o más bien nada de humanidades (y mi lista de feeds poco tiene que ver con eso) tu trabajo me parece una verdadera maravilla, porque invita constantemente al análisis y fuerza a extraer las conclusiones. Particularmente, me encanta como desglosas la información y como analizas los procesos de cambio, en lugar de dar un montón de datos y fechas.

    Te creo firmemente cuando dices que escribir este blog te está causando más perjuicios que beneficios. En este país, todo el que tiene la intención de hacer pensar a los demás tiene más que perder que de ganar (es por eso que hay tan pocos, o los que había se fueron o se pasaron a la inercia intelectual).

    Pero la única verdad es que se necesita gente como tú. Y cuantos más mejor. Se necesite gente que agite el pensamiento, que no traiga la paz sino la espada, y cada vez lo necesitamos más. Gente con pedagogía, que se rebele (al menos intelectualmente), que no de las cosas por sentadas, que analice y que critique constructivamente.

    Así que, desde mi humilde punto de vista, puede que no estés recibiendo un beneficio directo pero créeme que estás creando un beneficio indirecto muy grande.

    Por otro lado, no había visto el botón de Paypal. Mi donación va en camino y, aunque no sirva para hacerte cambiar de opinión, espero que las anteriores palabras tengan algún efecto.

    Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  37. Me sumo al listado de lectores anónimos que nunca hasta la fecha habían comentado en tu blog. En mi caso, lo descubrí hace apenas unos meses gracias a la insistencia de uno de esos seguidores más veteranos (e intuyo que anónimo también), por lo que tengo la suerte de que todavía me quedan muchas entradas por leer.

    Tengo poca paciencia frente a la pantalla, y suelo entretenerme más con el papel. De hecho, cuando fui consciente de la calidad de este blog, lo primero que pensé fue en cuan mejor sería tener toda esta información en papel. Obviamente, este formato tiene sus ventajas, ante las que tarde o temprano claudicaré.

    No sabía en qué medida compensarte, así que he tratado de hacerlo con una aportación similar a la que haría comprándome un libro. Ojalá vengan más artículos, y por los escritos hasta la fecha, muchas gracias.

    (Y cuando sea rico volveré a contactarte para editar todo esto y publicarlo en papel.)

    ResponderEliminar

  38. Buenas.

    No he leído todos los comentarios, así que quizá repita algo que ya hayan dicho, pero como autor de otro blog te entiendo, e incluso te envidio porque tienes muchos más seguidores, lectores y comentaristas que yo :P

    Te diré lo que hago, por si te sirve: no tomarme el blog excesivamente en serio. Escribo cuando puedo, es decir, cuando tengo tiempo libre. Es decir, muy de vez en cuando. Por lo demás, te pediría egoistamente que no lo dejases porque este blog es de lo mejor que se puede leer hoy en la internés.

    Ánimo y un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Pues por los comentarios parece que somos muchos los recién llegados con ganas de que sigas. Yo de vez en cuando voy para atrás en el tiempo para leer tus entradas antiguas.
    Por otra parte decirte que una entrada tuya me ha influenciado mucho a la hora de hacer mi blog, centrado en paleoclima, paleocanografia, Paleoecologia con el que de momento solo he empezado las bases científicas. Trato que cuando me meto en cosas de historia no ser demasiado "climatista" a pesar del tema del blog, y dejar claro que otros factores propios de la sociedad juegan su papel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Por cierto, he curioseado un poco y tú blog:

      http://paleociencia.weebly.com/

      me ha parecido muy interesante. Enhorabuena.

      Eliminar
  40. Buenas noches John.

    Lo primero de todo darte mi más sentido reconocimiento por uno de los mejores blogs que he tenido el gusto de conocer. Gracias por ese sacrificio altruista y esa profunda dedicación que destila cada palabra que escribes.

    Supongo que podría definirme como uno de esos zombis que pululan por la red a la caza de la ración diaria de pseudoconocimiento. Es fácil caer en esa dinámica errante e itinerante, quizás también por la escasez de auténticos oasis intelectuales de conocimiento y reflexión como el que supone este blog.

