jueves, 6 de junio de 2019

La democracia es un gran invento



Intenté hacer las cosas bien, fui al otro lado y ¿sabes qué aprendí?, que el juego está amañado, no está hecho para gente como nosotros.

"Snowfall", primer capítulo.




Hoy toca entrada cortita y al pie, de las que os gustan. Empezaré por comentar algunas impresiones personales que son simplemente eso, opiniones muy subjetivas dependientes de mis experiencias en la vida, para pasar luego al campo de los hechos objetivos.

Quiero de esa forma comenzar hablando de las embajadas de España en el exterior. En ese sentido, como algunos que de los lectores más habituales del blog ya sabéis, yo resido actualmente en un país que podríamos incluir en la categoría de "exótico-sin pasarse", un país pequeño, pero que está dentro de la Unión Europea, no en Asia Central o el África Subsahariana. En base a ello, vuelvo a insistir una vez más, voy a hablar desde un punto de vista completamente personal y por tanto mediatizado por mis experiencias particulares, las cuales pueden ser muy diferentes en el caso de otra persona que vive en otro país.

De cualquier forma la impresión que quiero comunicaros es que el papel que las embajadas juegan respecto a la cada vez más abundante comunidad de expatriados resulta decepcionante. Hablamos de un aparato que cuesta al Estado muchos millones de euros, de funcionarios con sueldos en algunos casos enormes, sobre todo en relación al volumen de trabajo que afrontan (realmente escaso fuera de las embajadas "importantes" que han de tratar con una comunidad hispana de cierto tamaño, como podría ser el caso del Reino Unido). Todo ello dentro de edificios con alquileres de muchos ceros cada mes, cuando no se trata de inmuebles que han costado millones de euros (porque a fin de cuentas se trata de dar buena imagen y a ser posible ubicarse en una zona accesible de la ciudad, lo que se paga muy caro en cualquier capital).

Pues bien, los que estáis en este momento en el extranjero de forma estable, no como fugaces turistas sino como trabajadores permanentes, os habréis dado cuenta de que la mayor parte de las cuestiones importantes y dudas a las que uno se enfrente en el curso de dicha experiencia han de ser solucionadas mediante los contactos personales, las búsquedas en Internet, la ayuda de otros emigrantes con más experiencia, o recorriendo pacientemente las oficinas de la burocracia local. Las embajadas en ningún caso se dedican a asesorarte sobre los precios medios del alquiler, las peculiaridades del sistema sanitario local, en qué medida tu contrato de trabajo cotizará luego en España, cómo conseguir visados para cruzar la frontera a los países limítrofes, etc. A mi al menos en un primer momento me pareció sorprendente (qué costaría, en términos relativos de su presupuesto, habilitar una pequeña oficina de información dedicada exclusivamente a ese propósito) pero es así. Yo esperaba ingenuamente que las embajadas ejerciesen, al menos en parte, como un centro de apoyo integral a los emigrantes en absolutamente todo lo que pudieran necesitar y en cambio distan mucho de ser eso. En realidad las embajadas se dedican fundamentalmente a un muy escaso volumen de tareas bastante concretas de las que luego hablaré. Por supuesto siempre es posible dar con el típico empleado abnegado e hipercompetente que, excediéndose en sus funciones, se esfuerza en ayudarte en todo y solucionar tus dudas de cualquier tipo, pero eso son casos particulares que uno encuentra en toda institución con miles de trabajadores. Además, y para comentar esto nuevamente recurro a mi muy particular experiencia personal, en muchas ocasiones en el caso de las embajadas los más abnegados suelen ser trabajadores temporales locales, no españoles, que cobran mucho menos que el personal de carrera con puesto fijo y que, por lógica, sí conocen bien el país en el que están por lo que son los que mejor pueden responder tus dudas y ayudarte. Eso al margen de que, como su puesto de trabajo no está garantizado para siempre, realmente se esfuerzan en hacerlo bien. No obstante, como ya dije, el cometido central del sistema de embajadas no consiste en dedicarse a esas tareas.

En cambio las embajadas centran su servicio sobre todo en tres tipos de tareas. La primera son las gestiones para incrementar el comercio a gran escala. Es decir una de las partes más importantes de cada embajada es su oficina comercial, la cual por otro lado no está para ayudar al negocio de venta por Internet de tu primo sino para ponerse al servicio de fomentar las cifras de negocio de las grandes empresas españolas con proyección internacional. En ese sentido la embajada busca estimular, facilitar, asesorar, la firma de grandes contratos o en todo caso agilizar la compra-venta de productos entre España y el país local.

La segunda tarea importante para una embajada es la "promoción cultural" entendido en realidad como "promoción del turismo", no nos engañemos. Se trata de organizar visitas de artistas, exposiciones fotográficas, exhibiciones de pintura, etc. Es decir, todo lo que de "buena imagen" del propio país, lo que indirectamente redundará en más "poder blando" y en última instancia en más turistas, o sea más ingresos para el sector servicios hispano. Toda conferencia intrascendente donde se pueda citar de refilón a Cervantes, Velázquez, Picasso, o Rafael Nadal llegados el caso, es una buena ocasión para que el agregado cultural de turno vaya a tomarse unas copitas y poner su mejor sonrisa. Obviamente no se trata de explicar nada en profundidad, ni ponerse a reflexionar en voz alta, en serio, sobre la situación real del mercado editorial, la prensa, la televisión, el mundo del arte, las universidades o la ciencia en España, o sobre cualquier cosa que sea ni remotamente compleja y relevante. El objetivo consiste más bien en promocionar una visión absolutamente tópica y planificadamente buerrollista y superficial de la imagen propia ante el mundo (ya saben flamenco, paella, playa, sol, olé, todos los españoles somos muy divertidos y estamos siempre de buen humor y sonriendo y con un clavel entre los labios mientras bailamos salsa con ninots ardiendo de fondo). De hecho dentro de esa tarea de promoción de la "cultura" se incluye hacer subrepticiamente labores policíacas no sea que alguien organice alguna conferencia sobre cosas trascendentes e intelectuales de verdad, como la problemática de la cuestión catalana (no necesariamente a favor o en contra de ningún bando), los claroscuros del modelo de Transición política adoptado en España, o el lado "chungo" de la "Movida". O cualquier cosa que joda el karma positivo, produzca mal rollo, haga a la gente de otros países replantearse la imagen (ridículamente tópica) que tienen de España (y el mundo hispano por extensión) y eso nos haga perder turistas o nuevos alumnos en las escuelas de idiomas o de baile.

De tal forma es fascinante encontrarse en muchos de esos actos culturales en el exterior a nativos del país en cuestión capaces de hablar español con una fluidez que para sí quisieran muchos españoles de los suburbios y que sin embargo tiene en su cabeza una imagen de España (construida a base de conferencias organizadas por la embajada y de algunas estancia suya de turistas en Alicante) como un país con un clima como Canarias (en todo el territorio) y un nivel de vida como el de la gente que vive en las áreas buenas de Londres (sí amigos, hay lugares en el mundo -incluso muchos lugares- donde piensan que España es poco menos que el paraíso en la Tierra). También resulta muy gracioso, por ejemplo, encontrarse con polacos que están estudiando español porque según ellos sienten que la gente que habla ese idioma es la única de Europa con una cultura de base tan católica como ellos (pero ignoran por completo que la sociedad española actual tiene, afortunadamente, unas ideas sobre el aborto, los gays, o los inmigrantes, muy diferentes a las suyas), o estudiantes bielorrusos de nivel C1 que conocen a Unamuno bastante mejor que vosotros y a los que preguntas ¿cuál es la tasa de paro en España? y te contestan: "3 o 4% ¿no?".

Como un derivado natural de esa tarea de promoción "cultural", que en realidad no es tal, se encuentra la organización de saraos y derivados. No deja de sorprenderme la cantidad de recursos que las embajadas parecen estar dispuestas a emplear en eso. No habrá dinero para poner un servicio de intérpretes del que echar mano cuando la gente expatriada tiene que hacer trámites como "empadronarse" o buscar un médico de cabecera, pero de cara a traer cocineros, escritores (por supuesto "del sistema", es decir encantados de hacer publicidad del Reino de España, siempre al servicio de Su Graciosa Majestad y la Gloriosa Transición), grupos de baile y lo que sea, y alquilar restaurantes y salas de fiestas en el centro de la ciudad para celebrar el 12 de octubre y otras variadas conmemoraciones... eso no falta nunca. Y debo reconocer que bien me he aprovechado de ello en múltiples ocasiones para atiborrarme de croquetas mientras algún patético desgraciado recién traído de la Península a precio de oro específicamente para la ocasión tocaba la gaita de fondo.