    Entiendo perfectamente los argumentos que expones y los sentimientos que hay detrás de tus palabras, no tienes nada que reprocharte al respecto, es absolutamente comprensible tu abatimiento.
    Yo creo que lo peor debe ser el hecho de constatar que los medios mediocres proliferen y triunfen, a base de explotar temas trillados y jugar al salseo, limitándose a rizar el rizo y ofrecer carnaza que no aporta nada a lectores que, por otro lado, se conforman con refritos banales, cortitos y fáciles de leer, que no hagan pensar mucho "que no estoy hoy para que me hagan pensar mucho".

    Recientemente he tratado de poner orden en mi maremagnum de "favoritos" y quedarme con menos pero mejor, y, a pesar de no considerarme un lector habitual, sí que considero este blog como uno de los primeros referentes a los que acudir a culturizarme (cuando hay tiempo para ello, pues el blog requiere cierto tiempo y espacio de concentración -es lo bueno que tiene-).

    Personalmente consideraría una pena el hecho de que el blog echara el cierre antes de haber alcanzado unas cotas mayores de difusión e impacto, pues desde luego la calidad del contenido lo merece.
    Aunque tampoco hay porqué tirar para los extremos, siempre podrías tratar de "racionalizar" tu esfuerza para con el blog, de forma que te limitara menos el resto de facetas de tu vida (lo cual no digo que sea fácil, tampoco, pues sé lo absorbente que puede llegar a ser la actividad de escribir).

    He de confesar que esta entrada me ha removido la conciencia, en tanto que sí que es cierto que en esta sociedad de consumo inmediato parece que lo que prima es el hit del momento, el tweet del día, la novedad instantánea, y el tenerlo todo ya, ahora, gratis, al instante, lo cual muchas veces también te hace inconscientemente no valorar en su justa medida el trabajo de mucha gente que hay detrás de cualquier manifestación artística o cultural.
    Creo que tienes razón en tu alegato en pro del reconocimiento al creador, y yo mismo voy a tratar de ser coherente con esta línea de pensamiento, dentro de mis posibilidades, y contribuir a que sitios como este blog, que constituyen auténticos templos de conocimiento y sabiduría puedan mantenerse a flote.

    De nuevo volver a darte las gracias por todo lo que has aportado a todo aquel que haya querido pararse a detenerse y leer, desearte suerte tanto si sigues con el blog como si no, y mucho ánimo en todo lo que te propongas, porque eres un grande tío.

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  41. Viento del Noroeste18 de octubre de 2016, 8:01

    Bueno... ¿y qué? ¿yastá?

    Ya has gastado el cartucho de que venía el lobo. La próxima vez se te comerá las ovejas, el hosting y toda la documentación archivada sin que corramos a darte palmadas en el hombro ni calderilla en la cuenta de paypal.

    Y tú... ¿qué has hecho de cara a la sostenibilidad de este "nuestro" blog? (ahora ya no es sólo tuyo, recuerda, te hemos comprado pedacitos... ) ¿En qué vas a variar tu actividad?
    ¿Estás negociando publicidad? ¿has contratado a alguien para mejorar tu seo? ¿estás estudiando un poco de eso, al menos? ¿Te estás tomando la sostenibilidad del blog tan en serio como el mejor de tus artículos?

    ¿Este ha sido el canto del cisne? No es que crea que los lectores nos merezcamos nada, pero tenemos derecho al pataleo (y canales para hacerlo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad soy un carca. Me niego a hacer el esfuerzo de adaptarme al mundo actual. Como dije, voy a dedicar menos tiempo a esto (si vuestra respuesta no hubiese sido tan buena simplemente ya no le dedicaría ni un minuto). Pero, claro está, ese tiempo que le dedique no será para hacer más molón el diseño de la página o meter publicidad o cosas así, sino que lo emplearé en redactar nuevos artículos mientras pueda. Solo eso.