Finalmente la tercera tarea de la que se ocupan las embajadas no es una tarea en sí, más bien se trata de un grupo de tareas. Lo que podríamos llamar "asistencia burocrática en ocasiones especiales". Es decir repatriar tu cadáver en caso de que un francotirador te dispare, informar a tu familia si desapareces en medio de un tifón, ayudarte con las gestiones si pierdes el pasaporte en medio de un tsunami y ese tipo de cosas.

En general las embajadas están enfocadas sobre todo a la alta diplomacia (y el espionaje), el apoyo al gran comercio y luego el servicio a los turistas a los que pueden ayudar y asesorar de inmediato en caso de robo del dinero y la documentación y ese tipo de cosas. Por el contrario pronto descubres que cuando vives y trabajas en otro país de forma estable para el aparato estatal de tu país de origen estás como muerto y es perfectamente posible pasar años sin pisar la embajada salvo en las ocasiones donde vas a gorronear tortilla con música de Maluma de fondo. A mi modo de ver un error de concepto en el caso de un país como España que, aunque en los años 90 se convirtiese en receptor neto, históricamente ha sido más bien un emisor de emigrantes según etapas: finales del s. XIX y principios del XX, final de la Guerra Civil, años 60 y los últimos diez años nuevamente.

Pero hay un servicio muy importante que las embajadas aportan a la comunidad de expatriados: asistencia en la cosa esa de votar. Y aquí amigos empieza la parte seria de todo esto. Porque a fin de cuentas lo anterior ha sido solo una larga introducción.

Tras las pasadas elecciones generales ya se van conociendo las cifras y estadísticas, si bien comprobaréis que no es muy fácil encontrar los datos del voto en las webs del Gobierno. En todo caso surge una pregunta interesante. ¿Qué ha pasado con el llamado voto CERA o voto de "residentes ausentes"?. Esas casi 2.100.000 personas con ciudadanía española (nacidos en España serían más o menos un tercio) que viven y trabajan fuera de España, casi el 6% del total del censo electoral y que, en muchos casos (ese tercio del que hablo), vamos a ser claros, son emigrantes porque no han tenido más remedio que largarse a regañadientes de su país para buscarse la vida por esos mundos de dios. Así que hablamos de personas que, previsiblemente, no deberían estar muy contentas con los llamados "partidos del sistema de la Transición".

Recordemos que tradicionalmente el voto de los emigrantes no ha sido relevante en democracia porque para cuando la democracia se reinstauró en España, a finales de los años 70, ya había pasado la gran ola migratoria del tardofranquismo y en general durante los años 80 y 90 los españoles residentes en el extranjero eran en muchos casos un grupito de nostálgicos con una buena posición económica (los que no la tenían buena se habían vuelto hacía tiempo) y nulo conocimiento de la realidad del país, que votaban satisfechos a AP o más adelante al PP y los más "guays" al PSOE, como todo el mundo. Mientas que los más escépticos, o disconformes con la realidad española entre los emigrantes de décadas anteriores, hacía tiempo que se habían asentado en el extranjero y naturalizado franceses, alemanes, mexicanos o suizos, y ya no contaban a todos los efectos. Así que las regulaciones sobre el voto CERA respondían más bien a la ingeniería electoral de los grandes partidos, es decir, a los intentos de controlar y manipular una fuente de votos más para darse legitimidad. 

Pero tras la crisis de 2008 todo cambió, y ahora cada vez hay más emigrantes españoles en el extranjero, emigrantes no por propia elección sino por las circunstancias. Además esta generación de emigrantes es diferente porque, gracias a las facilidades que solo las comunicaciones modernas permiten, están más o menos informados en tiempo real de la política en España y en muchos casos además regresan a visitar a sus familias en España una o más veces cada año. Son asimismo emigrantes cada vez más jóvenes, con mayor nivel de estudios, y más cabreados, por lo que no extraña a nadie si digo que en las penúltimas elecciones generales, a diferencia de lo que ocurrió con el voto en España, los residentes en el extranjero votaron en su mayoría a Podemos.

Pero sin duda alguien vio con mucha preocupación esas tendencias ya en su día y puso al aparato del Estado a trabajar. En 2011 se realizó una reforma legislativa para que, en lugar de que los residentes ausentes inscritos recibieran por defecto las papeletas para votar, éstos tuvieran que "rogar" el voto con el supuesto objetivo de evitar fraudes en la identificación (pero si bien sobre el papel es una buena idea resulta sintomático que casi ningún país del mundo haga esto con el voto de sus residentes en el extranjero). Nótese la paradoja lingüística de tener que "rogar", es decir, solicitar o más bien suplicar, el poder ejercer lo que no deja de ser un derecho básico.

Después de eso, si ya tradicionalmente era difícil votar desde fuera de España tras los últimos e inocentes cambios, y el celo que han puesto las embajadas en implementarlos (no se si os parecerá extraño pero si empezáis a tratar a personal diplomático y embajadores notaréis que el perfil medio es el de personas con varios apellidos, procedentes por lo normal de una familia "bien" y muy conservadoras por sistema, un poco como ocurre con el personal del Ejército por ejemplo, con lo cual sus simpatías políticas parecen bastante claras en una amplia mayoría de los casos), en las últimas elecciones generales se ha logrado alcanzar satisfactorias cifras sin precedentes. Desde que se hizo oficial el procedimiento rogatorio el voto CERA ha caído desde un 30% más o menos al 6,1% del censo, dato registrado en las últimas elecciones generales. Es algo tan radical que no puede explicarse en base a simples tendencias naturales, como una repentina "desmovilización" de los votantes potenciales. 

Un buen ejemplo de lo que ha pasado lo mencionaba hasta Pau Gasol hace poco quejándose de paso que él tampoco pudo votar en los EE.UU. Pero me refiero a lo ocurrido en el consulado español de Moscú en el pasado abril. Como allí la comunidad española es relativamente grande había casi 1.800 personas inscritas con derecho a voto. De ellas, por pura pereza ante las dificultades, solo 107 rogaron el voto y, esto es lo interesante, de todas esas solo una persona pudo emitir su voto de forma válida.

Quizás por efecto de todo esto en las últimas elecciones generales el PSOE pasó a ser de nuevo la fuerza más votada entre los emigrantes, seguida de Ciudadanos y del PP a escasa distancia. Todo en orden de nuevo. Casualmente se ha cerrado el grifo del voto exterior cuando el mapa político ha cambiado del bipartidismo al multipartidismo y las nuevas generaciones de votantes en el exterior no parecen demasiado fieles, o no tanto como sus predecesoras, a los grandes partidos del sistema.

Vivimos en un país donde se sobreprima el voto rural (no por casualidad, durante la génesis de la Transición se tomó esa decisión para proteger a la monarquía y favorecer a UCD como partido conservador, algo de lo cual se han beneficiado luego en el tiempo otras organizaciones) y donde, alguien tiene que decirlo a las claras, se sabotea pasivamente el derecho al voto del colectivo de emigrantes, tal vez porque se sospecha que puede ser hostil a los partidos del sistema. Eso es en parte posible porque se intuye, se dice, se nota, se siente, que el personal del Ministerio de Exteriores es abrumadoramente partidario de los mismos.

Al final todo esto es uno más de los pequeños "ajustes" que el sistema hace para que la bola caiga donde tiene que caer. Porque a fin de cuentas la democracia ha demostrado ser un modelo mucho más flexible de lo que parece, donde siempre puedes repetir la votación hasta que salga lo que tiene que salir, o hacer lo contrario, o cambiar el tamaño o los límites de la circunscripción, o lo que sea. Y más o menos funciona mientras sonrías al hacerlo y los medios de comunicación, que están en manos de los más poderosos, colaboren. Eso sí, esta semana la embajada organiza una fiesta y seguro que hay tortilla y croquetas. Así que allí estaré para comérmelas todas como acto de protesta. Faltaría más. Y, si están buenas, hasta intentaré ocultar lo mucho que me cabrea no ser el tipo de emigrante que gusta a los que controlan mi país. 


                  

15 comentarios:

  1. Como ya he dicho una parte de la entrada de hoy es muy subjetivo y dependiente de mis propias experiencias, lo que siempre resulta engañoso. Así que os animo a los que vivís fuera de España a comentar vuestras propias interacciones con la red de embajadas.