      Como ahora le dedico menos tiempo a esto pues tardo más en documentar una entrada que yo juzgue que vale la pena. Así de simple. En todo caso antes de finales de este mes, espero, subiré algo con un mínimo de interés y relacionado en cierta forma con el pasado día 12 de Octubre.

      Eliminar
  42. Comprensible pataleta en la cual tengo que entonar un mea culpa. Hace unos meses que descubri este blog, y se ha convertido en mi favorito (bueno, el unico que sigo actualmente) haciendolo en horas muertas en el trabajo, todo un placer leer articulos tan detallados y bien escritos, trasladarte a otro tiempo y lugar ademas de hacerte pensar, reflexionar e incluso cambiar las ideas, y todo en un par de horas aburridas en el trabajo, toda una delicia, por lo que voy degustandolo poco a poco.

    Pero eso si, tal y como otros no me dedico a comentar, en parte porque llego tarde a los articulos y en parte porque no se que decir, fantasticos articulos que te dejan cabilando, y dejan sin comentarios. Mi granito de arena ha sido subir a Menéame algun articulo y también a Facebook (en ambos casos con mucho éxito el ultimo).

    Simplemente darte las gracias por tu tiempo y dedicacion, por esforzarte en hacer pensar a alguien y conseguirlo. Eso siempre ayuda a mejorar el mundo. Pero dificilmente va a llegar a un gran publico, generalmente se prefiere la inmediatez, la informacion rapida a la detallada. Aunque veo que poco a poco esos gustos van cambiando y seguramente lo haran, no sera en un futuro proximo.

    Una vez mas excelente trabajo por el que no puedo mas que darte las gracias, que intetaré hacer de forma mas efectiva en cuanto pueda.

    ResponderEliminar
  43. Este párrafo en un artículo de la edición digital de El País me ha parecido aterrador por todo lo que implica:

    "un estudio de 2009 estimó que ese año los bots generaron el 24% de todos los tuits que se publicaron; una compañía de análisis de audiencias encontró que el 54% de los anuncios mostrados entre 2012 y 2013 fueron vistos por robots en lugar de por humanos; y, de acuerdo a una compañía de seguridad de la Red, los bots realizaron el 48,5% de las visitas a las páginas web de 2015".

    http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2016/10/17/actualidad/1476695831_608756.html

    ResponderEliminar
  44. Pero cóñio, sr. Surena, se ausenta uno una temporada y vuelve a casa y se lo encuentra subido a la parra!! Baje usted de ahí, buen hombre, y póngase a currar inmediatamente, que aquí la peña tiene MONO de entradas. No se haga más el remolón y déle al callo como sólo usted sabe hacer, háganos a todos ese favor.

    ResponderEliminar
  45. Ánimo, John
    Entiendo la frustración, pero hay que entender que internet no es sólo un medio de comunicación o donde obtener reconocimiento, sino también un medio de aprendizaje. A mi, como bloggero, con eso me basta. Si además tu trabajo les gusta o les es útil a otras personas pues mejor que mejor.
    Desde mi punto de vista tus artículos son originales, excelentes y siempre interesantes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  46. Buenaventura Durruti14 de diciembre de 2016, 17:19

    Bueno, aunque llego un poco tarde, quiero que conste mi admiración hacia el autor.
    Hacía tiempo que buscaba un buen blog sobre Historia y aquí lo he encontrado.
    Intentaré aportar algún comentario interesante, aunque me temo que el silencio respetuoso será mi única salida muchas veces. Por desgracia, soy tan pobre que solo puedo dar dinero.

    ResponderEliminar
  47. Buenas tardes
    Hace no mucho que leo tus escritos gracias a la recomendación de P. Núñez.
    Muchas gracias por tu esfuerzo. Haces de la Historia algo apasionante y revelador. Yo, la verdad, "soy más de ciencias " porque las humanidades sacan el pesimista que hay en mi.
    En cualquier caso, intentaré participar y si sigue el método de pago, apoquinaré.
    Un saludo

    ResponderEliminar