    ResponderEliminar
  2. Acepto los efectos pero no las causas.

    1 Cuando hablas de los dos millones y pico de españoles "que viven y trabajan fuera de España" los partidos principales llegaron al acuerdo de "primar" el voto de los interesados en votar sobre el total de los españoles residente en el extranjero. Porque viendo los datos del INE por cada español nacido en España que reside en el extranjero hay otros dos españoles nacidos en el extranjero que residen en el extranjero. Que ojo, siguen siendo españoles pero muchos de ellos —la mayoría me atrevo a afirmar— pasan de España*. Sin llegar a decir que hay españoles de primera y de segunda optaron por que solo voten aquellos que están interesados ya que

    2 el voto antes era una casa de putas. Iban en "sacas", se organizaban comilonas convocadas por ejemplo en Buenos Aires, se fotocopiaba la documentación de los electores y luego con los datos de los residentes en el extranjero se "emitía" el voto por correo**. Sé de gente que descubrió años después (por bases de datos informáticas y solicitudes) que había "votado" sin él saberlo (lo descubrió al tratar de ingresar en el ejército de España). Ahora no es perfecto ni mucho menos ya que dependes de los servicios postales del país en el que residas pero se reduce el fraude al dificultar el proceso. Hubo ocasiones con participaciones (en %) de voto por correo de los residentes en el extranjero superiores a las presenciales

    En 2008 aún seguían votando los fallecidos ya que por ejemplo un anciano español residente en Brasil fallece pero si no se comunica a la embajada sigue figurando en el censo y puede votar. ¿Y no habría gente que se dedicaba a recopilar estos datos y o comunicarlos hasta que interesaba? Por supuesto que no. Cosas que pasan.

    *son descendientes de la emigración que no retornó
    **de ahí los viajes de los miembros del gobierno de Galicia a Sudamérica. Había que engrasar la maquinaria.


    Sobre la conveniencia o no de crear esos niveles de españoles de 1ª o 2ª dejo unos datos a reflexionar
    En Ourense el 25% del censo reside en el extranjero y hay ayuntamientos en los que hay más electores residiendo en el extranjero que vecinos. Y aunque en parte influye la despoblación se trata de las tasas de natalidad más altas de sudamérica y la facilidad para conseguir la nacionalidad española.
    ¿Cómo de justo sería que eligiesen a un alcalde que debe mandar en un ayuntamiento porque todos los votantes del CERA escojan a uno sin haber pisado el pueblo jamás? Es obvio que esto sería en locales que no es lo que plantea el artículo pero si algo a tener en cuenta y meditar.

    Por otra parte mientras que creo que el voto electrónico no se impondrá en España (y tal y como existe hoy en día no debería hacerlo en ningún sitio) si que creo que se intentará algo con los de CERA si hay voluntad. Si la idea es dejar olvidados a los que están fuera ya tengo dudas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy interesante tu apreciación como contrapunto a la impresión que tengo yo. Muchas gracias por tu comentario tan razonado.

      Además yo no había considerado la cuestión de los trapicheos en elecciones municipales. En todo caso me parece claro que hay un problema en este tipo de voto que habría que solucionar y desde luego el sistema actual no lo ha solucionado (ni creo que lo pretendiese) sino más bien ha optado por barrer el problema debajo de la alfombra. Si antes se les colaban votos falsos por exceso ahora están a punto de hacer desaparecer el voto desde el extranjero justo cuando más españoles hay allí en relación a las últimas décadas.

      Eliminar
    2. Que yo recuerde, los emigrantes no pueden votar en las municipales.

      En el caso de elecciones municipales, incluidas las elecciones a Cabildos, a Consejos Insulares, al Consejo del Valle de Arán y a Juntas Generales es indispensable para su ejercicio figurar inscrito en el Censo de Españoles Residentes en España.

      https://www.ine.es/oficina_censo/normativaOCE/normativa_ELA.pdf

      Parece que desde 1985.

      Eliminar
    3. Es verdad, para las Generales votas en el país del que tienes nacionalidad pero en las municipales votas donde vives. Dentro de la UE al menos puede darse el caso de que estés trabajando en otro país pero no registrado en él como residente, un poco en un limbo legal, con lo que podrías votar en tu pueblo o ciudad de origen en las municipales, aunque no creo que sea lo mejor estar en esa situación, pero me consta que gente con contratos temporales y que piensan volverse pronto ni se molestan en cambiar su lugar de residencia a efectos administrativos en la embajada por ejemplo, o sea que podría ser el caso. Pero desconozco la situación de la emigración en América en las décadas pasadas, mucha gente que vivía en Argentina por ejemplo, o que eran descendientes de españoles y tenían la nacionalidad. Se me escapa todo eso.

      Eliminar
  3. Estoy de acuerdo en general en su valoración del lamentable desempeño de las embajadas de España, eso como otras cosas solo se arregla metiendo mucha presión.
    Lamento decirle que se equivoca del todo cuando afirma que el problema del voto rogado es una estrategia de la elite casposa para evitar mucho voto al partido Podemos, ya que este ultimo solo ha sido un instrumento del establishment politico-mediatico para conducir hacia el olvido todo el enfado social de la crisis finaciera(Movimiento 15M).
    Esta elite corrupta hace varios años que no siente miedo alguno frente a esta indignación generalizada, ya que aquellos que la representan en las instituciones han sido bien untados.
    Como antiguo votante de UPyD,Ciudadados y tambien por supuesto de Podemos, y como una victima en varios ambitos de la casta corrupta puedo asegurarle que lo unico que tiene atemorizados a los perversos personajes que toman tantas decisiones oscuras y lamentables en sus lujosos despachos es el partido VOX.
    Un partido del que discrepo en muchas ideas pero que en otras tiene mucha razón, tengo 2 hermanos fuera y vinieron a votarles, no solo porque estemos muy aburridos y enfadados, es que se empiezan a vislumbrar divisiones y enfrentamientos entre la gente que hacen ver como posible una ruptura de la convivencia.
    Esa agenda de desmantenlamiento de las naciones-estado europeas que comenzó hace mas 100 años y que en las ultimas decadas se pretende continuar pacificamente, está pasando por alto algunos aspectos de la natuleza humana y mas concretamente ciertas actitudes, emociones y tradiciones de este continente.
    Pienso que solo el voto de castigo y una buena dosis de pensamiento critico puede llegar a mejorar la situación en España
    ¡Me alegro de corazón que con nuestros impuestos no solo se agasaje a los directivos de las multinacionales extranjeras mientras se discute la cantidad para los sobres! Buen provecho.

    ResponderEliminar
  4. Creo que el cónsul leyó este artículo. Ni una mísera croqueta. Solo vino gratis en cantidades industriales. Como yo no bebo alcohol empiezo a sospechar que todo fue parte de un elaborado plan de la casta para joderme la vida. Malditos cabrones. Ni un zumito pequeñito siquiera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beati hispani quibus vivere est bibere.
      Ten cuidado, amigo John, a ver si te van a quitar la nacionalidad, aparte del voto. Que viviendo fuera y sin beber no se puede ser buen español.

      Eliminar
  5. Me extraña que se desincentive el voto en España. Creo que no es una democracia sino una oligarquía de partidos, y que la única manera que tiene de legitimarse es mediante el voto. Cuanto más se vote, mejor. Todos los jefes de partido animan a los súbditos a que vayan a echar la papeleta

    ¿Los españoles de la diáspora votan mayoritariamente las listas de un partido? Si están en el extranjero y no vuelven, será porque están bien o al menos mejor que en España¿Tienen algún interés especial en votar a tal o cual partido de un país en el que no viven? Para ellos es mucho más interesante el gobierno local de sus respectivos países de acogida que el nacional español.

    Sinceramente no creo que haya un ánimo de evitar el voto. El sistema proporcional español tampona los resultados así que los partidos importantes (no los votantes) seguirán teniendo representantes en los organismos de poder estatales. Los votantes desafectos que cambian su voto simplemente rotan: los decepcionados del partido A votarán al partido B, los del B al C, y los del C al A; simplificando el proceso.

    Yo creo que, efectivamente, la democracia es un gran invento. Lo que pasa es que en España y en Europa no hay democracias sino oligarquías de partidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El voto CERA pese a todo tiene el potencial de cambiar la asignación de algunos escaños muy disputados. Y te puedo asegurar que, contra toda lógica, para la mayor parte de españoles de la diáspora ahora mismo es mucho más interesante lo que pasa en España que lo que pasa en sus respectivos países. De hecho al final nosotros también formamos ghetos de inmigrantes que no se integran, solo que tenemos trabajos de oficina, móviles modernos y ropa decente y damos menos la nota.

      Eliminar
    2. Me gustaría saber si el desglose ideológico de los votos de los expatriados se parece al de los que viven en España. Creo que sería lo lógico pero no puedo confirmarlo. Quiero decir que si un 40% de los que viven aquí votan al PSOE, un porcentaje parecido en el extranjero votará al PSOE también. Los españoles, como los que viven en otras oligarquías, son políticamente reaccionarios o conservadores en su mayoría ¿Y si no por qué todas las veces salvo una ha gobernado el PP o el PSOE?

      En cualquier caso ese cambio soñado por algunos es imposible en España debido al sistema de partidos de listas proporcional. Está diseñado para el reparto consensuado del Estado entre unos cuantos partidos. No se eligen políticos sino que se refrendan listas, y las mayorías absolutas están prohibidas.
      Vox es el único partido que de momento estaba fuera del consenso (aunque acabará entrando como Podemos o desapareciendo como UPyD), y lo ha votado poquísima gente. La mayoría de españoles está contenta con el sistema actual: con el consenso, la corrupción y la propaganda. O al menos lo tolera.

      Eliminar
    3. No sería tan lógico que el voto en el exterior coincida con el del interior porque la comunidad en el exterior no coincide en muchas cosas con la sociedad española en el sentido de que un porcentaje muy alto de emigrantes son jóvenes con estudios universitarios, conocimiento de idiomas, etc. es decir que en términos de pura demografía hay diferencias con el votante medio en el interior, aunque luego se coincida en muchas cosas porque al final, en eso estoy de acuerdo contigo, en una mayoría de los casos somos como somos..

      Eliminar
    4. Tener estudios y ser joven no significa nada. Cuando yo tenía veintipocos años era joven y tenía estudios, y desde luego no entendía absolutamente nada de política y llegué a decir que era de izquierdas sin saber qué significaba. Voté 2 o 3 veces, sin tampoco saber qué hacía, y luego dejé de ser joven y por suerte o por desgracia aprendí lo que es la política y sus sistemas y mecanismos.
      Los jóvenes españoles con estudios pueden compararse intelectualmente con los jóvenes alemanes. Tanto unos como otros no saben nada de cómo funciona la política. La diferencia es que Alemania es el poder hegemónico en Europa, y en ese país hay mucha más riqueza y concesiones sociales a los súbditos que en España. Nada más: ni los alemanes son más morales o más listos o más trabajadores que los españoles. Sencillamente viven en un país más rico, que les concede más, y por eso están más contentos y orgullosos (tampoco tolerarían lo que pasa con Cataluña). Y por eso, también, se pueden permitir emprender una lucha contra los plásticos que anegan los mares y por los derechos de los animales y también pueden obligarnos a cambiar nuestra (falsa) constitución del modo que les conviene; entre otras cosas.

      Como ya he dicho antes: en España no se elige representante. Se refrendan listas. Y se hace a fondo perdido, sin posibilidad de revocación. Los diputados los eligen los jefes de partido y los presidentes del gobierno los diputados. Por lo tanto votar no sirve de nada. El votante se identifica sentimentalmente con la ideología que el partido dice representar. Y ya está.
      Así que no importan las circunstancias personales, ni el extracto social, ni los conocimientos. Ni nada de nada. La política en España la dirige una camarilla. Que 2 millones de expatriados decidan votar tal o cual lista no va a cambiar nada de nada. porque los partidos no luchan entre sí sino que consensúan.
      Tú sabes lo que supuso el consenso de la Transición. Nuestro régimen político deriva de ella. Así que es ilógico pensar que participar en un sistema político manufacturado por 6, 7 u 8 personas permita la posibilidad de dejarlas a ellas fuera de juego.
      Las votos ni valen en España ni valen en el extranjero. pero es que vamos a ver: se acaba de votar el Parlamento Europeo, que se supone que es un órgano legislativo, y no legisla nada.

      Eliminar
  6. De 4 elecciones que he pasado en el extranjero, en las 2 más recientes no me ha llegado el voto pese a rogarlo, y en la anterior me llegó después de las elecciones :(

    ResponderEliminar